La 'marea rosa' contra el cáncer recorre Porcuna

Unas 500 personas de todas las edades se echaron a la calle para realizar una marcha solidaria contra el cáncer de mama y en beneficio de A.E.C.C de la localidad. “La participación ha superado todas nuestras expectativas”, afirman desde el Consistorio

Ambiente festivo en la Feria del Aceite (G. fotográfica)

La Feria del Aceite está bien asentada en la localidad. Durante este fin de semana miles de porcunenses han salido a la calle para disfrutar de un evento que aúna diversidad de actividades. El Paseo de Jesús se convirtió en el centro neurálgico para los visitantes.

La tercera edición del FIC Porcuna, a punto

La tercera edición del Festival Internacional de Cine de Porcuna ultima los detalles finales para que desplegar una amplia oferta cinematográfica. Dos fines de semana de puro cine esperan a los amantes de este arte en el cine-teatro ‘María Bellido’ de Porcuna.

El Atlético Porcuna, subcampeón de la I Copa Diputación

El Linares Deportivo se proclamó ayer campeón de la I Copa Diputación tras vencer al Atlético Porcuna por 3-0 en un partido sin apenas historia. Veintiséis minutos bastaron a los azulillos para decantar el partido a su favor con los goles de Manu Castillo, Garrido y Lara.

Aprueban la bajada del IBI

En pleno ordinario, se aprobó con el apoyo de los tres grupos políticos la bajada en un 6,87 por ciento del Impuesto de Bienes Inmuebles. De esta manera, el alcalde de la localidad, Miguel Moreno, aseguró que “Porcuna queda como uno de los pueblos de España y Andalucía con el IBI más bajo”.

Chiqui: "El ascenso podría ser posible"

El jugador y uno de los capitanes del Atlético Porcuna, Sergio Morente (24), más conocido futbolísticamente como Chiqui, valora el inicio de una ilusionante temporada en la que, según sus palabras, lucharán por intentar ascender a Tercera División.

26/10/2014

La huelga de subordinadas

La patronal oracional y los tres sindicatos mayoritarios de oraciones subordinadas no consiguieron llegar a ningún acuerdo tras varios meses de intensas negociaciones, por lo que se decretó, hace ya hoy varios años, la primera huelga de oraciones subordinadas en busca de una equiparación gramatical que venían reclamando desde hacía tiempo.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

El seguimiento, como era de esperar, fue masivo en todos los ámbitos y sectores en los que se llevó a cabo; así, por ejemplo, en las escuelas, los alumnos al enterarse de que, decidieron y, finalmente, acordaron. Los profesores, por su parte, ante el desconcierto comunicativo provocado por la huelga, convocaron una reunión para en los institutos en que.

Varios piquetes informativos ejercieron con vehemencia su labor en las principales estaciones de metro de la ciudad, donde. Los ciudadanos, estupefactos ante los inesperados circunloquios que se vieron obligados a, no pudieron más que.

Tras varias horas de huelga salvaje, el Gobierno se vio obligado a y convocó al ejército, quien. Los tanques que, incluso los aviones en los que, invadieron las principales ciudades del país obligando a.

Cautivo y desarmado el último bastión de subordinadas sustantivas que se había refugiado en el tejado del Congreso desplegando una pancarta en la que se podía leer: "Insubordinación, únete a la rebelión", la situación volvió a la normalidad.

Los principales cabecillas fueron recluidos en prisión sin fianza. La Constitución, incluso, se modificó para anular el derecho a huelga del colectivo de las oraciones subordinadas; aunque hoy, por desgracia, ya nadie habla de aquello.

PABLO PÓO

25/10/2014

El tiempo envejece deprisa

Este libro podría haber sido escrito en Lisboa. La nostalgia y la decadencia pasean por sus párrafos haciéndonos notar que “Tempus fugit”, es decir, que el tiempo huye, se escapa. Cada vez soy más consciente –cosas de la edad– de que los seres humanos somos solo tiempo. Y éste envejece deprisa, como dice Antonio Tabucchi, el autor de este libro de relatos. Sin embargo, mi madre siempre me dice que no pasa el tiempo, que somos nosotros los que pasamos.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

No os creáis que son historias tristes las que pueblan las páginas de El tiempo envejece deprisa: son más bien historias de gente que se paran un momento para repasar su vida, que recuerdan cómo su tiempo fue pasando al igual que un tren a toda velocidad.

Hay protagonistas que vivieron en países privados de libertad, como los que pertenecían a la antigua Unión Soviética; algunos de ellos, actores de un guión impuesto por las alturas. Marionetas sin hilos y sin voluntad.

También encontraréis a una mujer que trata de recordar cómo ha llegado al punto en el que se encuentra su vida y encuentra huecos en su existencia, lagunas de años.

Además, he descubierto una antigua canción sefardí que es el título de uno de los relatos: Yo me enamoré del aire. Ya sabemos, por lo menos en mi caso, que pocas cosas nos ponen más nostálgicos que una canción. Una música nos puede transportar a la compañía de gentes que ya no están.

La lectura de estos relatos ha despertado en mí la pregunta que siempre me ha rondado por la cabeza: ¿Por qué, si nuestro tiempo es corto, nos hacemos la vida imposible los unos a los otros? ¿Para qué atesorar tanto dinero mientras otros no pueden vivir?

La otra noche vi un programa sobre la adicción a los zapatos y no podía creer cómo algunas mujeres sonreían ante los miles de euros de su armario, con una sonrisa que decía: “Me los compro porque tú no puedes pagarlos”. No creo que vaya yo a cambiar mucho desde esta columna, pero parémonos un poco y reflexionemos. ¿De verdad estamos viviendo? El reloj no atrasa…

Quiero compartir con vosotros la canción sefardí y otra canción que habla de la necesidad de vivir el "ahora".



Ficha literaria

Título: El tiempo envejece deprisa.
Autor: Antonio Tabucchi.
Género: Relatos.
Título original: Il tempo envecchia in fretta.
Fecha de publicación: 2009.
Editorial: Anagrama.
ISBN: 978-84-339-7658-1.

MARÍA JESÚS SÁNCHEZ

El Aforo de Agricultura confirma que esta campaña de aceituna será similar a la 2012/13

Los datos aportados ayer por la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural en el Aforo de Olivar de la campaña 2014/2015 ponen de manifiesto que habrá una campaña muy similar a la de 2012/2013, ya que se prevén 643.000 toneladas a nivel andaluz y 270.000 en el caso de la provincia de Jaén. ASAJA-Jaén lamenta, por otro lado, que la consejera Elena Víboras aprovechara hoy una pregunta durante la rueda de prensa de presentación del Aforo para mentir descaradamente a raíz de las críticas que esta organización ha hecho y seguirá haciendo a su gestión.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Según el aforo de la campaña 2014-2015 ofrecido hoy por la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, la producción estimada de aceituna en la provincia de Jaén es de 1.220.600 toneladas, lo que dejará una producción estimada de aceite de 270.000 toneladas. Estas cifras suponen un descenso del 64% con respecto a la campaña anterior y del 50% con respecto a la media de las últimas cinco campañas. En el conjunto de Andalucía, la producción estimada de aceite de oliva de 643.000 toneladas, mientras que a nivel nacional se esperan alcanzar 784.000.

El gerente y portavoz de ASAJA-Jaén, Luis Carlos Valero, indica que el aforo confirma las estimaciones que se venían haciendo y que, por tanto, las casi 800.000 toneladas de aceite previstas a nivel nacional, sumadas al enlace, darán una disponibilidad de en torno a los 1,4 millones de toneladas de aceite. “Vamos a tener un fiel reflejo de la campaña 2012/2013, por lo que no debe haber tensiones a la baja, de manera que los precios serán similares a los de esa campaña”, indica Valero.

Críticas de la consejera a ASAJA-Jaén

En otro orden de cosas, ASAJA-Jaén lamenta la actitud cobarde la consejera, al utilizar una rueda de prensa en la que ASAJA-Jaén no tenía turno de réplica para mentir descaradamente a raíz de las críticas que esta organización ha hecho y seguirá haciendo a su gestión, ya que esta es la más nefasta desde el primer consejero de Agricultura de la Junta de Andalucía, Miguel Manaute, hasta ahora.

Así, a preguntas de los periodistas sobre la denuncia hecha por ASAJA-Jaén por el retraso en pagar el anticipo de la PAC, Víboras echó la culpa a las entidades financieras y aseguró estar de acuerdo con que le quiten dinero a los auténticos agricultores con más de 5.000 euros de subvención cuando les estaban aplicando hasta el 15% de modulación a los que realmente viven del campo. Modulaciones que, por cierto, recuerda Luis Carlos Valero, fueron los gobiernos socialistas anteriores los que estuvieron de acuerdo en introducirlas en los reglamentos.

Ahora la propuesta comunitaria no permite que para aquellos agricultores que cobren menos de 5.000 euros no estén exentos de modulación. Si solo se hubiera aplicado a los de más de 5.000 euros, hubiera supuesto una modulación superior a la que venían sufriendo, pero la consejera jienense prefiere que se les quite dinero a los profesionales de la agricultura.

REDACCIÓN / PORCUNA DIGITAL

El Ocaso de los Dioses (1)

El 20 de noviembre de 1975 fue una fecha clave para la historia de este país, pues ese día murió el militar que lo mantuvo durante casi cuarenta años bajo una férrea, sangrienta y cruel dictadura. Aquellos que pudieron conocerla no lo olvidarán, pues aquel día supuso el inicio de un cambio que muchos deseábamos y por el que tanto se había luchado.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Bien es cierto que el período que siguió inmediatamente a la muerte del dictador eran tiempos inciertos, aunque se tenía la convicción de que lo que vendría tendría que colmar muchas de las aspiraciones que tanto anhelaba el pueblo español.

Puesto que es un periodo amplio, entiendo que no es posible entrar a fondo en esa etapa que acabó denominándose como la Transición, que durante décadas fue ensalzada como modelo de cambio de un régimen a otro, de una dictadura a una democracia.

Sin embargo, hoy no está tan claro que aquella Transición fuera tan modélica, ya que se estaba bajo la atenta mirada de unas fuerzas armadas que fueron uno de los pilares en los que se asentó el régimen franquista, por lo que los logros llegaron a ser más limitados de lo que podía alcanzarse.

Han transcurrido casi cuatro décadas desde entonces, de modo que los historiadores pueden relatar con fundamentación y objetividad lo que supuso ese cambio. Lo cierto es que los inicios de una democracia, en un país que apenas la había conocido a lo largo de su Historia, implicaban estrenarse en unos hábitos desconocidos para la población.

En la actualidad nos encontramos en una democracia que nadie cuestiona como forma o estructura de Estado, aunque haya entrado en una crisis de gran envergadura, ya que aparecen grietas del edificio por casi todos los lados. Y entre los muchos actores que han abierto una enorme zanja en sus cimientos se encuentra uno de los tres personajes que aparecen en un cartel de aquellos años convulsos, por lo que me ha parecido interesante echar una mirada hacia atrás y repasar los medios de propaganda de algunos de los principales partidos políticos que protagonizaron el cambio.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Puesto que tengo un extenso archivo de lo que fueron las campañas políticas y electorales durante estas últimas décadas, me ha sorprendido encontrarme con este cartel del que no tenía noticias, y que hoy adquiere un singular significado por el personaje que ocupa el centro del mismo: Jordi Pujol.

También me ha llamado la atención el hecho de que el diseñador acudiera a un dibujo para plasmar a los tres políticos que lo protagonizan. Pero esto que actualmente nos puede parecer una ingenuidad, por entonces no era nada anormal, pues se comenzaban a elaborar las primeras campañas de persuasión política, sin que se tuviera la preparación de los tiempos actuales.

El primero de los que aparecen es Ramon Trias i Fargas, el que fuera líder de la extinta Esquerra Democràtica de Catalunya, fallecido en 1988. Su partido acabaría fusionándose pronto con Convergència Democràtica de Catalunya, fundado por Jordi Pujol. (Escribo los nombres en catalán, puesto que era así como aparecía en la publicidad de esta coalición electoral).

El tercero es Verde Aldea, al que no conozco; sin embargo, por el logotipo puede comprobarse que era el representante del Partido Socialista catalán en esa singular coalición.

Ha llovido mucho desde entonces, tanto que el que llegaría a ser como molt honorable ha caído estrepitosamente desde lo alto del pedestal en el que se encontraba encumbrado. Y, de momento, ha aplastado toda la historia que se había forjado con su figura. Veremos si deja más “cadáveres” en su estrepitoso desplome…

Cuando vi el cartel, a la mente me vino el título de una ópera de Richard Wagner, El ocaso de los dioses, es decir, el crepúsculo de esos pequeños dioses que llegaron a ser algunos líderes políticos, muy admirados o muy cuestionados, según las simpatías o antipatías que suscitaran.

Sin embargo, el paso del tiempo ha ido borrando sus figuras: fuera porque fallecieron, porque utilizaron “puertas giratorias” para sus salidas, porque se cansaran del partido del que partían y buscaron acomodo en otro, porque los electores les dieron las espaldas, porque les ha resultado mucho más lucrativo defender legalmente a alguna infanta, etc.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Por aquellos años, el líder del partido era un ser incuestionable y admirado hasta el paroxismo por sus incondicionales. Podemos decir que su nombre, junto a las siglas y al logotipo del partido, formaba como una especie de triángulo equilátero, fuerte, rígido e inamovible. Es lo que sucede en este cartel de entonces, en el que el lema no deja lugar a ninguna duda: “Votar centro es votar Suárez”.

En el propio cartel se juega con la palabra ‘centro’, aludiendo y relacionando el ‘centro político’ con el término inicial del nombre del partido: Centro Democrático y Social (CDS), fuerza política que encabezaba Adolfo Suárez, el primer presidente de la democracia española.

Recordemos que las primeras Elecciones Generales se celebraron en 1977, siendo Adolfo Suárez, el líder de la denominada Unión de Centro Democrático (UCD) que aglutinaba a más de trece formaciones políticas, el que las ganara.

Pero estas primeras elecciones tenían como finalidad la creación de un Parlamento que elaborara una Constitución para ser refrendada en las urnas por el pueblo español; hecho que aconteció al año siguiente en 1978.

Un año después, en 1979, se celebran de nuevo las segundas Elecciones Generales que volvieron a ratificar a Adolfo Suárez en la presidencia del Gobierno, ya que la UCD obtuvo 168 escaños, al tiempo que los dos partidos que le seguían en número de escaños fueron PSOE-PSC con 121 y el Partido Comunista con 23.

Sin embargo, los embates y polémicas internas de las formaciones de la UCD dieron lugar a que no tuviera continuidad, por lo que Adolfo Suárez, junto a otros seguidores, crearon el Centro Democrático y Social (CDS). Pero las expectativas que suponían no se cumplieron y el CDS apenas tuvo representación parlamentaria, lo que conllevó a su posterior desaparición.

Por otro lado, y como todos podemos recordar, Adolfo Suárez falleció el 23 de marzo de este año, habiendo alcanzado la edad de 81, tras sufrir alzhéimer en su último período de vida.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Si nos ha llamado la atención el cartel en el que aparece Jordi Pujol, no lo es menos el que saca el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en las primeras elecciones de 1977. Del mismo se encargaría José Ramón Sánchez, uno de los grandes ilustradores de nuestro país, que este mismo año ha recibido el Premio Nacional de Ilustración concedido por el Ministerio de Cultura a toda su trayectoria.

Desde nuestra óptica actual, entenderíamos que este cartel, algo naif, se presenta con una ingenuidad imposible hoy de defender. Pero eran tiempos en los que se tanteaba y se buscaba el modo de acceder a una gente de la que no se conocía muy bien sus gustos e inclinaciones políticas.

En el mismo, se nos muestra en el centro del dibujo a Felipe González, que por entonces contaba con 35 años, arropado a su derecha por dos trabajadores y a su izquierda por un ejecutivo y una campesina. El fondo es un tanto idílico: un sol naciente, tras una nubes, que asoma sobre distintos escenarios: fábricas, mar con un barco, ciudad y campo. Con ello se quería indicar que se pedía el voto a todos los sectores sociales.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Aunque las campañas electorales se planificaban con un cartel principal, se lanzaban otros diversos para no hacer agotadora una imagen que pudiera generar cansancio en el electorado. De igual modo, se buscaba un eslogan que fuera el lema que se repitiera en todos los actos. En el caso del PSOE, se acuñó “La libertad está en tu mano”, aludiendo a la imagen de su logotipo en el que aparecía una mano con un puño cerrado cogiendo una rosa.

Pero el cartel que más mostraba la idea de liderazgo es este segundo que presento, en el que aparece una foto en primer plano de un joven Felipe González que dirige la vista hacia un lado, evitando la mirada directa al espectador. Debajo se encuentra un lema que implica una interrogación: “Qué es el PSOE”.

De inmediato, el espectador tiende a responder mentalmente: “El PSOE es Felipe González”. Respuesta rápida y contundente, pues era el líder carismático del Partido Socialista. A todo esto se le suman las connotaciones de juventud, limpieza, serenidad, futuro, etc., con las que el publicista había construido su imagen.

Han transcurrido muchos años. Han pasado casi cuatro décadas desde que salieron a la calle estos carteles. Al mayor líder que ha tenido el PSOE le han seguido otros hasta llegar al actual Pedro Sánchez.

Hoy Felipe González vive una jubilación dorada. Forma parte de la historia contemporánea de ese país. Tiene detractores que le sacan un repertorio de acusaciones (OTAN, GAL, Filesa, Gas Natural, su amigo Carlos Slim…) e incondicionales admiradores que describen todos los logros alcanzados durante su larga etapa de presidente del Gobierno de este país… Luces y sombras que le acompañarán a lo largo de su vida y más allá de ella.

AURELIANO SÁINZ

24/10/2014

La cartelera del Salas

El periodista José Luis Salas, conductor del programa 'No son horas' y Premio "Antena de Oro", comparte con los lectores sus recomendaciones cinéfilas para el fin de semana. Experto en cine de autor, José Luis Salas es un reconocido maestro del periodismo musical y todo un especialista en el Séptimo Arte. No en vano, ha retransmitido para Onda Cero decenas de galas de los Premios Óscars de la Academia de Hollywood, además de colaborar en distintas publicaciones y en portales de Internet dedicados al cine, la música y la crónica social.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN



Podrás verlas en tu cine...

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

DRÁCULA: LA LEYENDA JAMÁS CONTADA

¿Giro inesperado o vuelta completa a la tortilla? La respuesta parece tenerla el realizador Gary Shore, quien explora la historia del origen de Drácula, mezcla de vampirismo y lo que realmente le ocurrió al Príncipe Vlad El Empalador –que inspiró al Drácula de Bram Stoker–, retratado aquí como un héroe dentro de una trágica historia de amor, en una oscura época de magia y guerra.



En la película veremos cómo Vlad es un hombre que lucha por su pueblo y su familia, lo que le lleva a hacer un oscuro pacto para garantizar su protección. Este misterioso acuerdo le pondrá de camino a lo sobrenatural hasta convertirse en el monstruo chupasangre y legendario que todos conocemos. Luke Evans, procedente de El Hobbit, es su protagonista.



® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

EL JUEZ

David Dobkin dirige este filme judicial que Hollywood sabe hacer la mar de bien, sobre todo cuando se cuenta con un reparto de impresionante tronío. La trama nos presenta precisamente a Robert Downey Jr. haciendo de Hank Palmer, un importante abogado que vuelve a su pueblo natal donde su padre, el juez del pueblo (el absolutamente genial y mítico Robert Duvall), es sospechoso de asesinato.



Pese a estar muy distanciados, Hank decide defender a su padre para descubrir la verdad. Durante este proceso volverá a encontrarse con la familia que había dejado atrás años antes. Billy Bob Thornton hace de fiscal, Vera Farmiga y Melissa Leo son la presencia femenina de la función, junto a los siempre convincentes Vincent D´Onofrio y Jeremy Strong.



Otros estrenos de la semana

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

EL CHICO DEL MILLÓN DE DÓLARES

Director: Craig Gillespie. Guión: Thomas McCarthy. Con Jon Hamm, Pitobash, Suraj Sharma, Madhur Mittal, Aasif Mandvi, Darshan Jariwala, Lake Bell, Alan Arkin, Bill Paxton, Gregory Alan Williams, Allyn Rachel, Tzi Ma, Rey Maualuga, Bar Paly y Jaspaul Sandhu. Historia de superación con moralina final, basada en la historia real de un agente de deportistas norteamericano que busca lanzadores de béisbol en la India.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

VAMOS DE POLIS

Director: Luke Greenfield. Guión: Luke Greenfield, Nicholas Thomas
Con Nina Dobrev, Angela Kerecz, Jake Johnson, Damon Wayans Jr., Andy Garcia, James D'Arcy, Rob Riggle, Natasha Leggero, Keegan-Michael Key, Olia Voronkova, Anna Colwell, Jonathan Lajoie, Libby Blanton, King y Jeff Chase. Disfrazados de polis beben y ligan mucho mucho más, así que no hay nada como hacerse pasar por agentes del ¿orden? en la ciudad de Los Ángeles.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

THE PRINCE

Director: Brian A. Miller. Guión: Andre Fabrizio, Jeremy Passmore. Con Jason Patric, John Cusack, Bruce Willis, Jessica Lowdes, 50 Cent, Rain, Tara Holt, Jessica Lowndes, Johnathon Schaech, Gia Mantegna, Courtney B Turk y Don Harvey. Ajuste de cuentas entre pillos de muy diverso calado.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

ALGUIEN A QUIEN AMAR

Director: Pernille Fischer Christensen. Guión: Kim Fupz Aakeson, Pernille Fischer Christensen. Con Mikael Persbrandt, Trine Dyrholm, Birgitte Hjort Sørensen, Sofus Rønnov, Eve Best, Lourdes Faberes, Peter Frödin, Thomas Hwan, Asger Gottlieb, Alfa Liv Ottesen, Anders Wallin, Jonas Krag, Henrik Liebgott y Jacob Gurevitsch. Drama sobre un famoso músico enfrentado a su pasado, hecho ahora presente en forma de nieto que no conoce.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

COHERENCE

Director: James Ward Byrkit. Guión: James Ward Byrkit, Alex Manugian
Con Nicholas Brendon, Maury Sterling, Emily Baldoni, Lorene Scafaria, Hugo Armstrong, Lauren Maher y Elizabeth Gracen. El paso de un cometa la lía parda en un pequeño rincón de Finlandia.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

DOS DÍAS, UNA NOCHE

Director: Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne. Guión: Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne. Con Marion Cotillard, Fabrizio Rongione, Pili Groyne, Simon Caudry, Catherine Salée, Batiste Sornin, Alain Eloy, Myriem Akeddiou, Fabienne Sciascia, Timur Magomedgadzhiev, Hicham Slaoui, Philippe Jeusette, Yohan Zimmer, Christelle Cornil y Laurent Caron. Angustia supina ante la posibilidad de quedarse sin curro y tener que pedir a los compañeros algo más que un favor.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

TIP TOP

Director: Serge Bozon. Guión: Odile Barski, Serge Bozon, Axelle Ropert. Con Isabelle Huppert, Samy Naceri, François Damiens, Sandrine Kiberlain, Karole Rocher, François Négret, Aymen Saïdi, Elie Lison, Saïda Bekkouche, Allain Naron y Issam Akel. Dos mujeres policías de asuntos internos, raras como ellas solas, haciendo la versión fílmica francesa de la novela del británico Bill James.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

CUANDO DESPIERTA LA BESTIA

Director: Jonas Alexander Arnby. Guión: Rasmus Birch. Reparto: Lars Mikkelsen, Sonja Richter, Jakob Oftebro, Gustav Dyekjær Giese, Sonia Suhl, Mads Riisom, Stig Hoffmeyer, Tina Gylling Mortensen, Benjamin Boe Rasmussen y Esben Dalgaard. Mucho más que una historia de licantropia en el norte de Europa.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

PACO DE LUCÍA: LA BÚSQUEDA

Director: Curro Sánchez Varela. Con Paco de Lucía, Carlos Santana, Alejandro Sanz, John Mclaughlin, Estrella Morente, Pepe de Lucía, Chick Corea, Al Di Meola, Rubén Blades, Carles Benavent y Jorge Pardo. Para conocer y ver la grandiosidad musical y naturalidad del maestro, nada como este documental que dirige su hijo.





El Blu-ray de la semana

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

BAJO LA MISMA ESTRELLA

Uno de los más recientes pelotazos de la taquilla norteamericana viene en forma de drama adolescente. El realizador Josh Boone nos presenta la historia de Hazel, quien a pesar de que un milagro médico ha conseguido reducir su tumor y darle unos años más de vida, siempre se ha considerado una enferma terminal.



Sin embargo, cuando Gus entra a formar parte del grupo de ayuda para enfermos de cáncer juvenil, la vida de Hazel se transforma por completo. Shailene Woodley, Ansel Elgort, Laura Dern y Willem Dafoe son sus protagonistas. Los extras incluyen el cómo se hizo, trailers, comentarios y clips musicales. Este Blu-ray puedes encontrarlo en Acción HD.

JOSÉ LUIS SALAS

Ocho han sido los cortometrajes seleccionados para la sección competitiva del FIC Porcuna

El jurado de la sección competitiva del Festival Internacional de Cine de Porcuna ha elegido a ocho de las más de noventa obras recibidas por la organización. Además, todos los trabajos seleccionados serán de directores españoles, algo a destacar puesto que la Asociación Contrapunto, organizadora del evento, ha recibido cortometrajes de diversos países como Irán, Estados Unidos, Canadá, Francia, Italia, Dinamarca, Perú o Argentina. A partir de las 20.30 horas en el cine-teatro María Bellido.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

El jurado ha estado formado por la fotógrafa Toñi Moreno, que tiene en su poder varios premios fotográficos durante la última década; por la periodista Pilar Jiménez, actualmente integrante de la plantilla de Cadena Dial y participante en seminarios cinematográficos como ‘El Cine de Hoy’, Festival de Cine y Deporte y Festival de Cine Europeo, todos en Sevilla; y por el profesor y amante del cine, Manuel Morente.

Cortometrajes seleccionados

-Formen Fila: (10’) Director: Raúl Sánchez Mancilla. Sinopsis: Un soldado camina por el campo. Llega hasta un lugar donde otro grupo de soldados forman una fila. Pide la vez. Durante la espera, inicia una conversación con el soldado que le precede. Dialogan sobre la guerra, la muerte, la religión, el amor,... Mientras tanto, la fila sigue avanzando.

-La muerte dormida: (15’) Director: David Casademunt. Sinopsis: Irene, una niña de 6 años, quiere ir a ver a su madre porque está enferma. Pero su hermana Silvia, de 15 años, tiene órdenes de que no deben ir al hospital pase lo que pase. Retener a su hermanita será una tarea difícil ya que la pequeña cree tener el remedio para curar a su madre... algo que ha leído en un cuento infantil. Y tú, ¿crees en los cuentos de hadas?

-Casitas: (10’) Director: Javier Marco. Sinopsis: A sus 35 años, Carlos y Marta tienen la vida que siempre habían soñado... una casa con jardín, un perro, incluso van a tener un hijo... Pero una vida no puede ser tan perfecta.

-La Caída: (25’) Director: Fran Menchón. Sinopsis: ¡Este es el video que las autoridades no querían que viéramos! el fin del mundo ya está aquí, mirad este documental y disfrutad de los últimos días de vuestras vidas.

-El Calipo: (8’) Director: Fran Menchón. Sinopsis: Reflexiones existencialistas de dos hombres.

-Sentidos: (15’) Director: José Vega. Sinopsis: Zoe está tumbado en un viejo colchón recordando tiempos mejores. Hubo un tiempo en el que lo tenía todo. Pero lo perdió. Con el paso del tiempo, está empezando a olvidar. En un mundo falto de sensaciones, cada vez le cuesta más recordar las que tuvo. Sabe que no siempre fueron positivas, pero las anhela. Ha pensado muchas veces en la muerte, pero sin saber muy bien por qué, su instinto de supervivencia aún le mantiene vivo. Ni siquiera es capaz de discernir si es un afortunado o la desgracia se ha cebado con él. En el fondo, todavía tiene la esperanza de encontrar un mundo mejor.

-Fault: (3’) Director: José Francisco Sánchez Rubio.

-A las doce se abre: (10’) Director: Javier Gómez Bello.

REDACCIÓN / PORCUNA DIGITAL

Porcuna estará presente en la Feria de Turismo Interior de Andalucía 'Tierra Adentro'

El Ayuntamiento de Porcuna participará por primera vez en la Feria de Turismo Interior de Andalucía, 'Tierra Adentro'. Esta feria comercial tiene como objetivo promocionar el turismo interior, y es por ello que en esta décimo tercera edición, el Consistorio porcunense da un paso más en la promoción y publicidad de la localidad, y para ello contará con un stand cuyo nombre será 'Porcuna: Piedra y Aceite'. La Feria se celebrará durante todo el fin de semana en las instalaciones de IFEJA y tendrá los horarios de 11.00 a 20.00 horas el viernes y sábado, y de 11.00 a 18.00 horas el domingo.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Desde hoy y hasta el domingo tendrá lugar la XIII Feria de Turismo Interior de Andalucía 'Tierra Adentro'. Más de 400 empresas turísticas del panorama nacional expondrán sus productos a todos los asistentes, y ahí estará Porcuna ofreciendo sus dos productos estrella, el aceite y la piedra. Para ello, el Ayuntamiento del municipio ha invitado a que acudan al stand las cooperativas de la localidad y a tres artesanos porcunenses. La cultura estará representada en la Feria con el Museo Arqueológico Municipal de Obulco, que expondrá el Toro Orientalizante de Porcuna. Además, representantes del Festival Internacional de Cine de Porcuna que comienza hoy pasarán por el stand para publicitar el evento.

El oro líquido de Porcuna estará presente en la XIII Feria de Turismo Interior de Andalucía 'Tierra Adentro'. Las cooperativas de San Benito, Virgen de Alharilla y San Isidro, y la almazara Olior Porcuna promoverán en este fin de semana la calidad del aceite local. Oportunidad única la que se les presenta a las cooperativas y la almazara, ya que esta feria pretende llegar a los diez mil visitantes por lo que es una gran ocasión para que todos los asistentes conozcan Porcuna y su aceite.

En cuanto a la piedra, el stand contará con tres artesanos locales, dos canteros de piedra y un artesano de la madera. Durante el fin de semana el Taller de Cantería Aguilera de Dios y el Taller de Cantería Mármoles Valenzuela expondrán ejemplos de sus trabajos realizados en piedra, un material de una calidad única que se encuentra en la cantera de Porcuna. Por su parte, Artesanías Pérez y Pérez mostrarán todos sus trabajos realizados en madera y esparto.

El Museo Arqueológico Municipal de Obulco pondrá la nota cultural y presentará el patrimonio de Porcuna con una copia del Toro Orientalizante de Porcuna, la cual se realizó del escaneo en 3D de la escultura original y del mecanizado de estos datos en el Centro Andaluz de la Piedra de Macael a partir de un robot que talló la pieza.

Porcuna se introduce por primera vez en esta Feria con la idea de que se conozca más nuestra localidad, para ello desde el Ayuntamiento han elaborado un tríptico donde se encuentra una guía del municipio y de los lugares a visitar cultural como gastronómicamente para que todas las personas que visiten Porcuna tengan una feliz estancia.

REDACCIÓN / PORCUNA DIGITAL

Un impostor entre impostores

¿Os acordáis de todos esos artilugios que utilizaba James Bond en sus películas para camuflarse en las situaciones más inverosímiles? ¿Los alteradores de voz, los guantes con huellas digitales falsas, los relojes con láser...? Pues todo eso no sirve de nada. Como tampoco hace falta tener la cara de Pierce Brosnan o Sean Connery, ni por supuesto, esa insoportable flema británica.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Yo, con mi cara de niño de colegio de curas con cierto atisbo de disfunción cognitiva leve me he burlado de parte de la élite empresarial y política del país, y encima me he hecho fotos con ellos y las he subido a Facebook, para fardar. Por si no fuera suficiente haberles sacado la pasta, haberlos coaccionado y mentido en sus narices.

En mi defensa diré que la mentira sólo funciona cuando sendas partes quieren creer en ella. Cuando visitaba a un empresario importante para proponerle un proyecto lucrativo después de enseñarle mi foto con Aznar o con su señora a modo de credencial, a este le daba igual que pareciese que me hubiese escapado del instituto: lo único que veía en mí era al niñato pijo que le iba a hacer ganar un montón de dinero.

Yo no era el que mentía, era el capullo avaricioso que creía en un cuento fabuloso el que lo hacía, aunque fuera a sí mismo. Por mucho coche de lujo que usara, trajes caros que vistiese, o absurdos cargos en el CNI me inventase, no era más que un chaval de 20 años con mucha gomina y labia para hacerme el importante.

Pero claro, en un país donde la pirámide social culmina en un reducido número de trepadores de diversa índole, lo raro es que, una vez en las alturas, otro trepador te intente hacer bajar a la fuerza. Es como ese dicho popular de "cree el ladrón que todos son de su misma condición".

Politicos corruptos, empresarios codiciosos y personajes ruines varios sin una profesión concreta no muestran reparos en robar de las arcas públicas, empobrecer a la clase obrera, deshauciar a familias enteras o llevar al país a la bancarrota con privilegios infames. Sin embargo, entre compañeros parece imperar un suerte de código de honor del ladrón. Los negocios son los negocios, y ahí no hay ni ideologías, ni ética ni conciencia.

Y así fui escalando, como todos. Prometiendo favores, haciendo la pelota, aparentando lo que no había ni por asomo. Un héroe de nuestro tiempo. Quizás hagan hasta una película de mis aventuras, como esa de Leonardo DiCaprio con Tom Hanks, después de escribir mis memorias e ir a las tertulias de televisión. Incluso puede que me contraten de asesor en algún partido político o empresa del Ibex.

Hasta entonces, Don Nicolás tiene muchos negocios y contactos que hacer en la cárcel (si finalmente desenredan todo lo que he liado). Parece que el ambiente ha mejorado mucho desde que el PP estableció allí una nueva sucursal.

Confesión hipotética (y con mucha mala leche)
de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, también conocido como Don Nicolás.


JESÚS C. ÁLVAREZ

23/10/2014

Más de 140 duatletas participarán el domingo en la localidad el I Duatlón Cross

Con casi todas las plazas cubiertas, ayer finalizó el periodo de inscripción para el I Duatlón Cros ‘Ciudad de Porcuna’. Más de 140 duatletas se darán cita en la localidad el próximo domingo 26. La prueba tendrá una duración de unas dos horas, de 9 a 11 de la mañana. Así, la organización pide durante ese tiempo la colaboración y paciencia de la ciudadanía puesto que, sobre todo, en el segundo tramo de carrera a pie, las principales calles del pueblo permanecerán cortadas aproximadamente durante una hora.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

El triatlón ha dado pasos de gigante en estos últimos años. Ésta, una de las modalidades deportivas más exigentes, se está convirtiendo en uno de los deportes más practicados en la actualidad. Con gran variedad de combinaciones y distancias se presenta como una actividad muy atractiva para deportistas provenientes de la natación, el ciclismo y el atletismo.

Porcuna se ha hecho eco rápidamente de esto y una vez más sigue apostando por el deporte organizando, por primera vez, un Duatlón Cros en el municipio. Aunque ya es cuna del deporte, se atreve a comenzar esta andadura a lo grande, con un Duatlón dentro del Circuito Provincial de Diputación de Jaén y bajo la supervisión de la Federación Andaluza de Triatlón.

Es un evento ambicioso, complicado desde el punto de vista organizativo pero a la vez muy beneficioso para Porcuna, puesto que muchos atletas vendrán de fuera para competir a la vez que conocer la localidad. Los duatletas pasarán por las principales calles del pueblo deleitándose con sus monumentos a la vez que luchan por hacer un buen puesto o una buena marca.

La organización, en manos del Ayuntamiento y los clubes de Ciclismo y Atletismo de la localidad está haciendo todo lo posible para que salga bien y no haya ningún problema. Además, cuentan con el apoyo de los jueces de Triatlón de la federación, con la gran labor que ya está haciendo la Policía Local y Guardia Civil, con un comité organizador totalmente involucrado y sobre todo con sesenta voluntarios que ese día serán imprescindibles para que el duatleta pueda disfrutar de su carrera sin preocuparse por nada más.

Horario de la prueba
  • 7:30: Entrega de Dorsales
  • 7:45: Apertura de Boxes
  • 8:40: Cierre de Boxes
  • 8:45: Reunión Técnica
  • 9:00: Salida de la prueba
  • 9:40: Corte de la 1ª Carrera pie
  • 11:10: Corte carrera mtb
  • 11:30: Llegada prevista ultimo corredor
  • 12:00: Entrega de Trofeos

REDACCIÓN / PORCUNA DIGITAL

Espiritusanto Huertas Aguilera, dos escenas de Espiri "La del Carrillo"

Ante la lápida negra del cementerio viejo, Espiritusanto Huertas Aguilera, como un telón negro de melancolía galaica, y nieblas con calderos de queimadas curativas, y un sentir de viuda antigua, la que, aún, al quitarse los lutos, parecía que lutos llevaba, aunque estuviera rodeada de tantos azúcares rosas y tantas sales de jobitos dentro de su Carrillo azul, y tantos juguetes de plástico colgados de las cuerdas blancas de las paredes blancas, que la hacían parecer la siempre abuela de los niños: una abuela bruja que convertía los guijarros en caballitos de plástico, y las chinas de los estanques en muñequitas dúctiles y moldeables, a la que le llegaban las infancias de los orfanatos a reclamar su regalo de Reyes, o cuanto menos, unos sobres de cromos para juntar el álbum de la infancia, porque la infancia se resume siempre en unos álbumes llenos de cromos pegados con gachuelas de harina y agua, aquellas pequeñas memorias de los niños que intercambiábamos las estampitas en el campo de fútbol de la Plazoleta- por donde el Luiso Valenzuela siempre era el niño que más cromos tenía, y los repetidos, siempre se le amontonaban en sus manos para presumir de abundancia frente a los que sólo teníamos seis o siete repetidos, y dando siempre en ser los de Santillana, aquel mítico delantero del Madrid, pero al que siempre le faltaba el futbolista aquel que nunca salía para ponerle al álbum el punto y final, y que bien pudiera ser el cromo de Pirri, y daba cincuenta por uno al que se lo consiguiera- por donde, a falta de balón, se pateaban cientos de naranjas que rodaban por los suelos metiéndole goles al sagrado Corazón de Jesús, mientras un municipal venía, con la porra en su mano baralla, dispuesto a poner fin a tal dispendio de zumos derramados, o descendiendo las escaleras de piedra como si fueran canicas bajando las escaleras de una película de terror, mientras las niñas, sentadas en los escalones, arredradas de los niños, aquella avoleza que todavía era lo prohibido, jugaban a los recortables de las muñecas de papel- que es imagen genial y una greguería fina, que nunca supo captar, Ramón Gómez de la Serna, aquel que lo captaba todo, y al que nada se le escapaba- les cambiaban sus vestiditos de papel, y poníanles las faldas y los pelucones rubios y los sombreritos de campo con una margarita blanca deshojando sus fabulaciones y sus primeros empeños de niñas de coser, aunque soñasen esos vestiditos en sus telas para vestirse con ellos y dar largas caminatas por donde solían pasear los enamorados.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Ante la lápida negra, donde unas letras antiguas y negras, en las que apenas se distinguían y leían las palabras, brotaban desde el imposible olvido lo que fue un nombre y unas fechas determinadas, que el tiempo de lo atezado destiñeron hasta formar la pereza de un recuerdo cabezalero y notarial, que de tan lejano, va creando un hábito secuencial y soterrado, vistiendo a la monja Espiri con hábitos de albaceas y deslumbrantes apariciones marianas ante el altar de las cruces de piedra donde falan los muertos las palabras que sólo escuchan las viudas con mucho oficio, mucho dolor , o sólo sea, en el perpetuo e imperecedero bello amor consagrado, las viudas eternas que, en muriéndose el amor, no habría otro amor sustitutivo, a pesar de viuda joven y llañica rezando las oraciones de los huesos en las atardecidas de los rezos difuntos, como aquellas oraciones que le rezaban en las casas enlutadas a sus muertos recientes, a donde iba la Niña Amalia, en negro y en moño y tan antigua, y tan galaica- esa otra cosa galaica que también tenía Porcuna, y que ya no- a rezar el rosario, mientras un Alfredo de seis años, asomado por el barandal de yeso de la escalera escuchaba ese monótono murmullo del rezo, fantasmal, aterrador, viniendo de esa congregación de mujeres de negro, veladas y pálidas, pero que, también era poesía, muy romántica y muy trágica.

Ante la lápida negra del cementerio viejo, adornado con cipreses, fosa común para los esqueletos de los muertos voluntarios, y recuerdos de Nereos y combatientes nacionales, de algún Batallón gaditano, donde la mano invisible de la añoranza ponía flores cada vez que noviembre nos dejaba sus nueces y su cosa mágica del caldo con membrillos, castañas y ciruelas, una mujer de negro abre la rejilla de la lápida como si abriera una capillita con una Virgen de madera, con luces de oro o de doradas velas, flores de plástico y una estría de hucha para el recibo eclesial de las limosnas. Una mujer limpia las letras, que en el lienzo blanco del trapo de cocina parecen desteñir creando sábanas santas, cuando apenas son ya letras con tiempo, y motas de polvo, y de tan gastadas, por tantos años ya siendo palabras sin eco, borrosas en negro, ya no saben expirar y se dejan hacer en el limpiado de cara, en el pequeño polvo que la tierra del verano dejó incrustada en su tránsita serigrafía de cantera, y en su geografía donde todo son fechas anunciadoras, poniendo principio y fin a una batalla tan tempranamente perdida, desde las del aquí ahora del nacimiento, aquella esencia, hasta las otras fechas tan trigosas de la defunción, esa ausencia tapiada con lápida negra, donde dentro reposa el lado aquel de la tiniebla amarrando un pasado fugitivo y tan escaso, que ni tiempo hubo para alumbrar vida y heredades, relaciones de parentesco y de dar oreos, donde poder rescatar del ayer aquel rostro tan amado, tenido ya para siempre en una foto de papel que borra el sol, como los días irían borrando las lágrimas.

Espiritusanto Huertas, arrodillada ante la lápida del amor muerto, reza las oraciones de la tarde en la hora en que los difuntos toman el té a la derecha del Padre, perfumando oriental el verde volátil de los ondulantes cipreses majestuosos: “Padre nuestro que estas en los cielos…” reza esta beata doña Estefaldina valleinclanesca, que en lugar de hacer calceta vende gominolas rojas, cartuchos de pipas de “Casa Paco”, palitroques de regaliz y Palotes de nata y fresa rodeada de niños tomando la primera comunión en el mundo de los pirulines.

Arrodillada y de negro, Espiri es mujer de luto que mira la lápida negra mientras pronuncia encuentros bíblicos por aquella otra aurora o tenebrez por donde la religión quiere colmar de esperanzas a las viudas jóvenes y las querencias del alma; ese futuro encontrable en un paraíso o en un infierno, aunque, la viudedad debe ser cosa del limbo y la folía, y el limbo debe ser un estado de ánimo por el que el muerto gira y gira eternamente sin jamás derramarse en nada, hasta que la viuda que aguarda , arrodillada, rezadora y vigilante ante la lápida se vuelve también espíritu y en el encuentro dallend se posa en las otras alianzas, ya no las alianzas de oro, sino las alianzas de suspiros y bienvenidas, enlaza las manos siendo ya dos muertos, la muerte rotunda que le llega, bienaventurada para rescatar al amado en su muerte de limbo girando las espirales de los dantescos embudos, hasta ya caer definitivos en el otro aire donde los cuerpos flotan hasta ser espíritus remunerados, y al que, religiosa y credencialmente, se le puede llamar paraíso.

Arrodillada ante la lápida negra, donde las letras ya no saben escribirse de tan desgastadas, de tan oscurecidas, Espiri le reza al marido muerto las oraciones de las iglesias, las que vinieren a dar en el Día de los Difuntos, esos otros santos sin martirio, si no fuera porque es martirio ser muerte tan temprana, mortaja tan sola por la calle del Comero, ante una vecindad de casas blancas habitadas por matadores de cerdos, encaladores de fachadas y albañiles sobre los andamios de leño.

Ante el hombre muerto que amara tanto, Espiri, solitaria como una reina descoronada encerrada en un calabozo, o una monja siempre de celda en todas sus clausuras y sus rosarios de nácar, vístele al muerto su traje nupcial, con el que la llevó al altar, aquel traje oscuro y aquella camisa blanca, y aquella corbata sin color, y aquella flor de azahar adornando aún y marchita, el bolsillo del pañuelo con que él le secara las lágrimas de altarejo, y si pudiera, Espiri, amortajaría también el ramo de novia, con sus margaritas viejas y amarillas y sus hojas otoñales. Ante el cadáver del marido muerto, una lluvia de aguas que caen de los ojos, como si fueran aguas de persignaciones, mientras
Espiri amortaja al galán de campo en la noche tan sola y tan apagada, con sus mochuelos serenando su orquestal manera de llamar y tratar con los muertos. Un luto negro y desventurado por el Comero, mientras la vecindad duerme, y la noche tan sola y tan quieta, para que, a la amanecida, el muerto se presente a la calle con el color blanco de su sustancia, y el traje nupcial, tan galán, tan garrampón y tan ausente, a pesar de todo.

Arrodillada ante la lápida negra, la mujer de negro tiene rojas las rodillas de tan arrodillada, y en su alma una especie de moratones como carnes pellizcadas, que, aunque alma, se notan sus mordeduras de tan sentidas:

-Tan pronto te fuiste, que ni tiempo me dio de estrenar en el lecho las sábanas del ajuar; aquellas blancas, bordadas con ramicos de rosas y margaritas de los prados. Tan pronto te fuiste de mi vida, vida mía, que ni tiempo de sellarnos en besos y en maternidades, y he aquí el dolor este, llevado en cicatriz íntima y ajena por esta esclava de su Señor, y a
la que llora en su tarde de otoño, solitaria como mujer huída, como voluntad que no quiere más presencias que tu ausencia nombrada, amado muerto. Ten la delicadeza de pronunciar mi nombre, que de tu nicho salga la voz o la fantasma de tules, y que me diga: “Espiri, he aquí el nombrado. Qué temprano se nos fueron los tiempos, qué madrugar de muerte tan acuciante y tan urgente. Qué ocaso tan verde, tan anticipado. Qué pronto se nos puso el sol y se acercó la luna”.

A Espiri, si no fuera porque el enterrador la llama en la hora del cierre de las puertas del sacramental, seguiría de rodillas ante la lápida negra que oculta huesos y traje esponsalicio venido a mortaja. Si no fuera por esa voz de Juanito El enterraor”, que le dice:

-Espiri, es la hora de cerrar el cementerio y de que abras tu Carrillo de golosinas, que están los niños impacientes esperándote, y dejar a los difuntos en sus horas plácidas y nocturnas, para que tramen sus conciliábulos y enseñoreen sus aparecidas: esas nieblas que vienen a dar en brumas de arroyo.

-Ya acabo, Juanito, no más acabe el rezo de una oración más y de encender unas candelas.

Ante la lápida negra, la viuda joven enciende unas mariposas en su cuenco de aceite, en su llama que oscila por un aire de suspiros, como si hubiera sido rozada por un beso, y en esas oscilaciones, la viuda Espiri siente que el amado muerto le habla en el difícil lenguaje mudo de la lengua de las manos idas, mientras en tarros de cristal, pone crisantemos blancos y moñas amarillas, que perderán sus pétalos formando sobre el granito un leve manto mustio.

-Ea, Rafael Juárez López- qué sonoro nombre- que ahí te quedas. Ya tienes limpio tu nicho, y las letras de tu nombre brillando, aunque sea en sus letras negras sobre negra lápida. Las lápidas deberían ser todas negras, y las letras y los números negros, como en negro están las numeraciones de los nichos, para que todo pueda leerse difícilmente, que los nombres de las lápidas muy claros, o muy dorados, hieren a los ojos como si no fueran muerte verdadera, de tan alegres que brillan. La letra negra da a la muerte toda su ausencia, y toda su contraría en el espíritu de las cosas remanecientes, y un sí adivinatorio quedando siempre en el misterio:

-Ya tienes tus moñas puestas adornándote festivo y ferial, y las mariposas encendidas para darle calidez al limbo del embudo, donde giras y giras esperando mi reencuentro. Cuando en la oscuridad salgas a danzar el baile nocturno de los muertos de cementerio, murmura mi nombre hasta sentirlo sobre la almohada.

-Espiri, la tarde se nos va y ya están las sombras apropiándose de las tumbas.

-Ya mismo los condioses, Juanito.

Espiri, a pesar de ser siempre, viuda de muerte natural, de muerte en el Comero, 32, al poeta romántico, tenebroso, y un algo guerrero y melancólico que escribe estas alucinaciones de cementerio, siempre le pareció Espiri viuda de guerra, viuda de guerra nacional y apostólica, con muerto nacional condecorado. Viuda de trincheras al aire libre del Cerro Muriano fotografiado en montaje por Kappa. Viuda de guerra recibiendo en sus manos las ropas del muerto caído en batalla, que pone sobre su pecho como sintiéndolo cerca antes de pasar al arca donde se guardan y conservan las cosas más queridas. Viuda de guerra a la que un día llaman a su puerta y le entregan un brazado de ropas de muerto a la cuitosa que gime, y las cartas que guardaba llenas de amor y cuidados y cosas de pueblo y aguarde, y aquella fotografía, guardando huellas de labios y santas esperas, que muestra a Espiri adornada de ondas y jazmines blancos. Viuda de guerra no siendo nunca viuda de guerra, pero pareciéndolo siempre; viuda que queda, más que viuda, como huérfana esposa, viuda hernandiana pero en su otro lado, en su otra hermandad, en su otra lotería: madre e hija en un mismo albor despejado, a la que se le concede una condecoración de hojalata, una paga de viudedad, tan ansina de escasa, que menguadamente vine a dar en poca mercancía, y a título honorario, el de duquesa viuda de un Carrillo de golosinas lleno de los sabores del menú diario de los niños. Viuda patriótica de patria guerra con garçon balado y garçon hermanecido, a la que se le concede el honor de ser viuda santa y se le entrega un carro de madera para aligerar la defunción, aliviar los lutos y ponerle música de niños hasta crearle un coro de querubines con chafarrinones y unas cuantas preces al señor Cristo de los mártires crucificado, y unas cuantas ganancias y recompensas para el avío del comer, para los exiguos alimentos de la viudedad vetusta, que la viuda de ayer era una viuda de poco comer, de mucho rezar y de mucho recordar, la que nunca soportó los huesos ni las lápidas claras. Viuda consustancial hecha de bala, y a pesar de siempre ser, viuda de muerte en cama, siempre pareció Espiri, viuda de guerra, siempre adornada con una bandera nacional con su lazo de luto derramando lágrimas hasta convertirlas en lágrimas de cristal o escarcha cayendo de la rama de un suspiro.

Espiri abandona el cementerio, y, ante la música de chirrido que cierra las puertas cancelas del cementerio, se estremece el luto a la viuda, como si aún fuera un luto reciente, o un luto que le teme a los malos espíritus del luto, luto que no cicatriza aún, luto premonitorio, y al paso por el Pozo ancho, Espiri escucha de las aguas estancadas y tan claras, las agonías de los ahogados y los suspiros de los que un día murieron por amor o por bala, mientras la galerna del aire, perpleja y asombrada, irrumpe en la alameda de los cipreses, como el soplo de un dios proclive a la peste de las patinadoras; o es que ya se habrán levantado los difuntos de sus lechos y habrán empezado a festejar su aquelarre.

La tarde le anochece a Espiri camino de su Carrillo azul. Esa mujer que sube de luto y aún de lágrima y de ojeras, pero a la que, a cada paso, se le va aclarando un poco el color, y despejando el semblante, como tomándole color, y en llegando por el Arco de la Plaza, deja de ser ausencia de nicho para ser apariencia de trato, convocando a los niños a un convite clemencial y goloso, y a los maridos de las tabernas convocando, para llevarles a las amas de casa de las radionovelas, unas bolsejas de pipas y avellanas con cáscara.

***

Al Carrillo de Espiri, todos los días, le llovía su lluvia de Reyes magos, una lluvia con viento y un aire de cintas adornando su voluntad de ser callejón de los milagros y cajón donde se escondían los duendes de las delicadezas: cajón sorpresa, arco iris de colores derramando sus dulces y sus salados sobre un sinfín de cabezas y monedas encerradas en las manos, que bajo el luminoso parasol del Carrillo de Espiri, siempre respiraban un nimbo de ser manos eternamente en vacaciones, y eternamente sonámbulas, o manos poseídas.

-¡Espiri: un cartucho de pipas, un regaliz negro, un regaliz rojo, dos gominolas, un chicle y dos sobres de futbolistas!

-¡A ver el duro antes!

-¿Es qué no te fías, Espiri?

-La cosa con vosotros está para fiarse. ¡Niño, que no me revuelvas las cosas!

Mientras el niño le hurgaba y le revolvía las cosas de las bolsas de plástico, buscando al indio de plástico con pelucón de plumas, y la carroza de plástico, y el sheriff del condado, y hasta la horca de los ahorcados bajo un álamo de plástico al que nunca se le caían las hojas, pero se le iban desgastando sus verdes y sus marrones hasta volverlo todo de color carne.

La invisible luna de las sensibilidades infantiles, le dibujaban al Carrillo de Espiritusanto Huertas , aquella hija de José Huertas “El hornero”, la que heredó el nombre de la hermana muerta, y era como nueva Espiri, reencarnada de una otra Espiri anterior, la que viera su luz en San Benito en el difícil parto de Celia Aguilera Uclés, ama de casa y de sus labores, oleos impresionistas, pinceladas ejemplares y multicolor, y al donaire de las efímeras lenguas tragonas, el Carrillo de Espiri esquivaba las manos con soplamocos de miradas azules y un tul haciendo velo, y oscureciendo, tenebroso, los bolsillos vacíos.

Al Carrillo de Espiri se le subían las telas que lo ocultaban, los plásticos transparentes, y tiempos después la puerta cremallera, hasta formar una música de carrasqueña en un sonido crujiente, que parecía llegar a todas las calles y todos los hogares de Porcuna, como si la persiana metálica del Carrillo de Espiri, tuviera el clamor y hasta el amor de las campanas eclesiásticas; sonido que abría ojos y escuchaba oídos:

-Mama, ¿me das una peseta, que ya ha abierto el Carrillo de Espiri?

-Te vas a tener que conformar con dos reales de agujero, que está el monedero vacío faltándole los jornales, y en la alcancía sólo suenan telarañas.

Y el niño le metía una guita a los dos reales de agujero, y se iba calle arriba, o calle abajo, hasta dar con el Carrillo de Espiri, mientras, como una onda , giraban y giraban los dos reales dándole vueltas por su cabeza, o en el nido del bolsillo, reposando y quemante, y empujando la moneda, a ver si, por sorpresa, para cuando llegara al Carrillo de Espiri, los dos reales se le habían multiplicado, siendo dos reales múltiples, creadores de música o de ruidos, al chocar los unos contra los otros.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Al Carrillo de Espiri “La del Carrillo”, se le subían las telas y dejaba al descubierto un rostro tapado, que era como una aparición, con muchos ojos que miraban desde las lenguas, y brillaban en todos los colores: el verde de la menta, el rojo de la fresa; de la naranja el naranja, y del amarillo el limón, formando una amalgama colorista y vangoghtiana, que, recreando en los ojos la fantasía de los azúcares y los tiernos churneos, , iba formando tartas de cumpleaños, a las que Espiri encendía las velitas de los ojos del regaliz, y de sus ojos también, siempre alertas, chispeantes siempre y como engreídos y refunfuñantes , y en un mirar de aquí para allá controlando todas las manos y todas las miradas que pudieran dar en sorpresa, u ojos camaleones, que, más que mirar de frente o de reojo, le daban vueltas a la cabeza mirando hacia todos los horizontes: si a la izquierda, la pared donde siempre había un niño, por si acaso, en algún descuido de Espiri, lo pillaba ya mascando el regaliz del hurto, si a la derecha, la juguetería de plástico, dentro del cuchitril donde moraba su Carrillo cuando no era día de sacar el Carrillo a la calle: camioncicos a los que rápidamente se le caían las ruedas o le quedaban holgadas, con el conductor hincado con palitroque, hierático, profesional y aventurero, muñecas a las que, rápido, se le caían los brazos y pasaban a ser muñecas mancas y muñecas de enfermería pidiendo vendas y gomas de plástico, y exigiendo mimos de muñecas inválidas y aún enternecedoras, y tan de color carne. Al fondo de su espalda, a donde iban sus ojos cuando a Espiri le aparecían los magos ojos en la nunca de su permamente, el tercer ojo de la nunca de Espiri miraba la pared por donde colgaban tambores y palillos, y grandes bastones huecos rellenos de caramelos de sabores, y al otro fondo, el fondo de sus ojos callejeros, la Plazoleta con los niños, y la Parroquia con sus campanas y sus rezadoras con velas y muchos pesares apañados, donde Espiri rezaba sus oraciones de beata puesta en misas en todas las horas de la jornada donde un cura abriera un Evangelio, confesara los pecados confesables, y diera de comer a las almas pías de las rezadoras con el blanco de la oblea, y donde Espiri cantaba las canciones de manual, o entonaba un MEA culpa con muchos perdones:

-¡Niños: a ver si os vais a comer las pipas a otro sitio, pues no será que no hay Plazoleta de sobra, que me ponéis la puerta perdida con tanta cáscara, que no doy abasto para escoba y recogedor…!

-Beneficios son, Espiri. Le decía el tonto de las palabras contundentes y solas, el de las gafas de aumento, y el aire como de pantalones con mizo subiéndole hasta el ombligo, bien holgados y mejor cinchados, y esas manos tan enormes, dispuestas para pegar tortazos o inocentadas, con que se adornaban los tardos y melindrosos, y con el alma cándida para ser angelitos del cielo, y un no sé qué de inocencias, y como lágrimas sin derramar, que hacía que Espiri, algunas veces, le regalará un caramelo de naranja de la bolsa grande donde convivían en el reino de los caramelos, aun siendo reinado tan efímero, como efímeros aguinaldos, o le soltaba un “¡Deja eso que estás tonto!”, y dándole al tonto un palmazo de monja, a la que no le alcanza el pellizco por el bien correr del niño, lo plantaba a la puerta del cocherón del Carrillo, aspada, gremial, autoritaria, cuidante de sus negocios como debe ser buen capitalico, aunque mañana le regalara al de las gafas de aumento otro caramelo de naranja con alguna caricia en su cabeza, por ser de los niños más queridos por Dios.

¡Ay!, esta Espiri del ayer de su Carrillo, cuando se quitaba el velo del luto de su viudedad de cementerio, tan rezadora, tan suplicante, tan alumbradora de cirios y limosnas para las obras pías de Auxilio social, acudiente a todas las misas, y a todos los enfermos y a todas las limosnas, tan mártir con las procesiones de crucificados y dolorosas, y tan alborozada con los bautismos, que, en creciendo lo más mínimo para mascar un jobito, les vendrían a Espiri con buenas monedas para sus negocios de encandiladora del señuelo con jamoncitos de azúcar, y salchichones de azúcar, y tomatitos de azúcar, esos con que, las abuelas, rellenaban aquellas cestas de Navidad que sólo sabían hacer las abuelas, en la cajeta de cartón con un asa cosida con cuatro hilos, donde los papeles de seda se rizaban para ofrecer pelucón blanco y regio, y un cerebro lleno de dulces candiles, arborescentes y sensuales. Cuando se quitaba el luto, dejando de ser Espiritusanto Huertas Aguilera, para pasar a ser, Espiri “La del Carillo”, y se vestía de pálidos, y de ama de casa con bambo chispeado, multiplicadas sus manos y multiplicados sus ojos; ventera antigua de los libros de historia trebejando el negocio de los intercambios, accidentada en la trujamanía de leyenda; mujer de tantos siglos atrás y tan de Plaza mayor; gitanilla suelta por las callejuelas de su permuta y ganancia, con esa pena por dentro que nadie le sabía, porque también Espiri pasaba a ser la viuda silenciosa, la viuda utópica, la viuda invisible e hipotética, la viuda monja a la que se le ha muerto Dios, la viuda frugal y accidentada, la viuda que sólo sabe llorar por las noches y come sopas de pan con dos cucharas en su plato, la viuda chirimiri que ni llueve ni deja de llover, y era su viudedad como una cosa adivinada, vibda, vibda, vibda de las cantigas alfonsinas, que cuando hacia sonar su sonajero retumbante y las monedas doradas de su pañuelo danzón, se facía de mesonera pregonando los asados de los embutidos de caramelo, a las plebes que, bajo los soportales, iban a la mañana del día a día de sus comercios.

Al Carrillo de Espiri, todos los azules se le volvían azul celeste, y cuando Espiri sacaba su Carrillo a la calle, para alguna festividad mañanera de Viernes Santo o de Feria real, la manica de pintura dada por Espiri a su carrillo azul, se le iba desdibujando hasta irle creando pequeñas alas blancas a los azules, por donde Espiri presentía angelotes niños jugando al juego de los algodones.

Aquella Espiri sacando su Carrillo azul de la iglesia de su cochera, como un paso de palio con una Virgen con los ojos de gominolas y en su pecho, siete espadas de regaliz en un rojo de sangre, y un corazón de chocolate y unas lágrimas de pipas de girasol, y Espiri empujando el carro, costalera de sus sagradas misiones, y procesiones también, haciendo el paso y la levantá ante el aplauso de las muñecas de plástico, y el estremecimiento de las vitrinas de cristal, ocupando su acera como mujer que ha pagado arrendamiento e inquilinato, y tiene su puesto guardado y su repartido por todas las esquinas y en todas las aceras, un Carrillo al que sólo le hacía falta una manivela para hacerlo sonar para dar comienzo al baile del ladrillo, mientras los niños sonaban alcancías que a los oídos de Espiri, se le volvían oraciones gramaticales y las cuentas de las viejas contadas a media luz:

-El día menos pensado, el Carrillo azul de Espiri le sale en procesión de aguas, o en Corpus Christi; sólo hay que ver que, en las cuatro esquinas de su trono, se le posan cuatro angelitos del cielo como si fueran angelitos de escayola, que al tracatrá de la rueda giratoria hacen los movimientos pendulantes de los anderos, y empujando al Carillo al salir de la iglesia de su cochera, Espiri le parece a Vicentillo arreando p’arriba con el carro de la Soledad.

-A ver, menor guasa, que no está el horno pa bollos, ni los ánimos para templazas, ni tampoco los oídos para esos diretes tan indecentes.

-Espiri, son sólo pensamientos, conjeturas y mimetismos que le salen a uno por tal de perder el tiempo, que no de ganar la gloria.

-Pues a pensar a otro lao, y de otras cosas sin pecado, que el Carrillo de Espiri no es más que Carrillo con muchas ventas y con decencias más, que donde ángeles ves, no son más que los cuatro palos sin esculpir que me sostienen la azotea y el tejar, por si le llueve al Carrillo, o por si hay que protegerse del sol.

-Palabras nunca le faltan a Espiri “La del Carillo”

-Ni mandamientos que cumplir tampoco me faltan.

Las pesetas de los monederos de las madres, esas monedillas sueltas, chatarreras aunque con prestancias, que no servían para el caldo ni para el cocido, iban al Carrillo de Espiri Huertas Aguilera, amarillas y bruñidas, manoseadas, a veces pesetas con barro o pesetas sudadas, pesetas pintadas de tiza en el niño que aún no se había lavado las manos, aquellas pesetas antiguas y franquistas y de elecciones divinas, que las madres daban a los hijos antes de salir para la escuela, donde siempre, para los que subíamos de aquellos arroyos sin agua, era la primera parada el Carrillo de Espiri, la primera lección de la jornada, las operaciones matemáticas de las sumas y las restas. Espiri convertida en don Luis Cabeza, explicando lo básico de los números y ese hacer del intercambio, a la vez que su cuadrilla blanca nos daba las rectas y los triángulos, y los rectángulos verticales de sus columnas enlucidas. Pesetas que ardían con el quemor del yerro: herreras de los bolsillos y de las manos, atronadoras maravillas que iban al Carillo de Espiri a por el manto de colores, y si pesetas no había, uno se ponía allí, en una de las cuatro esquinas del Carrillo de Espiri, para al menos, olor los olores que desprendían las golosinas, y si en una de estas, por alguna extraña compasión del a veces cariño de Espiri, en lugar del decir: “anda nene y vete ya que pides más que hablas”, se pillaba un supositorio de azúcar o un limoncillo tintado, como quien ha dejado caer una cosa intencionadamente, bienvenido se era al huerto y a la fábrica de chocolate, y luego tirar para los Grupos a unas cuantas clases de los maestros y un saltar las verjas encaladas con la energía del azúcar de colores que vendía Espiri la del Carrillo. Pesetas que Espiri iba cogiendo como quien recoge los frutos de un huerto en cañaveral, y que iba pasando por su cabeza como si las estuviera leyendo su código de barras, y las metía en el cajoncillo e iba sacando las vueltas y las sobras, y si no había ni vueltas ni sobras le daba al niño un caramelillo para completar la cuenta, y todo arreglado.

-A ver, una y una dos, y cincuenta, dos con cincuenta, y veinticinco, dos con setenta y cinco.

Espiri le abre al niño el puño de la mano y Espiri le va cogiendo al monto, las sumas de las pipas y de las estampitas de futbol; que nunca mejor mujer de cuentas que Espiri con las monedas menudas.

Retusada en el abstracto y en la campechanía, de ser la chacha de todo el mundo, y también mujer impresionista entre tanto colorido y tanta magia, y en tanta desfiguración también, cubista, encuadrada en foto o en fotograma de cinema; el hecho familiar de su presencia, ese ser ya de la casa de todos, y todos de su casa, aunque cuando se le armaba la bulla del milojos niñerío, hacía cantos de gallos y miradas de lechuza, pero afable ahí, recogidita tras su Carrillo, reposando en silla los momentos del silencio, tan obnubilada en sus rezos, sus cuitas y pensares, que cuando llegaba el niño y el niño la llamaba, Espiri hacía aparición repentina saltando de su silla, como un resorte de muelle, y como una marioneta saliendo al escenario para entablar el diálogo de la comedia del trueque ante el niño que sólo pregunta, a cómo está el precio de la sonrisa de sabores.

Existe otra voz dentro de mí que profundo te nombra, que eres tú Espiri la sombra, que bajo el toldo del cielo y la infancia del consuelo, viene de lejos aquí, para ofrecer regaliz y piruletas de fresa, a este eterno niño en esencia, que nunca quiso crecer, por eso está en el ayer, siempre vestido de infancia, siendo tú la Espiri que canta desde los brotes de armiño. Tú la Espiri de los niños, refunfuñona y clemente, la que perlaba su frente con gominolas de azúcar, la Espiri, beata y cuca, y la Espiri sonorosa, siempre vestida de rosa aunque viuda de luto. Guardiana de los arbustos silentes del cementerio. Espiri de los inviernos y de las lápidas negras. Viuda de las esquelas y las guardias crisantemas. Viuda de las hogueras mariposas del aceite, corre una brisa de afeites pespunteando tu calma, y en la espiral de las almas, tú sentenciando los duelos. Dama de los negros velos de las calles castellanas; de las penas aldeanas que dieron viuda en ti, te salvó el aguamanil de tu Carrillo celeste, persignándote la frente con aguas de las iglesias, y una corrala de abejas pidiéndote golosinas. Espiri de la cantina transparente de los niños, a tu Carrillo le hicimos pasión sin vuelta de hoja, donde sucedían las cosas vestidas de comunión: las hostias para el perdón y los pecados confesos, que en la rosa de los vientos de los niños peregrinos, ibas marcando el camino con una tiza de escuela. Tu Carrillo de madera, tu Carrilito dorado llevado en su procesión por el mapa de la calle quedó en su leña de bosque, y en un hacha que rompe todos los sueños de infancia: astillas de la ignorancia, sacrilegio de las dudas, tu Carrillo, Espiri muda, hecho tablas de pescao cuando fuera monumento de los sitios de Porcuna, y en la historia costumbruna de los resabios antiguos, Espiri “La del Carrillo” bordando sus iniciales en los álbumes caudales donde se guardan las glorias, esa luz de la memoria que de pronto se ilumina y nos vende golosinas y estampitas de colores; un escuchar ruiseñores y un presentir moralejas: la historia de una creencia que vino a llevarse el viento, y que rescatada en verso y en barba melancolía, nos dibuja de los días, sus cuatro cartas postales, amarillas, ideales, postales con nuestros rostros y nuestros pasos saltando en busca del aguilando de la joyería de Espiri.

ALFREDO GONZÁLEZ CALLADO
FOTOGRAFÍAS: ALBERTO RUÍZ DE ADANA GARRIDO