Sandra Santiago: "Apostamos por una Feria Real austera"

Ya han comenzado los actos previos a la Feria Real 2014. Por ello, y con la llegada inminente de los días festivos en la localidad, la concejal de Festejos, Sandra Santiago, valora las actividades que desde su concejalía se realizarán durante los primeros días del mes de septiembre.

El poeta Alfredo González habla con Porcuna Digital

El poeta porcunense Alfredo González Callado realiza para Porcuna Digital una valoración sobre la actualidad cultural de la localidad. Ofrece un recorrido a través de su trayectoria literaria y cuenta su época como emigrante español en Francia.

Alharilla es coronada ante miles de fieles

Llegó el día que los miles de devotos de la Virgen de Alharilla tanto llevaban esperando. La patrona de Porcuna fue coronada ayer por el obispo de la Diócesis de Jaén, Ramón del Hoyo, en una multitudinaria y solemne homilía pontifical a la que asistieron unos ocho mil fieles.

Casa Barranco, una ferretería con historia

“Todavía conservamos el proyectil de la Guerra Civil que cayó en este establecimiento”. Esta es una pequeña muestra de la historia que a sus espaldas tiene Casa Barranco, la ferretería y droguería situada en el número 9 de la calle doctor Fernán Pérez, frente al Centro de Salud.

Construcciones Morente gana el Futbito 2014

El equipo Construcciones Morente se alza con una nueva edición del futbito tras ganar en la final el pasado sábado a CCCA por un claro 4-1. Los goles de Chiqui, Alex y Ricardo por partida doble dieron el triunfo al equipo comandado por Manuel Gutiérrez.

Un día o dos de mercadillo, he aquí la cuestión

Comienza el día de trabajo, los vendedores del mercadillo de Porcuna preparan sus puestos de venta de ropa, calzado, toallas, ropa interior o legumbres. Al rato, un hervidero de gente comienza a pasear arriba y abajo para encontrar “alguna ganga” o simplemente por entretenimiento.

20/9/2014

Arquitectura: Philip Johnson

No sé si el trabajo de arquitecto genera longevidad, pero lo cierto es que los grandes nombres de la arquitectura han alcanzado una vida muy larga, manteniéndose gran parte de ellos activos hasta el final de sus días.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Esto se dio en el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, del que ya hablamos, y que llegó a vivir 104 años con plena actividad. También en el que en esta ocasión vamos a tratar, el estadounidense Philip Johnson, ya que alcanzó los 98 años de vida, dándole tiempo a firmar una obra en nuestro país que por su espectacularidad es conocida por todo el mundo: las Torres Puerta de Europa, de Madrid o Torres KIO, como se les denominó al principio.

Sobre este arquitecto tengo que decir que su obra es bastante dispar y que responde a los gustos del pueblo estadounidense, dado que la mayor parte de su trabajo lo llevó a cabo en su país. También que no me identifico mucho con la estética arquitectónica que propone; y si lo traigo para comentarlo se debe a dos razones: por un lado, fue el primero que recibió el premio Pritzker de Arquitectura en 1979 y, tal como he indicado, es el autor, junto a John Burgee, de esos dos edificios que tanta admiración y controversia suscitaron.

Como en los casos de anteriores arquitectos que he tratado, comenzaré dando unos datos biográficos para que tengamos unas breves referencias suyas.

Philip Johnson nació el 8 de julio de 1906, en Cleveland, ciudad del estado de Ohio. Sus inclinaciones hacia la arquitectura nacieron muy pronto, por lo que no dudó en ningún momento cuando tuvo que decantarse por alguna carrera en los estudios universitarios.

Una vez terminados, se dedicó a actividades diversas, entre ellas la de director del departamento de arquitectura del Museo de Arte Moderno de Nueva York, trabajo que compatibilizaba con el de crítico, escritor e historiador de arte.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

A la edad de 36 años realiza su primer proyecto: la Casa de Cristal en New Canaan (Conneticut), proyecto que al poco tiempo de terminarse se convierte en un referente de la arquitectura contemporánea, lo que da lugar a que se le cite en las Escuelas de Arquitectura como ejemplo de creatividad e innovación formal.

El planteamiento de Philip Johnson era extremadamente sencillo, pues la citada vivienda consistía en un espacio rectangular de una única planta, de modo que las cuatro paredes exteriores eran de vidrio y todo el espacio interior diáfano, excepto un muro cilíndrico que albergaba el aseo de la vivienda.

La casa se encontraba rodeada de árboles y en plena naturaleza, por lo que no había separación entre el espacio interior habitable y el exterior. Esto suponía una clara ruptura con la tradicional experiencia humana de vivir en espacios cerrados y aislados del entorno para mantener la privacidad.

Frente a esta propuesta tan radical, cualquiera diría que el arquitecto autor del proyecto debería vivir en ese sitio para comprobar que ese proyecto en el fondo era un modo de llamar la atención al ser casi imposible de permanecer largo tiempo en esa vivienda. Pues bien, la Casa de Cristal era para el propio Philip Johnson que la estuvo habitando durante toda su vida.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

A lo largo del tiempo, el material favorito de Philip Johnson fue el cristal, que utilizó de manera constante y profusa en sus edificios. Para llegar a entender su aprecio por este material, bastaría conocer la singular Catedral de Cristal, construida en 1977.

Esta catedral es un edificio de la Iglesia Reformada de América, confesión protestante fundada en 1955 por el reverendo Robert H. Schuller y su esposa Arveda en la ciudad de Garden Grove, situada en California.

Cuando le plantearon a Philip Johnson el proyecto, le indicaron que querían un templo lo suficientemente grande para que los servicios pudieran ser dirigidos de manera que pudieran seguirlos tanto los que estuvieran dentro como los que preferían seguirlos desde el exterior dentro de sus coches. Para entender este planteamiento hay que saber que los estadounidenses sienten verdadera “devoción” por el coche, sin el cual no conciben la vida.

La propuesta planteada por el arquitecto fue la de un enorme santuario construido con 10.000 paneles rectangulares de vidrio sostenido con una sólida estructura metálica, de modo que tiene capacidad para más de diez mil personas en su interior, al tiempo que está concebida para ser también un estudio de televisión que transmita en directo a su congregación los oficios religiosos.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

En pleno barrio de Manhattan de la ciudad de Nueva York, Philip Johnson proyectó, junto a su socio el arquitecto John Burgee, un rascacielos de 37 plantas y 197 metros de altura, por encargo de la empresa AT&T (American Telephone & Telegraph). Las obras de este rascacielos finalizaron en 1984.

He de apuntar como un hecho relevante, tal como he indicado anteriormente, que seis años antes de la finalización de este edificio su autor había recibido, en 1979, el premio Pritzker de Arquitectura, siendo el primero de los arquitectos que recibiera este galardón. Esto nos indica la popularidad de este autor dentro de la profesión.

A pesar del reconocimiento que tenía Philip Johnson, la controversia surgió pronto, ya que lo más llamativo del edificio era la cima ornamental en la que acababa, puesto que hacía alusión a las formas características del ebanista inglés Thomas Chippendale, que solía rematar sus estanterías y armarios con ese arco invertido que se aprecia en la obra.

El edificio recientemente ha sido adquirido por la empresa japonesa Sony, por lo que ha pasado de ser AT&T Building a llamarse Sony Tower.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Otro edificio en el que se muestra una vez más el interés de Philip Johnson por el cristal es el que realizaría en Pittsburg en el estado de Pensilvania. Lo había proyectado para que allí estuvieran ubicadas las oficinas centrales de la citada corporación telefónica estadounidense AT&T.

Sobre este edificio, del que mostramos en la fotografía su parte superior, el escritor Kester Rattenbury nos dice que la oficina central de la compañía telefónica, la denominada Pittsburg Plate Glass, “es una versión desnutrida en vidrio del Parlamento londinense con pináculos larguiruchos de vidrio”.

Ciertamente, la tendencia por la espectacularidad, tan del gusto de los americanos del norte, se manifiesta de modo palpable en este arquitecto. Pero todavía tendría que dar una vuelta de tuerca para expresar esa búsqueda de lo insólito con las torres simétricas e inclinadas que proyectaría en la Plaza de Castilla de Madrid.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

En pleno inicio del “boom de la construcción” de nuestro país, se alzarían las llamadas inicialmente como Torres KIO, debido a que fueron promovidas por una empresa kuwaití con ese nombre. Más tarde, la denominación que recibieron fue la de Torres Puerta de Europa, con la que actualmente se las conoce.

La singularidad de estos dos grandes edificios radica en que son los únicos rascacielos del mundo con una inclinación de 15º con respecto a la vertical. Ambos constan de 26 plantas y alcanzan la altura de 114 metros.

Fueron proyectados conjuntamente por Philip Johnson y John Burgee y se inauguraron en 1996, en un momento de gran expansión constructiva. Desde sus inicios las torres estuvieron salpicadas por el escándalo, ya que dieron lugar al caso de estafa de Urbanor que implicó a “los Albertos” (Alberto Alcocer y Alberto Cortina), junto al Banco Central de España. Este tema generó como popularmente se dice “ríos de tinta”, aunque, visto desde hoy, los temas de corrupción son tan cotidianos que parece que esto ya forma parte del paisaje de nuestro país.

En la actualidad, y como podemos observar, una de ellas tiene el logotipo de Bankia (anteriormente de Caja Madrid) y la otra de Realia (una empresa inmobiliaria).

Por otro lado, para rematar la faena, en el año 2009 se construyó el obelisco alargado como conmemoración del 300 aniversario de Caja Madrid y proyectado por el siempre polémico Santiago Calatrava, del que ya hablamos en otro artículo. El citado obelisco era giratorio, pero a los tres meses dejó de funcionar puesto que los gastos lo hacía inviable en movimiento.

Para cerrar, indicaré, como hecho un tanto anecdótico, que las Torres Puerta de Europa han aparecido en algunas películas, como fueron El día de la bestia de Álex de la Iglesia o Torrente 3: El protector de Santiago Segura.

AURELIANO SÁINZ

19/9/2014

La cartelera de El Salas

El periodista José Luis Salas, conductor del programa 'No son horas' en Onda Cero y Premio "Antena de Oro", comparte con los lectores sus recomendaciones cinéfilas para el fin de semana. Experto en cine de autor, José Luis Salas es un reconocido maestro del periodismo musical y todo un especialista en el Séptimo Arte. No en vano, ha retransmitido para Onda Cero decenas de galas de los Premios Óscars de la Academia de Hollywood, además de colaborar en distintas publicaciones y en portales de Internet dedicados al cine, la música y la crónica social.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN



Podrás verlas en tu cine...

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

SI DECIDO QUEDARME

Esta temporada peliculera parecen estar de moda los dramas adolescentes, como es el caso de este filme dirigido y escrito por RJ Cutler sobre Mia, una joven de diecisiete años, con un hermano pequeño de ocho, un padre músico y el don de tocar el chelo divinamente.

Muy pronto se examinará para entrar en la prestigiosa escuela Juilliard de Nueva York, y, si la admiten, deberá dejarlo todo: su ciudad, su familia, su novio y sus amigas. Aunque el chelo es su pasión, la decisión la inquieta desde hace semanas.



Una mañana de invierno, la ciudad se levanta con un manto de nieve y las escuelas cierran. La joven y su familia aprovechan para salir de excursión en coche. Parece un día perfecto, están relajados, escuchando música y charlando. Pero en un instante todo cambia.

Un terrible accidente deja a Mia malherida en la cama de un hospital. Mientras su cuerpo se debate entre la vida y la muerte, la joven ha de elegir si desea seguir adelante. La actriz Chlöe Grace Moretz se carga un papelón superlativo en este drama, con algún tinte fantástico, basado en la novela de Gayle Forman y que cuenta en su reparto con un recuperado Stacy Keach.



® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

ASÍ EN LA TIERRA COMO EN EL INFIERNO

Terror cargado de sobresaltos, que combina varios tratamientos del género: la trama que graban en vídeo los protagonistas, la angustia de un espacio claustrofóbico, el suspense de adentrarse en un territorio desconocido y de guinda final, el elemento demoníaco.

Para lograr un mayor golpe de efecto, el realizador John Erick Dowdle ha contado con un reparto joven poco conocido (sólo algunos y gracias a las series de televisión): Perdita Weeks, Ben Feldman, Edwin Hodge, François Civil y Marion Lambert.



Todos ellos se las verán con sus peores miedos bajo los kilómetros y kilómetros de las tortuosas catacumbas que hay bajo las calles de París.

Este grupo de exploradores se aventura entre los cientos de miles de huesos sin catalogar que ocupan el laberinto y acaban descubriendo cuál era la verdadera función de esta ciudad de los muertos. El recorrido se convertirá en un viaje al mismo corazón del terror.



Otros estrenos de la semana

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

EL CORREDOR DEL LABERINTO

Director: Wes Ball. Guión: James Dashner. Con Dylan O'Brien, Thomas Brodie-Sangster, Kaya Scodelario, Will Poulter, Ki Hong Lee, Chris Sheffield, Aml Ameen, Blake Cooper, Jacob Latimore, Alexander Flores, Randall D. Cunningham y Dylan Gaspard.



Adaptación de The Maze Runner, la obra escrita por James Dashner y que conforma el primer libro de una trilogía, muy en la línea de Los Juegos del Hambre.



® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

LA GRAN SEDUCCIÓN

Director: Don McKellar. Guión: Ken Scott, Michael Dowse. Con Brendan Gleeson, Taylor Kitsch, Liane Balaban, Gordon Pinsent, Anna Hopkins, Rhonda Rodgers, Carly Boone, Steve O'Connell y Michael Therriault. Excelente comedia canadiense sobre un médico que llega a un pueblo muy peculiar, y donde harán lo imposible para que el doctor no les abandone.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

JOE

Director: David Gordon Green. Guión: Gary Hawkins. Con Nicolas Cage, Tye Sheridan, Ronnie Gene Blevins, Sue Rock, Heather Kafka, Brenda Isaacs Booth, Adriene Mishler y Anna Niemtschk. El Nicolas Cage en una peli seria y muy dura, basada en la novela homónima de Larry Brown.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

YVES SAINT LAURENT

Director: Bertrand Bonello. Guión: Jacques Fieschi, Jérémie Guez, Marie-Pierre Huster, Jalil Lespert. Con Pierre Niney, Guillaume Gallienne, Charlotte Le Bon, Laura Smet, Marie de Villepin, Nikolai Kinski, Ruben Alves, Astrid Whettnall, Marianne Basler, Adeline D'Hermy, Xavier Lafitte, Jean-Édouard Bodziak, Alexandre Steiger, Michèle Garcia y Olivier Pajot. La vida del modisto Yves Saint Laurent llevada a la gran pantalla, en una cuidada producción francesa.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

EL AMOR NO ES LO QUE ERA

Director: Gabriel Ochoa. Guión: Ada Hernández, Rafa Cobos, Gabriel Ochoa. Con Aida Folch, Alberto San Juan, Petra Martínez, Carlos Álvarez-Nóvoa, Blanca Romero, Nicolás Coronado y José Coronado. Tres historias de amor con distintos pelajes y desarrollos, más tirando a drama que a comedia.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

GOD HELP THE GIRL

Dirección y guión: Stuart Murdoch. Con Emily Browning, Olly Alexander, Hannah Murray, Cora Bissett y Pierre Boulanger. La venden como la película de la música indie adolescente americana y fue Premio Especial del Jurado al Mejor Reparto en el Festival de Sundance 2014.



La nueva de Isabel Coixet vuelve a ser un drama genuino (¿va de fantasmas?), en el que cuenta con una de las jóvenes protagonistas de la serie Juego de Tronos en un reparto internacional más que interesante.



® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

BOY EATING THE BIRD´S FOOD (EL CHICO QUE COMÍA COMIDA DE PÁJARO)

Dirección y guión: Ektoras Lygizos. Con Yiannis Papadopoulos, Lila Mpaklesi, Vangelis Kommatas, Kharálampos Goyós y Konstadinos Voudouris. Cruel, realista, realmente cabrona; no caben otros adjetivos para esta película griega sobre un joven parado, muerto de hambre y a punto de ser desahuciado.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

FASE 7

Dirección y guión: Nicolás Goldbasrt, con Daniel Hendler, Jazmín Stuart, Yayo Guridi, federico LUppi y Carlos Bermejo. Filme argentino del año 2011, que mezcla acción, humor y terror en una historia que comienza en un edificio puesto en cuarentena por una peligrosa epidemia. ¿Verdad que te suena?





El Blu-ray de la semana

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

POMPEYA

El llamado “Peplum” (subgénero peliculero de romanos y otras hierbas) es retomado gracias a los efectos digitales, en esta producción dirigida por Paul W.S. Anderson, todo un especialista en el cine de acción.

La trama nos presenta a Milo (Kit Harington, el John Snow de Juego de Tronos), un esclavo convertido en gladiador, contempla impotente cómo su verdadero amor, Casia (Emily Browning), la hermosa hija de un rico mercader, se ha prometido con un corrupto Senador romano (Kiefer Sutherland).



Pero cuando el Monte Vesubio entra en erupción, Milo deberá luchar en una carrera contra el tiempo para salvar a su amada mientras la magnífica ciudad de Pompeya se derrumba a su alrededor.

Los extras incluyen escenas eliminadas y numerosos documentales como Pompeya: enterrada en el tiempo, Las armas en Pompeya, El montaje, El viaje, La tienda de disfraces, La erupción volcánica y Los gladiadores, así como trailers. Este Blu-ray puedes encontrarlo en Acción HD.

JOSÉ LUIS SALAS

El Linares Deportivo gana la Copa Diputación ante un Atlético Porcuna muy inferior

El Linares Deportivo se proclamó ayer campeón de la I Copa Diputación tras vencer al Atlético Porcuna por 3-0 en un partido sin apenas historia. Veintiséis minutos bastaron a los azulillos para decantar el partido a su favor con los goles de Manu Castillo, Garrido y Lara. Los rojiblancos sufrieron durante todo el encuentro el claro dominio linarense sin gozar de la más mínima oportunidad de hacerle frente.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

La sorpresa no saltó en el estadio Matías Prats de Torredonjimeno. El Linares Deportivo se alzó anoche con la primera edición de la Copa Diputación ganando por 3-0 al equipo revelación del campeonato, el Atlético Porcuna. Los rojiblancos no lograron dar la sorpresa y sólo pudieron ser testigos directos del buen juego desplegado por los jugadores azulinos. El técnico porcunense, José Román, dejó en el banquillo a titulares como Polonio y Antonio Luis, mientras que el entrenador minero, Torres, apostó por el equipo menos habitual, el que había llegado hasta la final del torneo. Y no defraudó.

Nada más comenzar el encuentro, el Atlético Porcuna ya nadaba a contracorriente. En el minuto 3 se adelantó en el marcador el conjunto linarense con el gol de Garrido, quien recogió un rechace dentro del área porcunense y ajustó el balón al palo derecho de Revuelta, ante el que nada pudo hacer.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

El dominio total del partido era para el Linares Deportivo, mientras que los rojiblancos sólo se acercaron a la meta de Josant con un disparo lejano de Dani García, que rozó el poste de la portería linarense. En el minuto 20, una gran jugada de los azulinos colocó el 2-0 en el marcador tosiriano. Una gran apertura de Rodri hacia la banda derecha la recogió Garrido que, con un centro medido a Manu Castillo, cabeceó a placer al interior de la meta porcunense.

El Atlético Porcuna era incapaz de crear jugadas de peligro y tanto Aitor, Chiqui o Figo, sólo esperaban balones largos que la zaga azulina rechazaba sin problemas. El Linares sentenció el partido en el minuto 26 con el gol de Lara al recoger un rechace dentro del área pequeña tras un saque de falta cerca de la línea de cal derecha del Matías Prats. La primera parte continuó con el guión previsto, dominio total de los linarenses mientras que el Porcuna defendía su portería de los constantes ataques del rival.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

El Linares, dominador de principio a fin

La segunda parte continuó con la misma tónica de la primera. José Román introdujo en el terreno de juego a Polonio y Antonio Luis por Chiqui y Aitor. Los recambios rojiblancos continuaron con la lucha en la delantera, aunque sin suerte. Los centrales linarenses se mostraron muy seguros en todo momento.

Por su parte, el Linares Deportivo gozó de la posesión del balón y perdonó una goleada escandalosa. Ángel dispuso en sus botas de varios manos a manos con Revuelta, aunque sin suerte. En los minutos finales del partido, el centrocampista porcunense Lolo realizó una dura entrada ante un contrario que le costó la segunda tarjeta amarilla, y fue expulsado del partido.

De esta manera, el presidente de la Administración Provincial, Francisco Reyes, enregó al capitán del Linares Deportivo la I Copa Diputación ante los ochocientos aficionados que había en las gradas del Matías Prats. El equipo revelación del torneo que, tras derrotar a dos Terceras como Los Villares y Villacarrillo, tuvo que conformarse con el subcampeonato.

Ficha técnica

Atlético Porcuna: Revuelta, Monti, LuisCa, Claus, Jesús (Ginés 35’), Lolo, Dani García, Juli (Eladio 68’), Figo, Chiqui (Polonio 45’) y Aitor (Antonio Luis 45’).

Suplentes: Ginés, Gabri, Antonio Luis, Eladio y Polonio.

Linares Deportivo: Josant, Bauti (Rosales 55’), David Rus, Jorge, Edu, Lara (Fran Carles 55’), Garrido, Calderón (Corpas 70’), Manu Castillo (Ángel 55’), Rodri (Higinio 64’) y Rubio (Payán 70’).

Suplentes: Rosales, Lopito, Carlos, Rosales, Corpas, Higinio y Rafa Payán.

Incidencias: partido correspondiente a la final de la I Copa Diputación de fútbol. Unos 800 espectadores en el estadio Matías Prats de Torredonjimeno.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

M. J. MOLINA / REDACCIÓN

La Diputación concede subvenciones de 11.960 euros para los autónomos porcunenses

La Diputación Provincial ha puesto en marcha un plan para la concesión de subvenciones destinadas a fomentar la creación de empleo autónomo en municipios menores de 20.000 habitantes. De esta manera, Porcuna recibirá una cuantía total de 11.960 euros repartida en cuatro subvenciones de 2.990 euros cada una de ellas.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Esta iniciativa, publicada en el Boletín Oficial de la Provincia el pasado miércoles, tiene como objetivo “potenciar el tejido empresarial de Jaén estableciendo unos incentivos para fomentar y facilitar el acceso al autoempleo del trabajador autónomo”. Según informa el PSOE local a Porcuna Digital, la documentación para acceder a estas subvenciones se podrá presentar hasta el próximo 15 de noviembre en el registro de la Diputación Provincial.

De esta forma, cuatro autónomos porcunenses podrán ser apoyados con 2.990 euros para iniciar una actividad económica y su mantenimiento durante, al menos, un periodo mínimo de 18 meses. Además, el procedimiento de concesión de las ayudas será el de concurrencia no competitiva, hasta agotar el crédito presupuestado para cada municipio, teniendo como único orden de prelación la fecha de presentación de la solicitud.

En total, la Diputación Provincial pone a disposición de los autónomos jiennenses 843.180 euros que ayudarán a poner en marcha una empresa a 282 beneficiarios en 91 municipios de Jaén. Para más información, los interesados podrán entrar aquí.

REDACCIÓN / PORCUNA DIGITAL

Han ganado ellas

Todo parece indicar que el Gobierno de Mariano Rajoy retirará el anteproyecto de ley del aborto que expulsaba a las mujeres españolas fuera de la Unión Europea. Durante más de un año, mientras el PP ha trasformado de cabo a rabo el modelo social y empobrecido brutalmente a casi una tercera parte de la población, una integrista reforma de ley del aborto ha situado a las mujeres españolas en objeto de preocupación a nivel internacional.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Ni siquiera los partidos conservadores europeos entendían un retroceso de 30 años en materia de derechos sexuales y reproductivos. Tampoco lo entendía una gran mayoría de votantes y militantes del PP, de derechas solamente de cintura para arriba.

Mientras el PP mareaba la ley de despacho en despacho y amenazaba a las jóvenes a volver a recorrer las rutas clandestinas de sus madres o abuelas, una ola de compromiso feminista ha sido capaz de internacionalizar la barbarie que supone robarle a las mujeres su derecho a elegir cuándo ser madres. Mujeres jóvenes e históricas feministas, que ya portaron las mismas pancartas en los primeros años de la Transición, han tejido una alianza feminista intergeneracional e internacional.

En Europa, jóvenes españolas emigradas pusieron en marcha una red internacional para apoyar a las chicas que tuvieran que salir del país a interrumpir su embarazo y de paso internacionalizar el conflicto; en España, un grupo de mujeres feministas asturianas decidió montarse en un tren desde Gijón para llevar el rechazo a las intenciones de Mariano Rajoy y de su ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, hasta Madrid.

Además, centenares de asambleas feministas se han formado a lo largo y ancho de la geografía española para defenderse del ataque ultranconservador. Un sinfín de actividades con el único objetivo de echar para atrás la burda contrarreforma de la ley del aborto: charlas, reparto de octavillas, realización de documentales, performances, manifestaciones, artículos de opinión, escraches, mociones en los ayuntamientos, encierros…

La retirada de la ley del aborto que enviaba a las mujeres españolas al postfranquismo es una victoria de las mujeres, de las miles de asociaciones existentes de todo el Estado, de la generosidad de mujeres que ya dieron la batalla en los años setenta y de la energía de las más jóvenes que nunca pensaron que tendrían que volver a corear los mismos eslóganes que sus madres.

Esta victoria es suya y de nadie más. Del heterogéneo y diverso movimiento feminista. Han ganado ellas y el feminismo, la ideología que más ha contribuido en los últimos cien años a transformar la sociedad y que no ha necesitado matar a nadie para conquistar derechos. Han ganado ellas y sólo ellas.

RAÚL SOLÍS

18/9/2014

María Cañas Toribio, cinco veintes y seis

-María, “La Cañica” ¿Por cuántos años andamos ya?

-Por los cinco veintes y seis, buena mujer.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Adornada con jazmines como una flor de la canela, y una alondra vestida de golondrina revoloteándole por la aureola sacra de su estampa queriendo hacer nido en su velo, por ver si del negro naciera una luz, tenue y hermosa y floral, sonando en castañuelas de luna, para crear alegres pajarillos voladores y líricos, u hojas de menta y de hierbabuena perfumando de esencias verdes la aurora solar de sus ojos maravillados, que, aún tan viejos y tan cansados ya, de mirar los siglos en todos sus años y en todos sus días, quejumbrosos y alegres como un aleteo de mariposas pálidas o amarillas, o un mundo de acuarelas despertadas en las pestañas, miran de cada día aún los días maravillados de ese sol que tras la ventana viene hacia ella, atravesando cielos, atravesando nubes, nieblas, aviones, pájaros mitológicos, grifos y medusas volcánicas para llamar a su ventana y darle a María Cañas Toribio, en el amanecer genial, longevo y calmo de su edad tan rotunda, el cumpleaños feliz cantado por un coro de arcángeles barbudos y querubines azules, y ánimas benditas, de las que rezan a los muertos del cementerio para crear la ilusión o la óptica, o la lírica del verso resucitado, o la lírica de la cancioneta melancólica y campesina, y soplar, junto al poco aire ya de María Cañas, la única vela del mundo que le queda por soplar, la vela majestuosa de sus cientos seis años, compuesta en la cera de las ciento seis velitas mínimas, de las guardadas en el corazón sagrado de sus años vividos, caminantes; de un lado hacia el otro lado ese milagro de María Cañas Toribio preguntándole al aire de los fantasmas la sensación del vivir tan tardío, de sentir aún ese mundo como de rosas tras tantas espinas, y tras tantos pétalos también.

El sol que repiquetea en su ventana como un pájaro carpintero; esa ventana que se abre para fotografiar a María Cañas en camisón de dormir, allí, metidita en su cuna grande, como una metáfora de niño o un acierto de nacimientos, pues, a los ciento seis años, todo despertar es ya un nacimiento, o un paso atrás, sino un paso hacia adelante tan tardío, como si aún tuviera muchas cosas que hacer, y que correr otras más aventuras. Y en el ensueño de los rayos anaranjados haciendo retratadura obscena y delicada tras el telón de las cortinas, María pide teta como pide nana, y un acune en los brazos que la lleven hacia aquel año del Señor de 1874- qué lejanía de cifras, qué arqueología, que estatua de bronce: que cosa más extraña y arqueológica, qué clamor de numeros multiplicados, qué juego de espejos, qué hondura de tiempo ido, ido como los idus de marzo, los de los buenos augurios, aquellos quinces de marzo de los calendarios decimales y las velas encendidas en las aras de los sacrificios y las bacanales con uvas y con vinos- Una niña decimonónica nacida republicana, y tan sin saberlo, en la I República aquella que duró lo que le dura el suspiro a una bala, o el humo, hasta que Martínez Campos, le quitó el dígito y la mayúscula a la historia republicana, para restaurar a los Borbones en el Palacio real.

María, María Cañas Toribio, “La Cañica”, sol de Porcuna despertando cada mañana con su siglo y pico cargado sobre sus espaldas, sobre el alma de sus espaldas y el cansancio de sus piernas, y el paso y peso de sus alpargatas negras intentando mantener en pie el equilibrio, no de su peso mínimo, caducado, peso de maimones y sopas de cebolla, de leche migada con pan y otras cosas blandas, sino el peso de sus años, de esos ciento seis años que ya no saben pronunciarte sino queriéndote mucho. Isis salvadora y eterna sobre el altar de la mesa camilla, adornada de rosas y de geranios de olor, agrestes como campos y corrales antiguos, con sus pozos y sus cubetas de lata para celebrar con agua los brindis centenarios que te visten y te persiguen para darte más años aún, y una copica de vino quinado para recordarte los tiempos de las tabernas y los tiempos de los maridos a la luz de la tarde en el corral de los grises; las alegres ventanas de los días festivos y de las rencas madreselvas.

Acurrucada en ti como si tuvieras mucho frío, como una cosa chiquita que quiere volver al vientre menguando como un reloj que se atrasa, que ya no sabe darte las horas, que se paran en ti para hacerte eterna como una niña recién nacida a la que aún le queda mucho calendario: gallinita clueca de los huevos de oro, que al romperse, deja nacer libélulas y palomicas de la luz para hacerle a la bombilla de tu cabeza con velo, la corona real y de oro, el juego de los niños jugando al corro de la patata, posarse en ti como una cabeza femenina de Macondo volada de mariposas amarillas y colibríes cantores, y algún pajarico del agua bebiendo de tus lágrimas, o de las lágrimas de tus risas desdentadas como si bebieran de un río o de un arroyo seco al que ha hecho brotar la primera lluvia del otoño.

Luciendo ligeras ropas de vieja que se olvidó de ser vieja chocha para ser abuela con la cabeza de los cuentos , de las leyendas y de los cancioneros, los dichos picantes y las cantinelas carnavaleras, María “La Cañica” se sienta en el ayer de sus ropas otras, cuando dibujaban prados verdes y amapolas coloradas que desteñían el tiempo vivido y que tú volvías a colorear para que parecieran siempre prendas nuevas salidas de las pañerías antiguas de los antiguos vendedores callejeros, los que se acercaban a tu casa para mostrarte, para poner a tus pies, el fardo con el muestrario de las telas en sus nuevos colores y en sus nuevos estampados, para que tus manos cosieran los patrones de las modas extranjeras y hacerte faldones que te llegaran hasta las suelas de tus zapatitos de tacón, no fuera que el mal viento de la Cándida Erendira de las historias colombianas, descorriera los cortinones de tu falda hasta mostrar a los ojos de los hombres y de los mozuelos hambrientos de carnes, con panas y con sombrerillos de jugar al juego de la pelota, el juego y secreto oscuro de tus tobillos al aire, derramando por las tierras y por las piedras de las gentes, una leve alusión a la carne, a esa cosa tuya femenina de tus tiempos mozos, y un pecado nefando de cabareteras de calle bailando los bailes del acordeón parisino hasta crear una ola de ondas marinas o una onda de agua de pozo aporreada por una china de guijarro, por donde asomas tú para presenciar la literatura de los peces invisibles, o los ojos de la que cayó al agua como mal enamorada, o tan enamorada, y aún mira hacia arriba por ver si al amor traicionero le quedó algún beso aún guardado en la adolescencia de los labios rojos, o en el brillo aún de unos ojos negros que supieran decir un cuanto lo siento derramado en una lágrima.

***

Por la calle Santa Ana del ayer, atardece la tarde en sus colores antiguos, esos que ya sólo saben escribirse en verso clásico o juglar, o en un diario personal lleno de palabras viejas e imposibles, casi comidas por el decolorado paso de los días vividos, dejando los azules marinos en azules celestes, en anaranjados o pálidos los rojos, y en grises de medio luto, los plañideros negros en sus lutos ancestrales.

A María “La Cañica”, su hija Natalia, le ha sacado a la puerta de su casa, la vieja y baja silla de anea, tan añosa, tan gastada, tan curtida, tan con memoria tanta, tan cansada y tan firme aún, que pretendiera ser trono real en una real ceremonia, o escaño municipal en un propósito de festejos, cuando sólo pretende ser lo que es, sillica baja para el entretenimiento del punto de ganchillo, o una charla de viejas alrededor de sus labores modistillas del hogar, hechas y compuestas ya , todas las faenas y labores y cocinas de las casas bien llevadas.

La silla a la puerta de la calle, vadeando, como si fuera río, losetas de piedra y guijarros de verano, porque todo es verano en el verano aquel de la calle Santa Ana, menos para María “La Cañica”, que aparece bajo el umbral de la puerta, traspasando el cortinón como una diosa antigua y oscura vestida de invierno, en su batilla negra y larga con sus mangas hasta las muñecas protegiéndose de un frío que no es, pero que ella siente entrándole por las manos hasta subírsele a la garganta:

-Tarde fresca hace Natalia, y me aprieta la chambra y la combinación. ¿No sería bueno que me trajeras una rebequilla, manque sea de hilo con calaicos, Natalia, hija?

-Madre, que estamos en los treinta grados, sino hay unos chispicos más, que va a pensar la gente que eres vieja de brasero en verano, madre.

-Y a mí, que más se me da y se me importa lo que piense y diga la gente, o lo que deje de pensar y de decir. Cuando tengas mis años, si es que llegas, que difícil se va a hacer la cosa, Natalia mía, tendrás pensares distintos, como distintos serán los pesares, las temperaturas de los termómetros de las Estaciones y hasta el revuelo de los cortinones mecidos por el viento solano.

“La Cañica”, con sus ciento seis años y con su velo negro anudado a la garganta en nudo de dos vueltas, para que no se le entre el aire invisible para los fríos de los viejos, ni los malos pensamientos de las cabezas hueras, ni las modernidades de las juventudes forasteras de las capitales. Metidita en su velo como una virgencilla de luto semanasantero, no dejando ver más que la redonda blancura de su cara niña llena de arrugas y de surcos marcándole todos los días vividos, como si su cara fuera, como si las arrugas de su cara fueran los calendarios de sus muchos almanaques rememorando y rememorándola: sol apareciendo entre un nublado de nubes muy negras, su cara, sol blanco de verano que no se puede mirar fijamente, no sea que pueda llegar a herir las miradas , y los dos azules de sus ojos alumbrando como mariposillas encendidas ante el retrato de una hija muerta en los días de difuntos. Una cara enclaustrada, a la manera de cara de monja de clausura, en un velo negro, que, si más oscura fuera la carilla, bien pudiera ser María “La Cañica”, un San Benito femenino llevada en las andas de su sillica de anea, adornada de jamargos y guisantes de olor: tan bajita la silla, y tan menuda María, que silla y “Cañica” se confunden en un solo cuerpo y en una sola alzada costalera:

-¿Ya rezaste el rosario de la atardecida, María “La Cañica”?

-Rezado fue y quedó, en sus tantas de la tarde, dadas en sus cinco campanadas, como rezándole a un torero muerto un responso por su muerte dicho por Federico García Lorca.

De la cesta, María saca la madeja de hilo blanco y la aguja del ganchillo, y los muchos palmos de colcha derramándosele por la bata como si hubiera caído una nevada o hubiera pasado un ángel blanco dejándola vestida de plumas blancas, para volver sus manos, que no son manos sino pieles pintando venas y cubriendo huesos, radiografiándolos en sus dolores de marfil y en sus callos de hilos y de labranzas, al enjaretado laberíntico del hilo y la aguja, para seguir confeccionando la colcha matrimonial, haciéndola crecer como se crece en los años y en los empeños, y en las buenas voluntades, que mientras siga creciéndole a “La Cañica” la colcha en sus manos, le seguirán creciendo los años y las velas de los cumpleaños, o cuanto menos los días del porvenir mañana hasta que llegue el invierno malo de los viejos, y entonces ya se vería, pero que mientras hubiera colcha habría vida, y que cuando la colcha se acabara sería hora de llamar a los funerarios para que trajeran el ataúd y la corona de flores, y para que abrieran la tapa del arca para sacar la foto, y ponerla sobre su nicho, adornando de nombre sonoro los yerros lacados de las letras. Por eso, parecía que “La Cañica” nunca quisiera acabar la colcha, presintiendo en la maravilla del realismo mágico, que tras la última puntada sería el momento de abrir y encender las velas de las casas para juntar a los hombres con los hombres y a las mujeres en sus labores y en sus oraciones para rezarle a María las oraciones de los finados, con la calle despierta y en pie, como estaban las calles antiguas con fallecido: la multitudinaria despedida del vecino de toda la vida; por eso “La Cañica” teje su colcha matrimonial con el sosiego y la paz, de la que ya tiene señaladas todas las fechas en las efemérides recordatorias pasadas y venideras.

-María ¿Cuántos años tiene usted ya, si es que se acuerda ya de todos los años cumplidos, María “La Cañica”?

-Para dentro de unos días, cinco veintes y seis más, para que no se queden los cinco veintes solos y se vayan a morir de tristeza o de desconsuelo, y hasta de soledad, que los seis años son como los seis años del niño que comienza la escuela y que me ponen en la calle jugando al juego del escondite. Que asina, los seis años del final los acompañan, o les rinden guardia palaciega o clerical como Guardia suiza del Vaticano. Y sí quieres, te canto un lerele con las patas verdes, o la copla que decía- a ver si me acuerdo- y que cantaba “La Chiquita Pinanta”, en los delirios de sus tardes de escalón:

“El Enrique se ha marchado,
Se ha marchado al extranjero.
Navegando en altos mares
Se ha hecho un gran caballero,
Disfruta de lo que quiere,
Disfruta de su mejora,
Disfruta de los regalos,
Sin acordarse de Lola”


María “La Cañica”, cuenta sus años en les Quatre-vingts de los números franceses con que los viejos de Porcuna contaban no más ayer sus años si llegaban a los setenta, quizá por la impronta imperial y recordaticia de la ocupación napoleónica, con un rey borracho de vino trayendo modernidades de Paris, y una María Bellido con cántaro repartiendo aguas y recogiendo balas entregadas a las arcas de oro de los reales palacios sin reyes.

Alrededor de María “La Cañica” en sus ciento seis años, un correndero de vecinas intenta ponerle música al romance como si fuera copla para ser cantada en un tablado de cupletistas sobre el escenario de una loseta de arenisca fregada con lejía y trapo de estopa.

Jugando sin jugar al juego del correndillo, las visitadoras vecinas de la tarde de las casas vecinales, con Eulalia en sus arreglos del remendar los pantalones, o el huevo de madera bajo el calcetín intentando pillar con el zurcido , los hilos deshilvanados, Manuela arrejuntándole a las agujas de la lana el apaño de un saquito para la entrada del invierno, Juana María, Marina y otra Manuela, y Carmen, y otra Natalia, y otra María, haciéndole a “La Cañica” su rueda de pavo real, mientras tejen en sus manos las ofrendas de las vestimentas o los adornos de las estancias, quizá marcos de rosetas para vestir los retratos o engarces de cadeneta por tal de pasar el tiempo, y chácharas de los ayeres y del hoy, y del mañana y del pasado mañana. Y en medío “La Cañica” , que ella mucho de ayer y de hoy, y esperanzada en el mañana, pero recelosa del más allá del pasado mañana, esa distancia tan larga y de tan difícil camino; en medio, como en rendición de pleitesías o el respeto más entrañable hacia esa reliquia de la calle Santa Ana, que, cuando se asomaba a la puerta de la casa de su hija Natalia hablaban todos los tiempos idos sólo con mirarla y hasta con adivinar lo que la sostenía y lo que la aguardaba, y lo que la guardaba así, tan increíblemente hermosa dentro de sus negros y de sus ancestrales saberes, como si todo le fueran velos por donde se almacenaban tibias y esclarecedoras, las fotografías de aquellos tiempos tan distraídos y tan trabajados.

-Los versos que has recitado con tu media lengua sin dientes, no los entiendo bien, “Cañica”

Proclama Alberto España, “El cortaor”, saliendo de su casa, ya también viejo del XIX en sus noventa años, con el marrillo de olivo sosteniéndole el paso y bailándole entre los brillosos guijarros mellados de la calle. La boina cubriéndole la calva o los cuatro pelos de su cabeza, cabeza famosa y tan celebrada en sus días de las glorias loperanas, que se contarán, como si fuera coquetería más que capricho de frío o forma de estar en sus contadurías de almanaque, boina como sombrero de pobre que lo defendían del sol de la tarde santanera. Y Alberto España se hace hueco entre las mujeres para participar de las charlas, de los dichos y de los romances, mientras mira calle abajo o calle arriba las gentes que van y vienen sorteando los socavones de la calle y el trajín de los escalones.

-Es que no se hizo la miel para la boca del asno, señor y viejo España, ni está hecha la poesía para las lenguas anarquistas, Alberto España, ni para los perros que ladran, ni para los gatos que maúllan, aunque quizá sí para los gallos de corral, sobre todo en sus mañanas cuando le levantan al día su vestidillo de luna y lo adornan de mundo visto ya sobre los ojos, y siempre igual.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

-Resabios tienes más que años, “Cañica”, y están en tu cabeza todos los refranes del refranero español para soltarlos en los momentos precisos. Pero, malamente me defiendes, Cañica, que ni mal de ojo que te fuera yo echao, aunque romos pensamientos y hasta burdos y bastos sentimientos tenga yo, en mis escasos entenderes líricos.

La tarde va poniendo sus sombras sobre las paredes blancas y los brillos de las aceras, mientras los niños juegan calle arriba y calle abajo a los juegos de María Castaña, en una calle ocupada por sillas y por charlas, y por quehaceres de aguja, mientras por San Benito repican las campanas de una misa de ocho, doblando con el din dan del don Guido machadiano.

-A Antonia “La santera” se le está yendo la mano con la campanica, que me parece el badajo habérsele pegado a las manos con gachuela de harina y agua; que me parece a mí…

La tarde va dejando sus amarillos colgados de las tejas como colgando recuerdos de los días idos en las alforjas de los hombres de antiguamente. Un corrillo de mujeres rodea a “La Cañica”, cada una en sus cosas de las costuras y cada cual en los afines y desates de las lenguas, en las simplezas de los murmullos sencillos como música de mosquitos o canturrear de avispas, y en las cosas simples de las que ya no tienen más que perder, y donde todo queda en el ea del sindecir- la gran disculpa o excusa porcunera del ea- o acaba en un cucha tú con remilgos de llamar la atención.

María “La Cañica” cuenta los nudos de la colcha entretanto le da al aire de su mano el engarce rulero de la filigrana, haciendo aparecer, de pronto, un camino de yerba comido por el sol de los rastrojos, mientras Alberto España va rememorando, a las quehacederas mujeres de las labores de trapillo y lana, aquellas aventuras suyas de los desaliñados años de su juventud valiente y tarambana, cuando, dejadas las cortas de los olivos, como buen maestro cortador que España era en aquellos tiempos del hacha, y quemados los ramones antes de que se secaran mucho, en el distraerse agreste de sus labores de hombre luchador y con arrestos, caminaba los caminos que iban de Porcuna a Lopera para participar en el certamen boxístico de los testarazos de cabeza:

-Siete victorias sobre siete, sin más derrota que derrota ninguna sobre los cabeceadores loperanos, que pena es que este deporte de chocar cabezas sobre cabezas, como ciervos machos que en las berreas pelean a cabezazos para conseguir los favores de las hembras, no fuera deporte olímpico, que sino, aquí hubiérais tenido a un todo un Alberto España coleccionando medallas de oro, que si no para lucir colgadas sobre el pecho, o puestas sobre las paredes, bien hubieran venido para cambiarlas por billetes verdes que de muy buenos apaños me hubieran servido.

-España siempre con la tira, el rosario y la letanía de aquellos sus años mozos en sus luchas loperanas de hombres machos con las cabezas huecas, pues a quién se le puede ocurrir caminar tanticos kilómetros a pie para darse de cabezadas con los otros machos loperanos- comenta la vecindad agradecida de las hazañas de Alberto España en aquellos sus años mozos que engalanaban la calle como si fuera calle en verbena.

-De camino me traía una garrafilla de vino blanco cargada sobre los hombros, haciendo descansos de aquí y de allí, y si me encontraba por el camino bestia de carga, en las aguaderas le metía la garrafilla, y se hacía el caminar menos largo y menos pesado, mientras le iba contando y mostrando al mulero las cicatrices de la última pelea. Que la cosa quedaba así, como tantas veces os he contado ya, que es que a los viejos se nos pone siempre la misma pejiguera historia en la cabeza y de ahí, ni nos sacan, ni salimos. En la placilla de la iglesia quedábamos el loperano y yo, dos muchachotes enérgicos y con una especie de ira en los ojos dibujada. A nuestro alrededor, una algarabía de hombres y muchachos para contemplar la batalla; por algunos balcones los ojos invisibles de las mujeres se dejaban ver como en un ensueñe oriental. Los hombres hacían las apuestas de las pesetas: “una peseta a favor del de Lopera. Una peseta por que gana el porcunero”. Una muralla de hombres alrededor de los luchadores de las cabezadas haciendo cuerdas de ring para no salir del ruedo, como en una pelea de gallos donde los gallos eran hombres hechos y derechos, curtidos ya en unas cuantas batallitas de enfrentamientos a cabezazo limpio.

El hombre que recogía las apuestas se metía las pesetas en los bolsillos del pantalón, en uno la del uno y en el otro la del otro. Cuando todo se barruntaba ya en sus comienzos, y como en un duelo francés de pistolas, el loperano se iba a su muro de hombres y a mi muro de hombres me iba yo. Y la cosa resultaba fácil y sencilla, cuando la voz arbitral gritaba ¡Ahora!, nos íbamos a las frentes el de Lopera y yo, como en la dicha pelea de ciervos, dándonos de cabezazos, yo en su frente, y el loperano en la frente mía, que se oían crujir los huesos como si se estuvieran machacando aceitunas con mazo de piedra, que no mazo de madera, y se abrían las carnes de las frentes como cortadas por navajas barberas poniéndonos los rostros rojos de sangres y los pañuelos de las narices tan teñidos, que luego resultaba complicadillo poderlos lavar bien para quitarles sus rojos.

- ¿Y cómo y cuando acababa la pelea de los cabezazos, Alberto España?

-Fácilmente, “Cañica”; que, o bien cuando alguien se rendía, que solía ser un loperano las más de las veces, lo que es decir las veces todas, o cuando el vecino de enfrente quedaba en el suelo para darle oxígenos y unos cuantos puntos de sutura por su frente. Pero luego quedábamos tan amigos, y con las pesetas rentadas, nos íbamos de tabernas y nos apañábamos unas borracheras, sino sonoras, sí que de muy buen ver; y con lo que me quedaba, pues eso, que me apañaba mi garrafita de vino loperano, y me volvía para Porcuna poniendo su nombre en tan alto pabellón, aunque de estos combates apenas se enteraba más que la vecindad de la calle y algún murmullo pregonando mi nombre en las charlas de taberna.

-¿Y se te rindieron las fuerzas, o los años y los cabezazos te dejaron los sesos estancados y baldados los huesos de la frente, para no entrar más en tan díscolos y extraños combates, Alberto España, o te echaron de Lopera para no entraras jamás, ni para comprar vino ni para coger aceitunas; o en que quedó el final de las luchas aquellas, descabelladas y salvajes como de hombres primitivos, Alberto España?

-La autoridad fue, Carmen “La Amolanchina”, que en viendo tantos alborotos y en sacando sus conclusiones, llegaron al corolario de la suprema sentencia, y por el bien y la dignidad de las personas humanas, el alcalde de Lopera suspendió y prohibió los combates siguientes, y se acabó esa fortuna macha del boxeo a cabezazos, aunque, se me da a mí la cosa y hasta el ingenio, o me supongo yo, de que todo vino a ser el que no se quedara en los suelos de Lopera ningún combate ganador, viniéndose todos para Porcuna; y creo yo, se me da a mí la idea, de que, quizá desde aquellos míticos combates a cabezazos, entraron en labor esas ojerizas y demás zarandajas entre los loperanos y nosotros, que dejaron de llamarnos porcuneses para decirnos porcuneros, como si el gentilicio fuera ofensa más que virtud, y ni lo uno ni lo otro; pero cierto es que todos los títulos viniéronse para Porcuna en sus medallicas invisibles, las que me cuelgan del alma, como me cuelgan de los codos los pellejos de la vejez. Pero qué buenos tiempos aquellos, vecinas, y qué buenos años los aquellos años mozos míos, bravos como toros, susurrantes como esquinas, que a falta de más entretenimientos tras las cortas de los olivos bien venían para entretener las horas muertas, y traerme para la casa, sino muchos dineros, sí el vino loperano gratis como ofrenda que se hacía al vencedor.

-Alberto España, suena tu historia a una historia de leyenda contada por un ciego, y de los muy ayeres aprendida, que ya es sabido que en esto de la historia contada, de voz o de tinta, siempre se dice y cumple el mandamiento chino, que decía, que existen tres tipos de historia, la tuya, la mía y la verdadera.

-Ay, “Cañica”, siempre presta a llevarme la contraria, cuando no es por un motivo por otro, y si no, tú te inventas los motivos que te convengan. Aunque cierto es que ya parecen leyenda mis cabezazos de ayer en los feudos loperanos, pero cierto es que le di a Porcuna sus más gloriosas jornadas deportivas.

Oscurece la tarde por la calle Santa Ana en encendiéndose las bombillas y en oliendo las cenas de los cocidos fritos con cebolla escapándose por las vetanas, en aquel verano de 1980 en que María “La Cañica” cumplió sus ciento seis años de vida, o sus cinco veintes y seis, como a ella le gustaba nombrarlos; ya calle sin sus losetas de acera y sin sus guijarros brillantes dibujando su pavimento, y sin sus escalones de entrada a alcazaba o castillo, ascendiéndola luminosa y blanca, sino todo en cemento férreo, como de cemento parecía estar hecha la cabeza de Alberto España por aquellos años de los cabezazos. Sentada “La Cañica” en la mecedora del patio, come sus gachas de harina mientras pregunta a las estrellas cual será su estrella última. Por el patio huele la dama de noche su aroma de enamorados o sus olores de tristezas y de responsos embebiendo los ojos como enloqueciendo las cabezas.

-Natalia, hija, para la procesión del Viernes Santo, me llevas la sillica a la puerta del horno de la Niña, bien pegada a los adoquines para ver bien subir las andas de La Soledad, el Cristo de Güeto y el Santo Entierro, los caballos con los romanos, y la banda de tocadores con sus tambores y trompetas, sonando Antonio Pino, en su corneta militar, una diana floreada desenvuelta y revenida en tristura, los nazarenos con las capas rojas, que bien se merecerán un buen planchado y hasta un buen teñido, y las mujeres de luto que acompañan a la Soledad, con Vicentillo empujándole el carro, a favor o penitencia, para que no se haga grande la cuesta, ni esforzado el caminar quieto de la Dolorosa.

-Madre, para la procesión del Viernes Santo faltan todavía sus buenos meses, que estamos apenas en agosto. Todo lo más la bajo para la procesión del Cuatro de setiembre de la Soledad y San Benito, que es diurna de sol y de vestidos claros.

-Pero las velas no lucen igual sus brillos de luz con tanto sol en lo alto, Natalia, y las caras se ven demasiado claras y demasiado cerca, cuando, a mí se me antoja, que las procesiones tienen que ser en los días oscurecidos donde pasen las gentes en penumbras sin adivinarse jamás la verdad que se traen entre los ojos.

-Unos meses no más, madre. Deja que pase la aceituna y se haga la corta y la quema del ramón, y entonces la bajaré al Llano de San Benito para que usted vea subir a los santos en la procesión del Viernes Santo, con todo oscurico y las velas encendidas vistas en sus luminarias.

-No sé yo, Natalia, hija, si este cuerpo va a aguantar muchos más meses aún, que estoy viendo que se me va acabando el hacer de la colcha matrimonial, y en acabándose ésta, siento y presiento yo la profecía de mis días finales.

Al borde de la cama, María Cañas Toribio, “La Cañica”, en su siglo largo de vida, se quita el velo para dormir, y para dormir, desanuda la serpiente laberíntica de su moño que le cae luengo y dilatado sobre sus hombros, vistiéndola de hebras de plata que casi llegan a su cintura, como si de pronto, fuera ella la Santa de los Doce cuentos peregrinos de García Márquez, y toda su vida se sostuviera en su pelo, que, mientras todo el cuerpo se le menguaba y se le encogía a “La Cañica”, su pelo seguía creciendo como si fuera pelo de adolescente que tiene que enamorar por la belleza de su cabellera. Natalia le peina los cabellos a su madre centenaria como si fuera a resucitarla para hacerla novia de vestir, y le da el beso de las buenas noches sin saber si mañana será día de amanecerla a “La Cañica”, o día de velarla.

El día catorce de diciembre de mil novecientos ochenta, María Cañas Toribio, al calor de la lumbre del brasero tejió los últimos puntos de la blanca colcha matrimonial, y la contempló y apreció entera y gozosa y un algo compungida y pesarosa, como si en lugar de mirar la colcha blanca matrimonial, estuviera mirando su sudario del día siguiente, con las mujeres de la calle velándola en sus últimas horas antes de hacerla centenaria en el cementerio. A la noche se metió en la cama desanudando su melena larga y plata y rezando su oración de despedida. Los barruntos del sueño que no llegaba le bosquejaron un amanecer en que ya no habría más hilo ni más aguja, ni más sillica a la puerta de su casa, y todo lo más, muchas sillas alrededor de su féretro pefumado de esencias de ciprés y agua de colonia, velándola a ella con la ternura con que se vela a un niño enfermo. El amanecer del día quince de diciembre de mil novecientos ochenta cantó en el gallo de la campana de San Benito el triste repique de los difuntos. Los vecinos de la calle Santa Ana cuenteaban, que en ese amanecer último de la centenaria vida de María Cañas Toribio, “La Cañica”, al abrirse al día las ventanas de la calle, un vuelo de dementes y alienadas libélulas pusiéronle a la calle un velo verde de alas desplegadas, por donde los niños vieron caminar, como sostenida por el caminar sobre las aguas, la hermosa imagen de “La Cañica” diciendo adiós con sus manos.

Al murmullo de la tarde, La Cañica abre su estampa de aldeana, y por el vals de su enagua despunta la fragua su sueño eterno. Centenaria en el espejo de tantos días pasados, de un lado para otro lado contando en siglos sus años. La Cañica en el diario de quitarle al calendario un día tras otro día, en la extraña melodía de no acabárseles nunca las hojas del santoral, volviendo a resucitar, un día tras otro día. El despertar de María contando en francés sus años, cinco veintes anudados al nudo de su toquilla; quisquillosa melodía que acaba y vuelve a empezar, como los ríos que al mar, llegan y nunca se acaban, así de María sus aguas vertiéndola y siempre nueva, como una extraña azucena embrujada en flor de tela en un cuento de doncellas que nunca crecen ni menguan. La Cañica se abanica como en aires dieciochescos, pelucones de cangrejos pinzando las horas sordas, reales y perrasgordas y monedones de plata; el aire de las corbatas paseando caballeros. La brisa de los luceros dejándole a La Cañica las cosillas pequeñicas con que se visten los sueños. Ciento seis años zarceños ensayando confituras bajo la luz de la luna de las brujas con manzanas.

Cañica de las arcanas disposiciones del tiempo, si se hay que ir con el viento, con el viento se camina, vestida con las cortinas del jugar al escondite, en el pongo y en el quite de las velas cumplidoras. Abuela de las auroras y las noches sin estrellas; abuela de adormideras por el paseo de los tristes, canta una copla que dice los decires tan antiguos, que en el hoy de los respingos suena a sonora blasfemia, cuando no a una cosa incierta cantada en un romancero. Al filo del lapicero la lengua sonando estrofas, y vestidillos de monjas rezando huertos y credos.

La Cañica con el ruedo de las vecinas antiguas, tejiendo colchas o esquinas, bordando nombres y ajuares; la calle soltando mares de niños segando malvas, mientras contemplan las faldas de los lutos hogareños, y un algo así de cencerro de los viejos con boina. Cinco veintes y seis espinas y una rondalla bonica cantándole a la Cañica la coplillas de su antaño, mientras María sudando la gota gorda del sol, baila un baile cumplidor de minué palaciego, que a la barba de los ciegos se ve sólo en taconeo. Allí te pongo un lucero y aquí una copa de quina, y una raspa de sardina y un gato maullando amores, un jarrón lleno de flores y una esquela con un verso, y una sortija de incienso para perfumar tu estampa de centenaria constancia hasta crearte una estrella. Si tú no vienes por ella yo la prenderé en tu cielo, sobre el negro de tu velo hasta sentirte que sientes, por el agua de las fuentes, el renacer de tu Estatua.

ALFREDO GONZÁLEZ CALLADO

La piscina climatizada abrirá sus puertas al público el próximo uno de octubre

El verano llega a su fin y con él las tardes comienzan a ser más cortas, el sol ya no calienta como en los meses de junio, julio y agosto, y las primeras lluvias tras el verano comienzan aparecer acompañadas de ambientes muchos más fríos, señal de que comienza el otoño. Así, una temporada más abre sus puertas la piscina climatizada para todo el público pueda disfrutar de la gama tan amplia de cursos que oferta sin sufrir las inclemencias del tiempo propia de estos meses.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

La picina climatizada abre sus puertas para comenzar de nuevo la temporada otoño-invierno en la que pone a disposición de todos los vecinos de Porcuna una atractiva oferta de cursos. Será el próximo uno de octubre con los horarios de 9.30 a 10.30 por las mañanas, y por las tardes de 17.00 a 22.00 horas.

Seis días antes de la apertura de la piscina, el día 24 de septiembre a partir de las seis de la tarde, en la recepción de la piscina climatizada, se convoca a todas las personas interesadas en alguno de los cursos que ofertan para una reunión informativa en la que se podrán reservar sus plazas.

Los cursos que se ofertan son los de natación terapéutica, beneficiosa para la salud y con la que se previenen diversas patologías. Este tipo de actividad está destinada a personas con movilidad reducida y que sufren molestias y dolor articular factible de ser eliminado con actividad física en el agua.

Por otro lado está la natación infantil, un curso destinado a niños desde nueve meses hasta cinco años, cuyo objetivo principal será la adaptación del niño al medio acuático con la ayuda del padre o de la madre y del monitor. Los padres vivirán una experiencia única y original.

La natación deportiva va dirigida a todas las personas que quieran aprender o perfeccionar los distintos estilos de natación que existen como son braza, crol, espalda y mariposa, para lo que siempre se utilizará una metodología muy atractiva para el alumno.

Por último están los cursos de aquagym en los que, al ritmo de la música, se realizan innumerables ejercicios con los que se mejoran la condición física general del alumno gracias a la intensidad que se le van introduciendo a las actividades.

La piscina pone a disposición de todo el publico varias vias de información y contacto para cualquier duda. Por ello, toda la información acerca de la piscina climatizada se encuentra en www.porcuna.es para contactar con los monitores, o bien a través del teléfono 681 236 545 o por el correo electrónico piscinaclimatizadaobulco@hotmail.com.

FRANCISCO M. GARRIDO ROJAS / REDACCIÓN

Robar el voto

Llevan tanto tiempo con la soflama de su derecho a decidir, su queja de que no se les quiere dejar votar y su reclamación de un derecho que entienden como principio y cúspide democrática que las consignas han llegado a calar no solo entre los catalanes –que han calado y mucho– sino entre el resto de España que, en un primer vistazo, topan con algo que parece de estricto derecho.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Pero, como en tantas ocasiones, lo que esconde tras su aparente contundencia y simplicidad es una sibilina pero contundente mentira. En realidad, lo que pretenden es, ni más ni menos, expropiarnos nuestro derecho y robarnos, tan aficionados ellos a proclamar el latrocinio, nuestro voto.

Porque eso es lo que supone que ellos y solo ellos decidan sobre algo sobre lo que tenemos derecho a decidir todos: expoliarnos nuestro voto sobre algo de lo que todos debemos opinar, como todos opinamos cuando tocó ponerlo en marcha.

Porque fuimos todos, ellos incluidos, los que firmamos y votamos el pacto, las leyes y la Constitución donde tiene cabida su Estatut de Autonomía. Y habríamos de ser todos quienes, a la hora de modificar, retocar o incluso romper tal situación, debiéramos pronunciarnos.

Ese es el principio esencial en el que no cabe cesión ni renuncia alguna. Es la línea roja que el Gobierno y los representantes del Estado, incluido el propio Mas, están obligados a respetar, cumplir y hacer cumplir.

El propio presidente Mariano Rajoy no puede –en el caso de querer, que tampoco quiere– hacer ninguna otra cosa que cumplir la ley, que emana de ese derecho, de esa soberanía del conjunto del pueblo español sobre la totalidad de España.

Porque, sin ello, ni siquiera existe España. Si todos y cada uno de los territorios autonómicos plantean ese su “derecho a decidir”, cada cual sobre los “suyos”, España y los españoles dejan de existir y su ciudadanía dejaría de ser depositaria de derecho y de soberanía.

La semana pasada, cientos de miles de catalanes proclamaron en las calles lo contrario. Y ahora ya es momento de tabular y aquilatar fervores y efervescencias. Pero hoy ya puede decirse que, por muchas voces y “uves” que den y hagan, lo que no es de recibo por el resto, ni siquiera para bastantes de los propios catalanes mismos, es que de lo se suponen con derecho sea a costa de violar y apropiarse de los derechos de los demás.

Estoy seguro de que el fervor separatista, en esa Diada por ellos secuestrada como de su exclusiva propiedad, ha sido mucho y hasta creciente, aunque el número y los ánimos en el fondo sean algo menguantes. Porque que son cada vez más son los que perciben que el camino no lleva a ningún sitio y puede acabar en una tremenda frustración.

Pasada la exaltación nacionalista, la realidad vuelve a asomar. Los tiempos se agotan y el día 9 de noviembre como fecha de Damocles pende sobre las cabezas. Sobre todo, sobre aquellas que lo fiaron todo a su imposición. Sobre todo lo demás.

Es la fecha decisiva, aunque ya hay otras: la del viernes 19 de septiembre es la próxima anunciada. El día en que aprobará la Ley de Consultas, que pretende dar amparo al referendum ilegal. Pero la fecha que de verdad ahora puede tener mayor significado y relevancia no es esa sino la del día anterior. Y no porque vaya a suceder algo aquí, sino por lo que ese día puede suceder en Escocia.

No es una situación igual ni en la historia ni en su evolución, pero sí coincide en el objetivo: la secesión. Si el "sí" triunfa en Escocia, el puchero catalán hervirá. Pero si la unión sale victoriosa, eso ayudará a que el caldo catalán se empiece a enfriar.

ANTONIO PÉREZ HENARES

17/9/2014

El pleno del Ayuntamiento aprueba la bajada del Impuesto de Bienes Inmuebles

El pleno ordinario celebrado ayer en el Ayuntamiento de la localidad aprobó con el apoyo de los tres grupos políticos la bajada en un 6,87 por ciento del Impuesto de Bienes Inmuebles. De esta manera, el alcalde de la localidad, Miguel Moreno, aseguró que “Porcuna queda como uno de los pueblos de España y Andalucía con el IBI más bajo”. Por su parte, el portavoz andalucista, Paco Moreno, criticó que “esta bajada queda muy lejos del 10 por ciento que prometió en el pleno del mes de junio”.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

El Impuesto de Bienes Inmuebles, popularmente conocido como ‘la contribución’, bajará del 0,51 al 0,475, lo que supone una reducción del 6,87 por ciento. Esta bajada fue aprobada ayer en el pleno ordinario celebrado en el Consistorio. Con esta medida, el Ayuntamiento dejará de percibir alrededor de 90.000 euros, que quedarán en los bolsillos de los contribuyentes para, según el máximo edil, “reactivar un poco la economía de la localidad”. Además, Moreno afirmó que con esta reducción, Porcuna quedará “como uno de los cien municipios con el IBI más bajo de España”.

El portavoz andalucista tildó de “electoralista” esta medida por la cercanía de las elecciones municipales y subrayó que “esta reducción del IBI queda lejos del diez por ciento prometido en el anterior pleno”. Por ello, solicitó que la rebaja se aumentara hasta el diez por ciento, lo que equivaldría que el Ayuntamiento dejara de percibir unos 130.000 euros de los porcunenses.

Otros puntos menos importantes del día fueron la aprobación de los dos días festivos locales para el año 2015. Como cada año, fueron elegidos el día del patrón San Benito, 21 de marzo, y el 4 de septiembre, día grande de la Feria Real. Además, el pleno decidió sustituir, a petición de la Cofradía de la Virgen de la Cabeza, el nombre de la calle Cabeza por Virgen de la Cabeza. Esta calle, situada junto a la cruz de San Cristóbal, recibe este nombre debido a que en esta zona estuvo situada la ermita en honor a esta Virgen.

“El miércoles de mercadillo no se puede eliminar de un plumazo”

Durante el turno de ruegos y preguntas, el concejal socialista Francisco García preguntó al máximo mandatario local por el estado de la suspensión del miércoles de mercadillo, entre otras cosas. Moreno respondió que “hay comerciantes que han pagado una licencia para un año y por ello no se puede eliminar el día de un plumazo, hay que esperar a los informes de los técnicos y que el asunto se vuelva a votar en pleno”.

Por su parte, Paco Moreno cuestionó la ordenanza aprobada para la prohibición de la venta y consumo de botellón en la vía pública ya que “todos los fines de semana y en la Feria Real el botellón se realiza con impunidad y sin control”. Miguel Moreno afirmó que “Porcuna es uno de los pueblos de los alrededores en los que menos se hace botellón gracias a la estructura deportiva y cultural de la localidad”. Además, agregó que “el momento de crisis actual que vivimos hace que esta práctica se acentúe”.

M. J. MOLINA / REDACCIÓN

El Palacio Provincial acoge hasta el próximo 12 de octubre la muestra 'Patrimonio Iluminado'

Las salas de exposiciones del Palacio Provincial acogen hasta el próximo 12 de octubre la exposición Patrimonio Iluminado, un recorrido por los proyectos de iluminación ornamental llevados a cabo por la Fundación Sevillana Endesa en monumentos andaluces y extremeños a lo largo de sus 25 años de trayectoria. En total, 71 fotografías componen esta muestra inaugurada hoy por el presidente de la Diputación, Francisco Reyes, que ha estado acompañado por la vicepresidenta de la Administración provincial, Pilar Parra, y miembros de la Corporación provincial; y el presidente de la Fundación Sevillana Endesa, Antonio Pascual.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Durante el acto, Reyes ha incidido en el valor de estas imágenes como muestra del trabajo de “realce” llevado a cabo en estos monumentos por la Fundación Sevillana Endesa, proyectos que “redundan en la consolidación de este territorio como referente del turismo monumental y cultural que cada vez tiene más cosas que decir a nivel de cifras”.

El patrimonio jiennense tiene una presencia destacada en esta muestra, con fotografías que reflejan los proyectos realizados en enclaves como la Catedral de Jaén, las plazas de Santa María y de Los Leones en Baeza; la Iglesia de Santa María de Andújar; la Iglesia y el Ayuntamiento de Santo Tomé; el Hospital de los Marqueses de Linares; la Iglesia de Santa María en Alcaudete; la de la Asunción en Villacarrillo; la Iglesia del mismo nombre en La Guardia; y el Castillo Templario de La Iruela.

Reyes ha mostrado su agradecimiento a la Fundación Sevillana Endesa, con los que la Diputación mantiene numerosas líneas de colaboración. Entre ellas, la iluminación artística del claustro del Palacio Provincial, cuyos trabajos se están ejecutando. Este proyecto cuenta con una inversión de 55.000 euros –aportados por esta entidad– e incidirá en el atractivo del claustro interior del Palacio, “un espacio que hemos abierto recientemente a los visitantes, para que puedan disfrutar del principal edificio civil de la capital jiennense”, ha señalado el presidente de la Diputación.

Por su parte, Antonio Pascual ha explicado la estructura de esta exposición, en la que cada fotografía va acompañada por una cartela con texto explicativo del monumento y un código QR vinculado a través del teléfono móvil con una galería de imágenes. El presidente de la Fundación Sevillana Endesa ha señalado algunos otros proyectos en marcha en la provincia, como la iluminación del Santuario de la Virgen de Linarejos, en Linares; así como la intención de completar el “triángulo renacentista”, iluminando enclaves de Sabiote y Úbeda: “Queremos sumar al rico patrimonio de la provincia lo que estos trabajos significan de realce artístico y cultural”.

El acto ha contado con la presencia de la concejala de Cultura de la Ayuntamiento de Jaén, Cristina Nestares; el director de la fundación, Jesús García; así como de Enrique Valdivieso, catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla, patrono de la Fundación Sevillana Endesa; comisario de la exposición. Valdivieso ha sido el encargado de presentar el contenido de esta muestra, que se podrá visitar en el Palacio Provincial de lunes a viernes, entre las 19.00 horas y las 21.00 horas.

REDACCIÓN / PORCUNA DIGITAL