El equipo de Porcuna Digital les desea unas Felices Fiestas

Se acercan los últimos días del año y, por ello, queremos aprovechar este momento para agradecer a nuestros lectores, colaboradores, anunciantes y amigos la grata compañía que nos habéis brindado durante todo el año. Nuestros mejores deseos para estos días y para 2015...

EL PSOE pide reestructurar el acceso al subsidio agrario

El PSOE convocó una concentración para instar al Gobierno español a tomar algunas decisiones sobre el estado de los trabajadores eventuales del campo, entre las que destaca la eliminación o reducción de los jornales para obtener el derecho a la prestación del subsidio agrario.

Ricardo Pachón: "El flamenco no es un arte popular"

El productor musical y experto en flamenco, Ricardo Pachón, realiza un repaso a su carrera profesional y nos cuenta su visión sobre el pueblo gitano y, más concretamente, la vida de los gitanos trianeros que fueron desterrados del barrio sevillano en la década de los sesenta.

Fallece el periodista Miguel Ángel Bermudo

“Se enamoró de Porcuna y sus gentes en los casi cuatro años que trabajó en la localidad”. Así recuerda una de sus amigas, la periodista Pilar Jiménez, a Miguel Ángel Bermudo, que falleció ayer en Córdoba a los 42 años de edad tras unas complicaciones en su ya maltrecha salud.

El primer duatlón de muchos

El I Duatlón Cross ‘Ciudad de Porcuna’ se celebró el pasado domingo por las calles de la localidad y a través de su campiña. Integrado en la primera edición del Circuito Provincial de Jaén, esta modalidad corta del duatlón cross acogió a 143 duatletas.

La 'marea rosa' contra el cáncer recorre Porcuna

Unas 500 personas de todas las edades se echaron a la calle para realizar una marcha solidaria contra el cáncer de mama y en beneficio de A.E.C.C de la localidad. “La participación ha superado todas nuestras expectativas”, afirman desde el Consistorio

Ambiente festivo en la Feria del Aceite (G. fotográfica)

La Feria del Aceite está bien asentada en la localidad. Durante este fin de semana miles de porcunenses han salido a la calle para disfrutar de un evento que aúna diversidad de actividades. El Paseo de Jesús se convirtió en el centro neurálgico para los visitantes.

20 de dic. de 2014

Una caravana solidaria recogerá por las calles de Porcuna alimentos para los más necesitados

La Concejalía de Festejos del Ayuntamiento de Porcuna organiza una caravana solidaria para recoger alimentos para las personas más necesitadas por todo el municipio. Esta actividad contará con dos recorridos donde todas las personas que lo deseen podrán colaborar con alimentos y productos de higiene personal. Para esta iniciativa colaboran cuatro coros de la localidad y las bandas de música y de cornetas y tambores que amenizaran ambos recorridos. Todo está previsto para que comience a las siete de la tarde del próximo día 27. De esta manera, la recaudación del día irá destinado a las entidades locales Cruz Roja y Cáritas Parroquial.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

La Concejalía de Festejos ha decido crear una actividad cultural y solidaria, ya que las fechas en las que estamos así lo requieren, para que de esta manera las personas más necesitadas también puedan celebrar de la mejor manera posible la Navidad. Es por ello que se ha elaborado dos itinerarios en los que los coros y las dos bandas de Porcuna se dividirán para amenizar a todas las personas que colaboren con esta causa con su música y sus cantes. Estos dos recorridos abarcarán casi la totalidad del pueblo, ya que el objetivo es recaudar el mayor número de alimentos y productos de higiene.

El primer recorrido estará compuesto por la Banda de Tambores y Cornetas de Nuestra Señora de las Angustias que irá acompañada por el Coro Parroquial Infantil y el Coro Romero Alegría del LLano. En cuanto al segundo itinerario lo forma la Banda Municipal de Música 'Ciudad de Porcuna', el Coro Romero Sentir Alharillero y el Coro Romero de la Hermandad de Nuestra Señora de Alharilla. Los coros interpretarán un amplio repertorio de villancicos en las distintas plazas de la localidad, mientras que las bandas de música y de cornetas y tambores harán sonar sus sones en el camino de una plaza a otra.

Todas las personas que quieran participar en esta caravana lo podrán hacer en cualquier momento del recorrido, ya que en ambos itinerarios estarán acompañados de una furgoneta para recoger todos los alimentos y productos de higiene que se donen. Los alimentos han de ser no perecederos tales como lentejas, garbanzos o pasta, por ejemplo. En cuanto a los productos de higiene, gel, pasta de dientes o champú, entre otros.

Todo lo recaudado en esta caravana solidaria será para Cáritas Parroquial y Cruz Roja. Estas dos organizaciones se encargarán de repartir todos estos alimentos a las personas necesitadas que se acerquen a sus sedes en busca de ayuda.

FRANCISCO M. GARRIDO ROJAS / REDACCIÓN

El emperador que se hizo llamar Dios

Una de las señas de identidad más fuertes que tenemos las personas es el nombre que portamos desde que nuestros padres decidieron, antes de que naciéramos, que íbamos a llevarlo a lo largo de nuestra vida.

® C0MUNICA / INNOVACIÓN SOCIAL ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Ya desde muy pequeños respondemos a ese apelativo cuando lo escuchamos, de modo que mucho antes de que nos formáramos eso que los psicólogos llaman autoconcepto, o imagen de uno mismo, teníamos una fuerte identificación con esa palabra que nos diferenciaba de los demás y que la sentíamos tan pegada a nosotros que pareciera que era como una segunda piel invisible que nos envolvía.

Sobre los nombres se podría escribir mucho, ya que dado que la mayoría proceden del santoral cristiano los hay para todos los gustos, pues si no me equivoco hay así como diez mil. Evidentemente los hay rarísimos, de esos que uno ni se imagina que pudieran existir.

Con respecto al mío, dado que lo he escuchado desde que apenas levantaba un palmo del suelo y, más o menos, entendía las palabras, me parecía el más normal del mundo. Con unos años más, empecé a darme cuenta que era bastante raro, puesto que no lograba conocer a algún otro muchacho que lo llevara.

Cuando le pregunté a mi madre por qué tenía este nombre tan extraño, ella me contestó que era el de su padre, es decir, mi abuelo materno al que no llegué a conocer, y por el que ella sentía verdadera devoción. Bien es cierto que en una familia tan numerosa como la mía a alguno le tenía que tocar llevarlo y, dado que era el quinto de la lista, recayó sobre mí.

Una vez crecido, en más de una ocasión si tenían que tomarme nota para un documento o sencillamente pedirme los datos personales, observé la cara de extrañeza de quien me los pedía, por lo que no me cabía otra opción que decírselo muy despacio

Pasado el tiempo, cuando ya tenía alrededor de veinte años, la genial novela Cien años de soledad de Gabriel García Márquez vino en ayuda mía, pues acudía a la misma cuando comenzaba a impartir clases en la Universidad.

“No. Aureliano no es lo mismo que Aurelio. Son dos nombres de origen romano y aunque originalmente tengan relación lo cierto es que son distintos… Bueno, vamos a ver, ¿alguien ha leído 'Cien años de soledad' de García Márquez?”, solía aclarar al tiempo que, a continuación, interrogaba en los inicios del nuevo curso cuando me presentaba a los alumnos.

Eran tiempos en los que la lectura formaba parte de los hábitos de muchos estudiantes, por lo que algunos levantaban la mano, dando pie a establecer una pequeña charla acerca de la saga de Aureliano Buendía, protagonista de este espléndido relato, considerado como el punto álgido del realismo mágico en la literatura latinoamericana.

Bien es cierto que ha habido algunos personajes reales y conocidos que han portado este nombre, como el pintor impresionista Aureliano de Beruete, con una sala dedicada a su nombre en el Museo del Prado, o el tenor italiano Aureliano Pertile; pero lo que yo siempre deseaba era conocer la biografía del emperador romano que llevó ese nombre, dado que lo que obtenía se reducía a unos párrafos en los grandes diccionarios como el de Espasa-Calpe.

Por fin ha llegado a mis manos un libro titulado Aureliano. El emperador que se hizo llamar Dios del historiador y escritor Jesús Pardo, fundador y director de la revista Historia 16, y que, de algún modo, satisface la curiosidad que he sentido a lo largo del tiempo.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

La obra de Jesús Pardo se enmarca dentro de lo que se denomina narrativa histórica, aunque el primer capítulo está destinado a presentar al que fuera uno de los emperadores del Imperio romano. De su vida extraeré algunos párrafos para que podamos conocerlo.

Lucio Domicio Aureliano nació el 9 de septiembre de 214 en Sirmio, enclave que actualmente corresponde con Sremska Mitrovica dentro de Serbia.

Su lugar de nacimiento no nos debe llamar la atención, puesto que emperadores de la antigua Roma nacieron lejos de esa ciudad, basta recordar los nombres de Trajano, Adriano y Teodosio que nacieron en tierras hispanas.

Sus padres eran modestos arrendatarios de un senador llamado Aurelio, nombre que como puede suponerse fue el origen de los apelativos de algunos de sus hijos.

Aureliano se distinguió como militar, por lo que sus éxitos como comandante de infantería le acercaron al entorno del emperador Galieno. Posteriormente, se le nombró y sirvió como general en varias guerras, saliendo triunfante en ellas.

Por entonces, en el siglo III, el Imperio romano se estaba desmembrando, dando origen a estados separados: el Imperio de Palmira en Oriente y el Imperio Galo en Occidente. A ello había que sumar que las fronteras eran inestables por los ataques continuos que sufrían de los distintos pueblos y tribus, entre los que se encontraban los separados por las aguas del río Danubio.

En el año 268 muere el emperador Galieno, posiblemente por asesinato. Le sucede Claudio II, apodado ‘el Gótico’. No obstante, y como apunta Jesús Pardo, “la situación interna de lo que quedaba del Imperio no era mejor: Claudio, muy ocupado con restablecer la frontera, no había tenido tiempo para atender otras cosas cuando, dos años después, murió de peste en Sirmio”.

La proclamación inmediata de Aureliano como emperador remedió casi milagrosamente una seguridad tan frágil que cualquier error habría bastado para llevar al Imperio romano a la situación de desastre final.

“Con tanta catástrofe seguida, lo que quedaba de Imperio estaba desorganizado y abandonado. El recelo y el terror reinaban entre la clase dirigente, tanto en Roma como en las provincias. La moneda se encontraba devaluada por los abusos de quienes la acuñaban, que la envilecían para apropiarse del metal precioso. Nadie se sentía seguro en un ambiente de corrupción y terror generalizados, creciente pobreza e inseguridad viaria y marítima”, de este modo continúa Pardo la descripción de la biografía.

Sobre la forma de ser del emperador Aureliano nos dice que era una persona dura, cruel, irascible y violenta. Sus soldados le llamaban Manus ad Ferrum, “Mano a la Espada”, por su tendencia a dirimir las cuestiones desenvainando. Sin embargo, su excepcional y variado talento como emperador, y lo providencial de su llegada en el momento de mayor peligro para el Imperio, son aspectos aceptados por los especialistas que lo han estudiado.

Aureliano murió asesinado en septiembre de 275, cuando tenía sesenta y un años. Como sucedía en la antigua Roma, por gente de su entorno que buscaron deshacerse de él. No obstante, y a pesar de la brevedad de sus cinco años de reinado, recuperó las tierras perdidas, habiendo recibido antes de fallecer el título de Restitur Orbis (“Restaurador del Mundo”) por haber sido capaz de reunificar el Imperio.

De su paso como emperador, nos quedan como recuerdo los fragmentos aún vigentes de las murallas que rodeaban a la ciudad de Roma, ya que la cercó con elevados muros como forma de protegerla ante los inminentes ataques que se cernían sobre la misma.

Tras su muerte, el Senado lo deificó como Divus Aurelianus. Pero esto, a fin de cuentas, para quien conoce la historia de Roma, no era un hecho excepcional, puesto que los dioses no solo eran quienes habitaban los cielos, sino también aquellos emperadores que alcanzaron gran notoriedad y reconocimiento.

Así, Claudio Domicio Aureliano, el hijo de unos humildes colonos de tierras alejadas de la capital del Imperio, alcanzó a ser deificado con solo cinco años como emperador; cosa que no está nada mal.

AURELIANO SÁINZ

19 de dic. de 2014

La cartelera de el Salas

El periodista José Luis Salas, conductor del programa 'No son horas' y Premio "Antena de Oro", comparte con los lectores sus recomendaciones cinéfilas para el fin de semana. Experto en cine de autor, José Luis Salas es un reconocido maestro del periodismo musical y todo un especialista en el Séptimo Arte. No en vano, ha retransmitido para Onda Cero decenas de galas de los Premios Óscars de la Academia de Hollywood, además de colaborar en distintas publicaciones y en portales de Internet dedicados al cine, la música y la crónica social.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN



Podrás verlas en tu cine...

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

BIG HERO 6

El equipo Disney de Rompe Ralph repite pelotazo con esta adaptación del cómic de la casa Marvel en el que se mezcla la aventura, la acción, la comedia y cierta dosis de drama, centradas en el personaje de Hiro Hamada, un jovencísimo y brillante prodigio de la robótica que se encuentra atrapado en una trama criminal, que amenaza con destruir la tecnológica ciudad de San Fransokyo (es lo que tiene la influencia nipona).



Con la ayuda de su compañero más cercano –un robot llamado Baymax, que iba para enfermero, pero que termina siendo todo un superhéroe– Hiro une fuerzas con un variopinto equipo de primerizos, aunque singulares luchadores, capaces de plantar cara al crimen que amenaza su ciudad.

Don Hall y Chris Williams son los directores de este filme que ha contado con un nutrido grupo de animadores españoles que trabajan para los estudios Disney.



® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

EL HOBBIT: LA BATALLA DE LOS CINCO EJÉRCITOS

A la tercera va la vencida (¿o era la sexta?). Peter Jackson cierra esta segunda trilogía, precuela de la primera y creada por la magia de Tolkien. El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos supone el épico final de las aventuras de Bilbo Bolsón, Thorin Escudo de Roble y la Compañía de los Enanos.

Cuando reclamaron su patria al dragón Smaug, la Compañía desató sin querer una fuerza malvada en el mundo. A medida que el mal se cierne sobre su creciente conflicto, las razas de los Enanos, los Elfos y los Hombres tienen que decidir si aúnan sus fuerzas o se abandonan a la destrucción.



De repente, Bilbo tiene que luchar por su vida y la de sus amigos en la épica Batalla de los cinco ejércitos, mientras el futuro de la Tierra Media pende de un hilo.

En el elenco artístico repiten viejos conocidos: Ian McKellen, Martin Freeman, Cate Blanchett, Orlando Bloom, Ian Holm, Christopher Lee, Hugo Weaving, Elijah Wood, Andy Serkis, Stephen Fry, Jeffrey Thomas y Luke Evans.



Otros estrenos de la semana

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

DIOS MÍO, ¿PERO QUÉ TE HEMOS HECHO?

Director: Philippe de Chauveron. Guión: Philippe de Chauveron, Guy Laurent. Con Christian Clavier, Chantal Lauby, Ary Abittan, Medi Sadoun, Frédéric Chau, Noom Diawara, Frédérique Bel, Julia Piaton, Emilie Caen, Elodie Fontan, Pascal N'Zonzi, Salimata Kamate, Tatiana Rojo, Loïc Legendre y Elie Semoun. Taquillazo guasón del cine galo sobre unos padres muy conservadores, cuyas hijas resultan de lo más abiertas en sus matrimonios.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

MR. TURNER

Director: Mike Leigh. Guión: Mike Leigh. Con Timothy Spall, Paul Jesson, Dorothy Atkinson, Marion Bailey, Karl Johnson, Ruth Sheen, Sandy Foster, Amy Dawson, Lesley Manville, Martin Savage, Richard Bremmer, Niall Buggy, Fred Pearson, Tom Edden y Jamie Thomas King. Impresionante “biopic” del artista romántico británico J.M.W. Turner firmado por Mike Leigh y con un Timothy Spall sublime. Ojo, no es palomitera.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

STAND BY ME DORAEMON

Director: Ryuichi Yagi, Takashi Yamazaki. Guión: Takashi Yamazaki. El gato galáctico y cabezón de la tele tiene nuevo largometraje en 3D.





El Blu-ray de la semana

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

LOS MERCENARIOS 3

Llega la tercera entrega de la exitosa franquicia ideada por Sylvester Stallone, en la que de nuevo se ve las caras con Christmas (Jason Statham) y el resto del equipo, enfrentándose a Conrad Stonebanks (Mel Gibson), el hombre que fundó Los Mercenarios junto a Barney.

Stonebanks posteriormente se convirtió en un despiadado traficante de armas y alguien a quien Barney tuvo que matar... o eso creía hasta ahora. Stonebanks tiene un solo objetivo, acabar con Los Mercenarios. Sin embargo, Barney tiene un nuevo proyecto, reclutar individuos que sean más jóvenes, más rápidos y con más conocimientos técnicos.



Los extras incluyen varios documentales: Sangre Nueva. mejorada y aumentada. Video diario de Los Mercenarios, Escenas cómicas y Así se hizo Los Mercenarios 3. El momentazo legionario de Antonio Banderas, de lo mejorcito de la película. Este Blu-ray puedes encontrarlo en Acción HD.

JOSÉ LUIS SALAS

Encarnación Gay se hace con el primer premio del Concurso de Belenes

El Ayuntamiento de Porcuna como cada año, Navidad tras Navidad, organiza el Concurso de Belenes. En la edición de este año se alza con el primer puesto Encarnación Gay, Belén que es muy esperado por todos los aficionados al arte de estas pequeñas figuras. La ganadora recibirá un premio en metálico de 120 euros. Este año el lugar escogido por la ganadora para exponer su Portal de Belén ha sido la Casa de la Piedra, uno de los rincones más emblemáticos de Porcuna.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

La Navidad es una fecha de tradiciones y de ahí que el Consistorio porcunense realice cada año el Concurso de Belenes local, ya que es esperado por muchas personas de la localidad. Para este 2014 han sido doces los concursantes que han querido participar con sus Nacimientos, divididos en las tres categorías de las que consta el concurso: adultos,infantil y escaparates comerciales.

En la primera de sus categorías, la de adultos, Encarnción Gay ha sido la afortunada que ha conseguido el primer puesto, siendo ya una de las veteranas del concurso, atesorando primeros premios en años anteriores. Su Belén se encuentra expuesto en la Casa de la Piedra, y por lo tanto recibirá un premio en metálico por valor de 120 euros.

La segunda posición ha sido para Manuela Salas, recibiendo de esta manera un premio dotado de 90 euros; su Portal de Belén se encuentra en la Plaza de la Cruz. El tercer puesto en esta ocasión ha sido para Soledad de Dios, la cual recibirá 75 euros y su Nacimiento se encuentra en la calle Cruz de la Monja. Cerrando el reparto de premios en el apartado de adultos se encuentra el Belén del Colegio Santa Teresa, ganando de esta manera 65 euros.

En este concurso también tienen espacio los más pequeños de las casas, ya que estas fechas son muy espaciales para ellos, para participar en esta categoría deben de ser menores de 16 años. Este año cuenta con dos ganadores, en primer lugar, Jesús Pérez con su Nacimiento en la calle Rafael Bellido, por el que obtendrá 90 euros. En segunda posición ha quedado Rocío Morente con su Belén en la calle Sebastián de Porcuna y recibiendo de esta manera 60 euros.

Por último están los comercios que participan con la decoración y puesta de Belén en sus escaparates. Tres son los ganadores de esta edición, quedando en primera posición la Papelería Séneca, por el cual recibirá un premio por valor de 60 euros. La Droguería Cruz consigue el segundo puesto en el concurso para recibir así 50 euros. Y completando el podio de escaparates ganadores el comercio de Marta Herrador ganadora de 40 euros.

Todos los Belenes que han participado en esta edición del concurso podrán ser visitados el Día de Navidad a partir de las seis de la tarde. Así todo el pueblo podrá vislumbrar y disfrutar del arte y el sentimiento que cada autor le ha puesto a su Belén, ya que esas pequeñas representaciónes del Nacimiento del Niño Jesús han alcanzado un nivel muy importante en Porcuna

FRANCISCO M. GARRIDO ROJAS / REDACCIÓN

El voto inútil

Uno de los mayores éxitos del bipartidismo, como lo entendemos en España, ha sido sacar fruto del llamamiento al voto útil, en una sociedad que aún hoy no ha podido desprenderse de la rémora republicana y los posteriores efectos del franquismo, que la fragmentaron en esa limitante visión de la realidad política que representa el “ser de derechas” o “ser de izquierdas”.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Una desgracia, como otra cualquiera, que no ha podido ser superada, tan siquiera, por las incesantes llamadas al voto de centro que desde la derecha o la izquierda socialista se han venido haciendo, lo que ha configurado el inmovilismo ideológico y electoral hasta ahora existente, sólo alterado por esos dos o tres millones de votantes que, en último término, han sido quienes han venido otorgando mayorías a unos u otros.

El “miedo” a “¡que viene la derecha o la izquierda!” ha magnetizado la mano de los electores, incapaces de escoger de las cabinas papeletas distintas a las de los dos partidos mayoritarios, lo que ha venido provocando una idiocia política y social valorada en términos de confrontación, ausencia de riqueza argumental y ruptura estructural, según quién fuese quien sustituyese al otro.

No han cabido los términos medios, o un modelo educativo u otro, a un modelo sanitario o el del contrario, o un modelo económico o el del adversario. Eso de modelar nuestros servicios esenciales o nuestra economía con fórmulas más participativas, amplias y enriquecedoras para todos no ha tenido lugar en nuestra práctica política.

Había que demostrar que se era de derechas o de izquierdas y todo lo que fuera introducir alternativas parece que rechinaba en el engranaje de nuestro Estado. Eso sí, siempre, menos cuando para obtener mayorías suficientes para gobernar había que pactar con los nacionalistas, ahora independentistas, de CiU o PNV o con la izquierda más a la izquierda que representa IU, dándoles en ese caso el oro y el moro –con perdón– de nuestros favores.

Ellos eran el voto útil y el resto, las nuevas formaciones que aspiraban a aportar algún toque diferencial a la rigidez del bipartidismo, representaban el voto inútil, el voto perdido.

Digo "eran" porque las cosas parece que comienzan a cambiar. Y es que el monopolismo de los grandes partidos ha destapado la corrupción que tal modelo político escondía, haciendo que la sociedad se plantee la necesidad de alternativas ya sean populistas, como la que representa Podemos en los sectores de izquierdas, o integradoras, de base ética y planteamientos realistas, como es el proyecto que defiende Ciudadanos-C’s que se alimenta del liberalismo progresista y el socialismo democrático para conformar una opción capaz de, manteniendo la integridad del Estado, afrontar, sin rupturas, políticas sociales y económicas capaces de dar respuestas a amplios sectores de nuestra sociedad.

Podemos persigue, no hay duda, recuperar las bases del antiguo comunismo igualitario, sostenido por una clase dirigente radical en sus planteamientos y contradictoria en su forma de vida, con el que servir de revulsivo a la izquierda indefinida actual.

Ciudadanos-C’s aspira, tampoco existe esa duda, a despertar la inquietud de una derecha y una izquierda democrática, ahora anodinas, que no se identifican con ninguno de los turbios asuntos hasta ahora conocidos, que quieren humanizar el ejercicio de la política y que aspiran a romper ya los lazos con el franquismo o con el radicalismo de la República desde planteamientos económicos y sociales de mutuo entendimiento.

La utilidad o inutilidad de cualquier voto no viene marcada por cómo pueda afectar este a los partidos hegemónicos, sino por cómo beneficie o no a la sociedad tanto en los principios éticos que nazcan de sus representantes, como en los logros sociales que con ello se alcancen y en el desarrollo democrático que se consiga.

Resulta evidente que gozamos de la potestad de seguir esclavos del miedo, a la derecha o a la izquierda, pero también de optar por liberarnos de esa atadura y conseguir ser nosotros mismos, con nuestras diferencias y nuestras sintonías pero siempre desde la libertad y la búsqueda del bien común.

ENRIQUE BELLIDO

18 de dic. de 2014

María Josefa Moreno, el tiempo de las modistas

La callejuelilla que forma el palitroque de la letra efe por Cristóbal López, que no más eso es la calle Cristóbal López, una efe más mayúscula que minúscula, por donde se asientan o se enredan sus casas, se telarañan u ovillan, con sus corrales, ahora patios, que nace en el bajo vientre de San Benito, viniendo a dar en sus dos palitroques a la calle Santa Ana, nunca supo a bien decir, ni a mejor entender, o más logrado atinar, quizá hasta presumir, si debía ser callejuelilla de Santa Ana, o ramal de Cristóbal López, que, según subiera o bajara la vista uno, bien podía hermanarse con una o bien distanciarse de la otra.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

A la callejuelilla de la calle Cristóbal López: la casa con Cristóbal López. No un anillo matrimonial en consorcios y buenas andanzas, sino, un signo gramático, diccionariado, el palitroque ese hablado, que hace efe de la calle, pues, sino, sería la calle una ele invertida, o casi una hoz a la que ampara el martillo pilón y abrevadero de Santa Ana para vestirla de obrera revolucionaria, aunque fuese una revolución con tenderetes, ya fuese revolución de agites barbicortos, o aquella otra de esas que las vecindades trazaban en las tertulias de las aceras por aquellos buenos años, y malos también, y hasta regularcillos y quisquillosos, del tiempo entre costuras y charlas del mal menor, donde las aceras se convertían en teatrillos de sillas de anea, o teatrillos de esos que Consuelo y Cati Castro Burgos montaban por las cámaras de su casa de la calle Huesa, a cincuenta céntimos la entrada, vestidas de trágicas o comediantas en el bello arte de la canción española, la canción melódica y lánguida como el beso que resbala cansado de estar en la otra boca, y el chascarrillo de confesionario, con pocos verdes y muchos tintes y muchas risas y aplausos de las gentes sentadas por el suelo de la cámara esperando el sorteo de la muñeca de plástico o el balón bailado en los estadios de las calles, teatrillos de las aceras de Cristóbal López, por donde los personajes escenificaban las labores del día y el murmullo de los cotilleos de andar por casa, que acababan cuando las sillas volvían a sus portales, arrimadillas a las retrancas de las puertas, aquellos hierros que cerraban los hogares, como si aún fueran hogares medievales o de cortijo, como se cerraban castillos, atrancadas las maderas en su sola retranca, o en su retranca doble, ya fueran las puertas de una sola madera, o en dos maderas se aposentara y hasta presumiera, y lo que la hacía ser más que puerta obrera, puerta como con otra presencia y otra más sustancia, con presencia de alarma que al abrirse dejaba al descubierto la cinéfila pantalla del cortinón, el telón del escenario, y tras el cortinón, el mundo pequeño, cuanto breve, de sus sencillos interiores, de los de ir al día de todo, o de sus circunstancias, en todo y para todo. Aquella vida de antaño donde todo se hacía en el presente del día a día, y en los ahora del presente, el pasado era una cita o una heredad contemplada en el álbum monográfico de las recordatorias, más que de los recuerdos, desde una mesa camilla y dulces de sartén, y el futuro sólo existía, si, alguna vez, y por error de cálculo con garbanzos u otras legumbres, al almanaque de la pared, con aquellas Navidades de Murillo, tan tiernas y tan esenciales, se le venía con un mes el mes siguiente quedando cojo o mellado el verano, el otoño, el invierno y hasta la primavera eterna de la Campiña.

El palitroque inferior, la raya catedrática y catedralicia de clase de párvulos de los colegios con velos y con corbatas de la calle Cristóbal López, siempre pareció un algo así como un trozo de calle olvidada, cuando no un trozo de calle independiente y sola, que no sabía nunca de qué agua beber, ni donde abreviar la cenobia puesta en escena. Callejuela de calle, hijo descarriado o hija con bordados, casi huérfana callejuela, hijo o hija a la que se la tenía como cría expósita del torno de la ermita de San Cristóbal, el santo patrón de los conductores y hasta de las conductas, iglesia de expósitos y otras artimañas del siempre sorprendente destino, de los pecaminosos hechos del himeneo acontecido y no consentido. Callejuela de la que sólo el cartero sabía el número de su única casa habitada, según se entra y sube por Cristóbal López, a mano izquierda. Casa blanca con su ventanica con reja de hierro, que daba a la calle como si diera a un desierto o a un descampado con muros y vallados, donde la Frasqui, sin más descanso que el condumio y el dormir, o alguna tarde de paseo por Jesús y guateque con naranjada, día tras día, con los ojos fijos en la máquina de coser, con su pedal y su musiqueo de grillo, bordaba primorosas pasamanerías al hilo de las sábanas blancas, aquellas que se vendían por metros, de la marca de “Viuda de Tolra”, ásperas como espartos soñando ser siempre linos, y a la que sólo volvían de seda y de desconchones los muchos años durmiendo o folgando sobre ellas, o bajo de ellas, como bordaba la Frasqui también, las toallas de “La bruja”, o “El trovador”, o finas mantelerías de hilo con las iniciales bordadas entre adornos de florecillas, pajarillos reidores o campanicas nupciales. A la vera y a la luz de la ventana con los visillos descorridos para que entrara el poco sol del mediodía, la Frasqui bordaba los ajuares de las novias casaderas: primores de mano y de máquina por donde la aguja no dejaba ni rastro de sus punzadas, y si rastro hubiera, era como una ventana que daba a entrever el otro lado del trabajo, quizá de la verdad, o quizá, el otro lado de la mentira, o cuanto menos, del cuento bien fantaseado.

De vez en cuando, la Frasqui se tiraba unos descansillos tras bordados tantos, en que, se ponía a leer el “Pronto”, en sus noticias de actualidad, las edulcoradas curiosidades, que si en los amores de la Cantudo y el Manolo Otero, que si el bodorrio o la separación de bienes y de tálamos , de Marujita Díaz, o la puesta en bañador de Juan Erasmo Mochi, porque , tiempos atrás, el verano no empezaba con el nuevo bikini de la Obregón, sino con el nuevo bañador de cintura ombliguera y de cuello alto de Mochi mientras cantaba el “los que se van, ya volverán…”, mientras por la radio de los discos dedicados, con sus tantos altibajos y su sonido en mono, sonaban las melancólicas canciones de Camilo Sexto y Juan Camacho, aquellos dos galanes de melena estropajosa, aunque brillando, y a la antigua usanza, pero que tanto ponían a las mocitas enamoradizas por ennoviar, bordadoras todas de los ajuares, propios y ajenos, unos años femeninos en que el único entretenimiento de las niñas que no gozaban de estudios ni trabajos de invierno en aceites, daban todo el día con la aguja en la mano, la de coser, la de bordar, la de la lana o la del ganchillo, o la aguja larga y con melena, con que se barrían las casas de los señores.

Por esa callejuelilla, y en su única casa, vivían los Moreno, María Josefa Moreno Moreno, de oficio costurera, que en el tiempo de los catálogos a color, diera en modista, Frasquito Moreno González, cortador de olivos en el perfección milimétrica del hacha con muchos hachazos dados ya, y como otros salarios, los propios de las otras labores del campo, y la Frasqui, la hija única, bordadora a la luz de la otoñal ventanilla- la callejuelilla de la calle Cristóbal López siempre tuvo su presencia otoñal, a la que sólo le hubiera hecho falta un Dalí porcunero y parroquiano, para retratar a la Frasqui, al trasluz de los cristales para hacerla su musa Gala porcunera mirando al horizonte de los vallados, y quizá hubiera un perrillo faldero, que este, el escribidor, ahora mismo no recuerda, aún habiendo pocas casas sin perro, y la compaña de la radio a baja voz, para no molestar a los hilos del bordado y ponerlos a bailar, y también radio enamorada, y un revuelo de mosca extraviada y danzadora, por no saber por donde salir, si por una rendija de puerta, o posarse en la flor roja que primorosamente bordaba la Frasqui, transformando en abeja las negras alas, para ser a ser miel del campo florido de las sábanas albinas.

Frente a la casa de María Josefa Moreno Moreno, la elegante modista de las ropas oscuras, pelambreras de permanente recogida con orquillas en sus ondas , y la siempre mirada lánguida y maternal de abuela con muchos nietos y muchas onomásticas- María siempre tuvo la mirada melancólica de las abuelas, aún en sus pocos años, en aquellos pocos años de ser modistilla en aprendizajes- el tapiar de piedra de los corrales de Francisca, la criadora de tórtolas, que luego fuera casa de “Morenicos”, en esa casa heredad, cueva-casilla con camaricas de vigas y de cañas, corral de piedra y de barros, cuadra sin bestia, y quizá un pozo con agua de lluvia, o agua de manantial.

El vallado por el que trepábamos los niños para hacer equilibrismo de circo haciendo cuerda de la piedra, y de los brazos, equilibrio funambulita cruzando de la Parroquia al Arco de la Plaza, como aquellos míticos hombres de los alambres, de la saga de los Renato, que hacían autopistas de un fino cable. Y junto a los vallados de los corrales de Francisca, la Casa trepá, donde ya no había vestigio de casa alguna, a no ser sus cimientos de raíces, y que sólo la nombraba por casa el pequeño vallado de piedra esquinera, ascendiendo hasta formar trono, donde el niño más avispado o más rápido, se sentaba para dar órdenes reales con una corona de lata de atún puesta sobre la cabeza, piedras que daban a la casa de Marina y Francisco, aquellos ancianos casi ciegos y casi mudos, encerrados en su casa como en un asilo complaciente.

Por la mítica Casa Trepá, siempre estábamos los niños deseando que llegará el invierno con sus lluvias aceituneras, para, empapadas las tierras de polvo, convertirlas en tierras de barro, donde, los niños delineantes, dibujábamos los carros numerados para jugar al juego del Pincho, pasando entonces, más que ser casa trepá y casa inhabitada, casa con músicas y juegos, algún pinchazo de hierro en las botas de goma, y un juego, agraz y prehistórico, perdido en el total olvido, en el que siempre ganaba Pedrín “Maraña”, José Julián “El del encalaor”, o algún “Capote” de los arribas de Cristóbal López.

Al lado de la casa sola de María “la Perpita”, una puerta pequeña que daba a los corrales de Gonzalo y Francisca, esa callejuela-corral corriendo su ceja de Cristóbal López a Santa Ana, hasta conformar una casa extraña, tan alargada, tan oscura , casa sin ventanas y tan claros corrales con huerto, higuera y parra, como casa hecha de muchos retazos, de muchos retales y de muchas estaciones: un collage oscuro, amplio, largo y estrecho. Túnel dando a cueva, cueva abriéndose a túnel, como debieron ser las casas árabes o las casas misteriosas de las brujas con pañuelos de monedas doradas, con su pozo y con sus verdines, casa, también, siempre de otoño. Y al lado, la ventana en altar del pajar de Juana María y Manuel “Batato”, por donde, con soga y polea, los adolescentes jugaban al gimnasio de las alpacas de paja, izando moles amarillas hasta colarse por el teatrillo del pajar, por donde se veían los melones colgando de las vigas, y un olor de trigo o de campo, y mucho polvo enharinando los torsos desnudos de la juventud con melenas, hasta hacerlos estatuas de oro, donde el oro era oro efímero y oro con picores.

María Josefa Moreno, en el madrugar tempranero de la mujer de su casa y que también tenía que estar en otras casas, abría la puerta marrón de su morada, daba los buenos días al vallado de piedra, a la Casa trepá y a los cielos azules u oscuros, que se adentraban por la callejuela para llenarla de soles o llenarla de humedad, que siempre ha sido la callejuela esta de la calle Cristóbal López, en sus inviernos y en sus otoños, y en la estanquedad de todas las estaciones, callecilla húmeda, con líquenes dibujando verdes sobre la cal o sobre los techadillos y las piedras de los vallados.

A su lado, el llanetillo de Cristóbal López, con sus cinco casas puerta con puerta, puestas en orden de media ceja, y su patín tan alto para los niños, tan mínimo para los hombres, que lo mismo servía de banco de juegos que de asientos en las noches fresquitas aquellas de la vecindad haciendo corro de sillas y murmullos de alpargatas, y sonoridad de gargantas, y todo el vecindario oliendo a jazmín, por ser la flor de la memoria.

Al llanetillo de la calle Cristóbal López, siempre le hizo falta un alto ciprés plantado en medio, un ciprés estrechísimo y verde, y alto, y longevo, perdido a la vista de los cielos, como escalera que llega al paraíso, como aquellas escaleras tan altas y tan imposibles y tan soñadas de la infancia. Pero no un ciprés cristiano de cementerio, sino ciprés romano de vida y ascensión eterna, para tener a la vecindad del llanete alrededor en míticas oraciones y complacencias: corrillo seglar de voceadores implorando benevolencias y algunas lluvias.

Al amor del llanete, el mundo de las orquestas populares, las de tambor y pandereta, con unos rasgueos de guitarra de los maestros músicos y un sonido de flauta viniendo de muy lejos: el cacareo de gallina de las mujeres, esforzadas en sus labores y en sus crías, con un ojo en la olla y otro en la aguja, el afán de gallo con espolón de los maridos de pana, fumadores de tabaco de liar, bebedores del menudeo vino de los litros, jugadores de briscas y de julepes, labradores de las profundas labrantías de las colinas, y el piar saltarín de los niños por los patines, por los vallados, por los imposibles de las casas rotas, por las valentías, por los suicidios. El magno concierto de los pueblos blancos y rojos, de los pueblos con desconchones, cuevas con ventanillas y campos con más chozas, y ronquidos noctívagos señalando presencias para espantar a los cacos de la noche. Vecinos alrededor del imaginario ciprés romano, cuchicheando en las horas de los candiles y las puertas abiertas para que saliera el mal aire y entraran las providencias. O los caminantes rezos nocturnos de los curas callejeros.

Las vecindades del llanete amurallado a la nocturna luz añil de los cielos, haciendo los quehaceres de la tertulia del cucha tú, sin más afán que pasar la noche y hacerla entretenida, después de tanto día y de tanta labor: Juan Manuel Quero “Manolillo Perales”, y su señora esposa, María Josefa Zumaquero “Marí la Manillona”, los de la casa en rincón con más honduras que fachada, y camaricas altas donde habitaba el todo, saliendo de su casilla para ocupar el patio vecinal de la alcazaba, bajo el imaginado ciprés o a la vera de su entrada convocando vecindad, Camila y Antonio “Siete votos” acabadas de celebrar las bodas de sus dos hijas, la Conchita y la Carmen, que dieron en casaderas el mismo día y a la misma hora, por aquello, quizá, del ahorrar unos gastos y no dejar correr las fechas con relaciones ya tan largas y tan noviadas, Francisca, la de “los Morenicos”, de la esquina del patín, la de los vallados a la callejuela, la que criaba tórtolas que dejaba sueltas por su casa para que hicieran su nidos al libre albedrío de los basales o las ocurrencias, Anita y Luis: Luis en su cháchara, y es posible que Anita aún echando la cenefica de la puerta: “Anita, deja ya la cenefa para mañana y únete al corral de los dichos”; Peligros y Manuel “El Morenico”- cuanto “Morenico” por Cristóbal López- en la junta vecinal de llanete, por el que iban y venían, pasaban y hasta se quedaban a echar un rato de apaño, las gentes de la calle, quedándose para celebrar el encuentro y la recogida, como alrededor de un chisco para calentar o para saltar: Juanita Torres contando siempre aquel chiste del gitano que mentaba lo del robar melones y el encuentro con la guardia civil, mientras Antonio Palomo, a la puerta de su casa calculaba andamios y cementos, Marciana “la de Primores”, y Manolo, en lo suyo desorientado, Sole morena y Juan más moreno aún, Pedro y Antoñita, la de “la Niña Amalia”, “Mateos” y “Chichimaos”, Consuelo y Manuel, al que le faltaba un brazo desde tiempos de la guerra, el que cuidaba ovejas y vigilaba fábricas, Salud y Luis, Ángeles y Luis, todos alrededor de la lumbre visionaria y del visionario ciprés, casca que te casca y cuenta que te cuenta hasta las horas de los encierros, y los niños jugando, callejeros y sucios de jugar por los suelos, o asustados cuando Francisca, la criadora de tórtolas, les contaba sus historias de miedo, y esa bombilla tan quieta, tan vieja y tan apagada, dando apenas sus melancólicos amarillos.

Llanetillo de verano con sus calinas, y llanetillo de invierno con sus charcos que servían a los niños para estrenar y entrenar sus botas de agua, y en un claro de sol las alúas por las paredes blancas como almas que, en los silencios, vagaban por las cales como en un limbo de perpetuas migraciones.

Un susurro de noche al clamor y al olor y al sabor de las inmediaciones que echaban sus cartas y sus suertes al oráculo de la noche queda y silenciada, donde una misma voz era una voz compartida que sonaba a voz de arriero, de arriero que llevaba su mula a trabar a los rastrojos de los trigales.

Viejas noches de luna alumbradora, enamorada y tornadiza: luna mora y lírica, tan versada y tan mentira: oscuridad de sol reflejada y quieta por donde trancurrían las horas oscuras y por donde blanqueaban los ojos y los dientes de los apostados a las afueras de sus casas: serenos de la noche contándose cuentos para no adormecerse y morir de soledad.

***
De la estirpe de las grandes y mujeronas costureras de antaño, aquellas modistas que iban de Salud “La Camarica”, modista de hombres, la que cosía abrigos de paño como si fueran abrigos recién venidos de París, a Dolores “La Pelusa” la que tal cosía a hombre o a mujeres, la que se fue viuda de matadero, tras la guerra, para Barcelona, con su máquina de coser al hombro para confeccionarles los trajes de gala a la nueva burguesía barcelonesa, nace María Josefa Moreno Moreno, “La Perpita”, antes de ser “La modista”, al amor de la costura y los trajines callejeros de aquellos tiempos tan remotos y tan al alcance de la mano aún, de las modistas trajineras: María, Julia, y Dolores, y otra María, y otra más, las que se veían subir y bajar las calles, rodeadas de niñas aprendizas, en vísperas festivas de feria, romería o Semana Santa, para confeccionar el trajerío moderno o pulcro de la puesta en la Carrera, en el Llano o en el cirio con luto, aunque no sólo de ropajes festivos vivía la modista María Moreno Moreno, que andaba siempre en costuras y a la que nunca le faltaba tajo en todos los días del año, fuese la estación que fuera, que acabados los lujos de la costura de domingos, a María Josefa le llegaba los tapadillos de la ropa del campo, aquellos blusones tan recios que cuando se impregnaban de sudor quedaban quietos y militares en la era como espantapájaros, y aquellos pantalones grises con rayas negras y blancas, tan del campo, de taberna y tan del todo de los otros tiempos, o los pantalones de pana o la pelliza de plomo.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Recién asomando el día por la callejuela de Cristóbal López, a María “la Perpita” le llegaba hasta su puerta la cuadrilla de niñas oficialas, sin más oficialidad que los condecorados botones de sus rebequitas, las que eran ayudantías para todo el día, ya desayunadas en mejunje de leche con cola Cao y galletas de las gordas, lo que hacían aguantar hasta el mediodía las ganas de comer, y las niñas que aún iban a la escuela de doña Marina en San Francisco, al deleite de aprender a leer, a escribir y a entablar la querella de las cuatro reglas elementales de los números, las que iban con María por la tarde haciendo la siesta del sopor, echando hebras y quitando hilvanes.

Eran las niñas oficialas que entraban en el negocio del modisteo entre los once y los catorce años, niñas que se iban haciendo de niñas a mujeres, mariposas saliendo de la crisálida, entre el cose de las agujas y los suspiros tras las primeras miradas de reojo hacia los muchachos de los trompos, las trampas y los arrimaillos. Niñas oficialas en sus faldas plisadas y sus rebecas de hilo y sus otros colores, aquellas que se llenaban de hilachos atrevidos mechones, y que parecían serpentinas caídas de un cielo en feria, o espumillones con brillos y deshilachados, dejados resbalar de la esparraguera momia de un árbol de Navidad.

Las niñas oficialas de María, la modista que lo mismo se hacía a la ropa de hombre que a la ropa de mujer, tal era su destreza con las tijeras, que, al ojo de buen cubero trazaba sobre la tela, con el jabón de tocador o de sosa, la línea que dibujaba el vestido para el corte de las grandes tijeras, aquellas que más que tijeras parecían tenazas de brasero:

-A ver María si con esta tela con tantos estampados, me apañas un vestidillo moderno como los que se anuncian en las revista de moda.

-Todo se apañará, buena mujer; mientras tanto, tu no pares de quitarle hilvanes al pantalón y marcando los ojales.

Ana Santiago, Josefita Quesada, Antonia Millán, Antoñita Santiago, Maruja Ballesteros, hija de Antonia “La lista”, y hasta la hija del Morito, aquel barbero del Llanete Cerrajero, envuelta siempre entre los pelos cortados de las melenillas y los hilos de los hilvanes. Adolescencias dadas al magisterio del coser, en la hebra, el hilván, la tapa o el taquillo, el ojal y el botón, y al coser del magisterio de María Moreno que no sólo daba clases y enseñanzas en costuras, si no en comportamientos también, para las niñas que andaban ya en vísperas del novieo, para prepararse para el matrimonio del día de mañana, y a las que María también enseñaba las reglas de urbanidad y de la santa presencia de la esposa digna , y de la mujer de su casa en sus labores, mientras se esperaba el tango y el pasodoble, promesas asomando por las ventanas y tejas rotas por los suelos:

-Cuando un muchacho se os acerque, cuando más ilusionado esté, que lo despachéis bien despachao, y así vuelve con más gana y más enamorao, que a los muchachos hay que hacerles cortes, decir que quedáis en un sitio e irse pa otro…

-¿Y eso no será mucho inconveniente para las propuestas y las proclamas de amor y el futuro de los anillos, María; no vaya a ser que de tanto decir que no queriendo decir que sí, el brillo de los ojos que parecían míos, me dieran la espalda y fueran a poner su nido en otra rama?

Preguntaba Anita Santiago en su mocedad morena de ojos grandes y lánguidos y sonrisa tímidamente adormecida.

-Inconvenientes pocos, Anita, que sí hay amor, vencerá siempre el amor.

Eran los tiempos idos de María Moreno, la modista por las calles de Porcuna con su reata de niñas detrás, cada una con sus tijeras, y cada una con sus miradas amanecientes y descubridoras. La una, la una cualquiera, con la pesada máquina de coser bajo el brazo, como llevando un morral de ropas hacia la pila de piedra del lavado, una muñeca de barro que pesara mucho, o llevara una gitanilla al hijo mientras con la otra mano extendida pedía el pan u ofrecía los camisones de dormir o los encajes del Magred:

-Ya llega la modista con las oficialas del brazo.

-Abiertas las puertas, y la mesa camilla sin más estorbo que el porrón del agua.

Costurera María de las costuras del barrio, Santa Ana, San Benito, Cristóbal López, Cerrajero, Sebastián de Porcuna, Palma, y de otros barrios y de otras costuras y hasta de otras hechuras, Pozo Piojo, San Lorenzo o San Cristóbal, María gallina clueca con sus niñas detrás piando como pollitos, los pavos de sus pocos y tiernos años, soñando bailar un tanto o un pasodoble muy arrimadillo en unas puestas de largo en una caseta del ferial.

En las manos de María, la diosa mítica de las costuras puso el don y el saber de los hábitos confeccionados. Esa lumbre de ojos que en viendo una tela ya sabía dibujarle sus formas, sus hechuras y sus maneras de lucir, hasta dejar en tela de vestir la tela de estanterías por las mercerías de Manolo Rodríguez, o de Manuel Peñas o del otro Manuel, “Raspavelas”, o por el telar de los “Curicas”, la de “Pistolica”, “Gorrión” o de Amelia Gallego: abiertos escaparates de paños de tela aplanados, por donde iba la cinta métrica y las tijeras, contando y cortando sus metros, en sus sobriedades o sus estampados, en sus frescuras de verano, dando en bambos, o en invierno de abrigos. Piezas en tela que se desenrollaban formando cubretodo de mostrador hasta caer en las manos de las modistas, que las convertirían en leyenda urbana o en campo con mieses.

Por las casas del pueblo era siempre una fiesta la llegada de María “la modista” y sus adolescentes morenas y rosas, remilgadas y marisabidillas que a todo le decían contri, mientras con sus manos niñas echaban hebras y quitaban hilvanes, a la vez que, con lo poco de hablar, era todo un echar risas de adolescentes recién empezadas, a las que María regañaba para ejercitar los buenos comportamientos, y si no:

-Anda, coged vuestras tijeras y vuestras cosas y mañana, a la misma hora de siempre, y con menos pavo, en la puerta de mi casa…

-¿Y podemos ir a corretear el Paseo de Jesús para ver comos se pelean los zagales?

-Mientras no os metáis en las peleas…

-¿Y podemos coger hojas de mora de las moreras, María?

-Mientras no os cojan las moreras a vosotras…

¿Y si nos piden un beso, qué hacemos, María?

-Los besos hay que dejarlos siempre a la puerta de las casas hasta después del blanco del altar.

En la casa de turno, plantaba María la negra máquina de coser en medio de la mesa camilla, si en invierno con sayuela y puerta atrancada, si en verano con fresquito y puerta de par en par. La máquina de coser a manivela, con su canilla para el coser del pespunte metida en su lanzadera, el prensatelas bien engrasado para el buen ajuste del mejor coser, y la aguja subiendo y bajando, alocada y cumplidora. Para María, su máquina de coser, aquella que nació con ella, era como su otra hija, a la que mimaba tanto y tanto cariño daba, que resultaba la máquina brillante y limpia, como una cara lavada en el amanecer de la mañana:

-Tantos años con ella, que se le tiene tanto aprecio…

-¿Me la dejará en herencia, María?

-En los tiempos que vengan poco ha de ser heredar una máquina de coser con manivela, que ya vendrán otros adelantos y otros entierros, y lo de ir a coser, casa por casa, será una estampa tan antigua, que nadie querrá envejecer para atrás, sino modernear paralante.

Una casa con modista era una alegría femenina y matriarcal, una alegría femenina como son las auténticas alegrías, que lo demás son disfraces con que se anuncian los hombres y otro entes del deber.

Una casa con María “la Perpita” y su cuadrilla de adolescentes puestas en sus hábitos alegres cuan afectados, dicharacheros y pícaros, a la vez que virginales, era ya como casa vestida, no como casa donde María iba a vestir a sus habitantes, sino como casa vestida, casa que se vestía entera, que se decoraba, como en una alegría de patio de colegio de los colegios mixtos , pero de antes de ayer, con trenzas y colas bailando al aire, mientras los niños miraban aquel hipnotismo de los cabellos, sin comprender, ese consentimiento de amor que daba los cabellos echados al aire.

En una casa con modistas, se lucían los dineros sacados de la alcancía, los que se le sisaban a los jornales para poner a la familia en adorno, o a la familia en faena: la cosa dorada de los vestidos de fiesta, o la cosa rural de los hábitos de campo, mientras en lo demás, se iba echando la chamá de la vida al mejor poder, o, al menos, al mínimo perder.

A María se le pagaba su jornal como en un día de aceituna, bien en los días de mucho cosido como en los días que cundía menos, o la labor era más trabajada, que, en lugar de por piezas cosidas, a María se la recompensaba en las pesetas de la jornada laboral, con su descanso de mediodía, por aquel estorbo o descanso del comer.

Las niñas con coloretes iban de gratis, por el mero afán de aprender, o por obligación también de no tener a las niñas desperdigadas marimachos por las calles. Academia de niñas con las faldas plisadas dándole a la las agujas para aprender a ser mujeres de su casa cuando la casa les llegara, y si alguna listilla había, o del aprendizaje se sacaba alguna sana vocación, tras el aprender, y ya con medio novio comiendo pipas de girasol por el paseo, y con medio ajuar metido en el arca, montábase en maestra formando su propia industria y su propia cuadrilla de oficialas, y preparándolas el jubileo de la jubilación sin paga del Estado a las diosas viejas de las agujas y los dedales: la María, la Dolores, la Salud, aunque, eso llegaría tras el trancurrir de algunos años y muchas puntadas de hilo.

A una casa con modistas, con esas modistas en blanco y negro, sólo le hacían falta globos colgando de las vigas, que al estallarlos, soltaran un vuelo de papelillos de colores y alguna esquela de amor.

Cuando a una casa llegaba María y sus oficialas, a los muchachos de la casa, también en edad de la entrepierna, les atraía más la casa que la calle, y se aposentaban falderos allí, por las esquinas, por las paredes, por las mecedoras, o en el “no te vayas muy lejos que te tienes que probar los pantalones”, mirando y merodeando ese enjambre de tiernas y pudorosas abejas que se habían posado, como viniendo de un sueño, en la escasa miel que aún daban sus labios, y miraban de reojo a las niñas sin churretes, pretendiendo ser ya vestirlas de amor eterno.

O aquel otro niño que cosía los retales de las sobras, y se ponía a coser vestiditos mínimos para las prohibidas muñecas de las niñas.

María Moreno al frente, como maestra que dictara las lecciones de los oficios en la hebra o en el botón a las niñas tempranas, de las que de pronto, saltaba una, que era la que iba a la tienda de Rafalito Izquierdo a por la caja que traía el mundo multicolor de los botones, o el álbum donde se coleccionaban las cremalleras, o una ristra de carretes de hilo llevada por la calle como llevando un trenecito de cajas de cartón. La niña que salía a buscar las muestras por la tienda de Izquierdo, de Antoñín o de Santiago, era la niña que se veía en libertad y en mañana tan amplia y tan despejada, la manzana que cae del árbol y echa a andar dando saltos de comba por las calles:

-¿Contenta?

-Liberada de hilos y de agujas…

Sentado en las escalerillas del estanco de Palomo, aquellos dos pasados ya, el uno remediable, el otro eterno, a mí me gustaba mirar a las modistillas que iban a la tienda de Izquierdo, desprendiendo hilos de colores como si se estuvieran desvistiendo de sus plumas de ángel, o en la tienda de Izquierdo, pedía turno y vez para no comprar nada, sólo por ver a las modistillas poniendo bajo sus brazos, las cajas con las muestras de los botones y los hilos de colores, y mirando desdeñosas, ufanas y breves, sabiéndose las elegidas de la casta sacerdotal de las alumbradoras.

Una casa con modistas, con María Moreno “la Modista”, era una casa con a veres: “ a ver esa hebra”, “a ver esa portañuela, con perdón”, “ a ver ese hilván”, “a ver si te callas”. Un colegio de monjas enseñando a fabricar los buñuelos de los hilachos: huevo hilado y dulce y amarillo volviendo a casa por Navidad. “a ver esa falda”, “a ver esa muestra”, “a ver ese pantalón y esa camisa de cuadros”. Probaduras de sastre en su laboratorio de algodón: aquí subiendo una manga, y aquí bajando un pernil: alfilericos de plata clavándose en la tela como si se clavaran en el corazón. Un desfile de moda en la infinidad de un costurero, poniendo garramponas las camisas laborales y los bambos guerrilleros.

En el mundo de las geografías de las modistas cabían todos los mundos, y todos los submundos también, y era todo como onírico y Penélope, como cuento contado sabiendo a cuento de hogar: el juego de las casicas de las confecciones y los entretenimientos abriendo sus puertas para que entrara el aire nuevo, ese que enterraba los remiendos y abría las cómodas y los armarios de cortina para impregnarlos de olores nuevos: olores de cebada y olores de lavanda.

Eran los tiempos de las modistas por las casas. Aquellas festividades que abrían las puertas para crear y recrear la estética; aquel enjambre labrador que se repartía por Porcuna para vestir al pueblo, en sus muchos, en sus pocos y en sus precisos: manos blancas al traqueteo de las máquinas de coser, y muchachas en flor aprendiendo el oficio de las mujeres y el guiñar de los ojos.

Antes de hacerse noche la tarde, María daba el punto y final al vestido o la camisa, y sino, quedaba para el día de mañana; apartaba la máquina de sus ojos, recogía tijeras, hilos y agujas, le pegaba cuatro manotás a su rebeca de hilo para desprenderla de los hilvanes, sobaba sus pesetas bien ganadas, y lanzaba un con Dios muy buenas al festín de las costuras.

Y al bajar o subir una calle, María Moreno “La Modista”, con sus oficialas siempre detrás, como mujeres árabes, se hacía una calle de invierno, por donde, al fondo, iba un revuelo de faldas y de melenas y de saltos, visto a través de una densidad de niebla, y era como una imagen progresiva de las niñas alejándose para siempre, niñas que a María se le iban haciendo grandes, y dejaban de ser niñas para llegar a sus otros asuntos. Y a aquellas niñas de ayer, le vinieron otras niñas, y luego otras niñas y otras oficialas, hasta que al almanaque de los tiempos, se le fueron acabando sus niñas y al santoral de los oficios sus modistas de antaño, y a las casas aquella alegría tan festiva que sólo sabían dar las modistas, como María Moreno Moreno, y aquellas cuadrillas de Anas, Josefitas, Antonias, Julias y Marujas…

En tus manos las agujas hacían duende y equilibrio, y en el coser un delirio de muñecas de cartón, de la escuadra y cartabón que sólo tú te sabías: el alma de las sandías derramándose en los blancos, la tela de los asfaltos, el rizo de las escamas, la salva de las mucamas, el serpenteo del verso, y hasta una cosa de beso posado en un traje claro. Costurera con antaños de ventana y cadeneta, modista de los estetas y de los hombres de campo. Tus manos bordaban cantos y peñones rebailando: palomos atolondrados buscando tiernas palomas; el telar de los aromas lanzando dardos de amor, el trino de un ruiseñor, la paciencia de una espada, y en un campo de batalla de telas, dardos e hilos, María sembrando lirios: tijerillas de mentira vistiendo cuerpos desnudos, otoño de los capullos abriendo sus flores malvas: la alegría de una casa, el colmo del costurero, y una modista cosiendo con cuatro tiernos bocetos de la mujer del mañana. Un aleluya sin alas y un patrón con jaboncillo; la hora de los autillos enfrentándose a la luna y a las sombras de las perchas. María de las consejas en las tardes peligrosas: una alma llena de rosas y una sentencia de anciana por las calles aldeanas de las esquinas oscuras: libertad con ataduras y manos bordando esponjas: el zumo de la toronja edulcorado con miel. Modistilla del ayer vistiendo a medio Porcuna, de fiestas o de aceitunas, de Paseo o de labranza; el mundo de la añoranza tiende su alfombra a tu puerta, por si sales o si entras, dejarte abierto el camino, de tu casa o del vecino, por si quisieras pasar a coser el nada más que el pespunte de los sueños.

ALFREDO GONZÁLEZ CALLADO

La Compañía Esphera Teatro llevará a la escena del María Bellido la obra ‘Sueño de Luna’

El próximo 28 de diciembre, la Compañía Esphera Teatro iliturgitana tendrá una cita con los aficionados al arte escénico de Porcuna para representar la obra Sueño de Luna, escrita y dirigida por Juan Corpas, que además es el director escénico del grupo Ámbar, el grupo teatral de la localidad. Sueño de Luna vestirá de magia y fantasía al teatro María Bellido.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Las tablas del teatro María Bellido de Porcuna acogerán el montaje teatral Sueño de Luna en una función que tendrá lugar el 28 de diciembre a las 19:30 horas. Las entradas ya se encuentran a la venta en el bar La Tasca y también se podrán adquirir el mismo día de la representación en taquilla.

Sueño de Luna cuenta como un rockero ruidoso aparece en la habitación de Luna una noche perturbando su sueño. Para volver a recuperarlo, Luna recibirá la visita de los personajes de sus sueños. Estos ante juegos, adivinanzas, música, baile y muchas sorpresas, pasarán un rato divertido y educativo a la vez.

Esta obra es un proyecto infantil desarrollado y enfocado a divertir tanto a mayores como a pequeños. “Proponemos un cuento donde cada momento de la historia está por construir; los niños y niñas utilizan su creatividad y participación para llevar a cabo la aventura: ayudar a Luna a recuperar el sueño perdido por culpa de un ruidoso rockero. Así, la habitación de Luna se convierte en un escenario lleno de fantásticos personajes que pueblan los sueños de cada niño, que les harán vivir un cuento inolvidable.

Esphera Teatro, una compañía con amplia trayectoria

El grupo Esphera Teatro es una compañía de origen jienense con una amplia trayectoria en el ámbito del teatro. Su primer trabajo fue un espectáculo cabaretero representado por los hoteles de la Costa del Sol. En él fusionaron el teatro, la música y el baile, con números de los más famosos musicales.

Su siguiente espectáculo fue la obra infantil que será representada en Porcuna, Sueño de Luna, siendo representada en varias provincias de Andalucía. La andadura en el teatro de adultos fue a través de Rinconete y Cortadillo de las novelas ejemplares de Miguel de Cervantes y El lazarillo de Tormes.

Entre sus últimos estrenos aparecen la comedia el El señor Criada, la obra infantil Paquito el Flamenquito, Trovador Macías el musical y La Ruta del Robo Misterioso, ambas de temática medieval.

Entre los miembros de la compañía, se encuentran licenciados por la Escuela de Arte Dramático de Málaga y Córdoba, técnicos de iluminación, sonido, bailarines y algún que otro autor dramático.

M. J. MOLINA / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: COMPAÑÍA ESPHERA TEATRO

Pedro, Pablo y Nicolás

Los tres –el socialista, el podemista y el farsante– parecen tener como prioridad la imagen y a los tres algo se les ha chamuscado en estos días. A Pedro Sánchez le empiezan a decir –y no desde fuera, sino desde su propia gente– que sus ocurrencias, lejos de apuntalarlo, lo sacaban. Que pretender ir de más guay que los coletas (¿se han fijado que tanto él como Iglesias coinciden siempre en su uniforme de camisa blanca?), poniéndose estupendo en cada oportunidad –la última la de los sueldos– queda muy progre como frase pero luego no resiste una pensada.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

No es cuestión de sueldos en el caso de los políticos, que esos no son ni parecen excesivos, sino de “sobres”, de privilegios. Lo que la gente exige no es que ganen lo que en tiempos un peón de la vía, sino que no roben.

Pedro, otra vez, se pasó en la frenada y buscando aplausos “indignados” lo que dejó es a los propios traspuestos. Quizás tendría que empezar a pensar que lo están envolviendo un poco demasiado e ir de spot por la política pueda tener contraindicaciones.

A Pablo, el mesías podemista, parece que algo se le ha torcido en el territorio donde triunfaba. Le ha entrado “pastoritis” desde el encuentro con Ana y va de calentura en calentura, de fiebre en fiebre y aunque su “patota” tuitera lo jalee, el saldo no es bueno.

Lo peor que empieza a parecer un “fantasma” y que se le han empezado a reir en la barbita por ir de sobrado. La impostación con Gabilondo de que sin decirte te digo que aquello del “Pásalo” fue cosa mía y que yo estoy detrás aquí hasta de la invención de la rueda y del agujero del donut, ha completado una semana de las que a lo mejor no hieren mucho pero comienzan a picar bastante.

El olfato propio y algunos ajenos que estimo, comienzan a indicar que este astro, tan mediaticamente elevado, a lo mejor ya ha pasado por su orto y que empieza a perder fulgor y altura. Que no hay que olvidar que de los cientos de pájaros solo cinco eurodiputados están en la cazuela y que los otros son de los que están volando. Lo de la piel del oso también vale como metáfora y algunos antes de colgarse la de Rajoy deberían andarse con un poquito más de cuidado.

Y quien ya ha de tenerlo y mucho es el Nicolasejo. Después de pasearlo por las teles, de convertirlo en portada y entrevista cinco estrellas, después de dejarse abducir algunos por dislates que no aguantaban el sentido común de un paisano terronero, viene a rematar la cosa en lo que era.

En un pajarito ladronzuelo, urraquil y presumido, que quiso volar demasiado alto con sus timos y estafas y se le ha acabado por derretir la cera de las falsas alas y amenaza con darse la peor de las costalas. O sea, pasar de los platós al trullo, que a ver cómo se las compone allí, aunque tal vez le sirva –tonto no es– para ponerse a estudiar la carrera empantanada y hacerse un hombrecito de provecho, ya que lo de ir de “aprovechao” se le ha acabado.

Al final y después de tanto alarde de que el CNI, la Casa Real y la Moncloa suspiraban por sus servicios, resulta que eran falsificaciones de corta pega y fotocopia en la esquina. En las que algunos picaron y claro, ¿quién denuncia?

Qué sofoco que un niñato les diera la estampita o, lo que es peor, que una carrera política quede socarrada por la amistad con un canallita de este tipo que, desde el primer instante, se guardaba cualquier foto, mensaje o lo que fuera para hacerte chantaje mañana. Lo siento, Jaime García-Legaz, pero en eso has caído.

Al final, alguien se ha puesto a hacer periodismo y la farsa ha acabado definitivamente saltando por los aires. Inda y Urrazquieta, que un día lo entrevistaron, y donde él en su megalomanía se estaba en realidad inculpando, porque sus afirmaciones van a ser pruebas de cargo, le han desmontado de un gorrazo todo el tinglado de la farsa.

Falsificador, farsante, timador y estafador. Ese puede ser el definitivo dictamen de la justicia y cuando se abra el secreto del sumario y el juez impute cargos, será cuando al engolado muchacho se le acaben por caer los palos de sombrajo y empiece a comprender que estas últimas semanas ha sido un juguete y que ya está roto.

ANTONIO PÉREZ HENARES

17 de dic. de 2014

Al Porcuna se le escapa la victoria en El Duende

Otros dos puntos que se les escapan al equipo rojiblanco en los últimos minutos y de penalti. Tal y como ocurriese en la anterior jornada, tras ir ganando y con la miel en los labios, el Dos Hermanas San Andrés le arrebata la victoria al Atco Porcuna en el último suspiro del partido en el que, a pesar de lo disputado que fue, los rojiblancos cuajaron una buena actuación con la reaparición de Polo que volvía tras un mes de baja pero dejando claro que llega con más ganas que nunca, siendo el autor de los dos goles y recuperando la condición de pichichi del equipo.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

El equipo de José Román se presentó en el estadio El Duende de Málaga sin poder contar con Antolín que causó baja por sanción, así como con Fran Claus que sufría molestias en el talón, Eladio que sigue con un problema de inflamación en los ganglios, y Figo que no termina de estar al cien por cien, esta vez con un fuerte esguince que sufrió hace dos semanas por el cual tuvieron incluso que escayolarlo, aún así ha ido evolucionando bien y ya está apoyando, así que esta semana empezará con los ejercicios de rehabilitación y esperemos que el parón navideño sea suficiente para que se recupere.

Por el lado de las altas el equipo estaba de enhorabuena al recuperar a dos lesionados de larga duración. Monti fue convocado después de 9 jornadas y de una dura rehabilitación de su lesión en la rodilla, aún así estuvo en el banquillo y no dispuso de minutos. Quién sí lo hizo fue Polo del que se esperaban dos meses de baja pero que con mucha voluntad al final los ha reducido a menos de un mes y salió de titular.

El balón se puso en juego con un Dos Hermanas intentando coger las riendas del partido mientras que el Porcuna intentaba adaptarse a las reducidas dimensiones del terreno de juego en el cual tan solo acertaban a generar peligro con contras rápidas donde Chiqui y Polo fueron los más destacados arriba pero sin el acierto suficiente.

Por parte de los locales, el jugador que llevó más peligro fue Rafita, pero quien abrió el marcador fue su compañero Diego que mediante un golpe franco desde 30 metros hizo el 1-0 en el minuto 19'. El balón botó en la frontal del área pequeña entre varios jugadores y eso hizo que Revuelta no viera la trayectoria del balón y lo inhabilitara para detenerlo. Tras el gol, el Atco Porcuna empezó a mejorar su juego pero el marcador no se movió más en esta primera mitad.

Tras el descanso, José Román dejó en el vestuario a Caballero que estaba amonestado y metió a Dani García, de esta manera el equipo pasó a jugar con dos puntas y reubicó a Yoyo, estrategia con la que el técnico rojiblanco consiguió hacer más competitivo al equipo y el partido cambió totalmente, empezando el asedio rojiblanco sobre el área del Dos Hermanas. Dani García y Polo tuvieron tres uno contra uno con el portero que a punto estuvieron de empatar el partido, pero no fue hasta el minuto 50 cuando Lolo botó una falta que quedó muerta en el área y Polo con un alto olfato de gol se colocó en el sitio idóneo para cazarla y mandarla al fondo de la red para poner las tablas en el marcador.

El partido empezó a abrirse con ocasiones para los dos equipos pero fue el Atco Porcuna quien golpeó de nuevo con una buena jugada de Dani García por banda izquierda que consiguió colgarla para Polo que remató fantásticamente de cabeza y puso por delante a los rojiblancos en el 76' con el 1-2. De esta forma el Dos Hermanas empezó a generar un juego directo y precipitado del que no conseguían demasiado, pero al filo del minuto 90 el árbitro señaló penalti ya que Juli tocó involuntariamente el balón con el brazo. EL encargado de lanzar la pena máxima fue Rafita que hizo subir el 2-2.

El Porcuna tuvo alguna ocasión más en las botas de Polo, Aitor, Chiqui y Antonio Luis pero no se materializaron por lo que el partido acabó con empate a dos goles que deja al equipo rojiblanco en la séptima posición a 9 puntos de la cabeza. Una brecha que es amplia pero que podría ser aún mayor si no hubiese tanta igualdad arriba.

La próxima jornada, el Atco Porcuna recibe al Torredonjimeno en el derbi provincial que será el último partido del año. El Torredonjimeno está firmando una magnífica primera vuelta en la que con 26 puntos está a dos del líder ocupando la cuarta posición. Sin duda un partido de lujo para despedir el 2014 y volver más fuertes que nunca.

Ficha técnica

Alineación UD Dos Hermanas San Andrés: José María, Antoñito (Rodri 82'), Andrew, Cristóbal, Fran, Richmon, Fali Carmona , Adri (Ito 68' (Yassir 71')), Rafita, Diego e Ismael.

Banquillo: Salvi, Ito, Rodri y Yassir.

Alineación Atco Porcuna CF:Revuelta, Manolillo, Luis Carlos, Lolo, Jesús, Juli, Chiqui, Caballero (Dani García 46'), Polo (Aitor 90 '), Yoyo y Antonio Luis.

Banquillo: Ginés, Gabri, Dani García, Monti y Aitor.

Árbitro: Guirado Ramón, Antonio.

Asistentes: Torres Moncada, Francisco y Álvarez Martínez, Miguel Ángel.

Colegio: Almería.

Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Rafita (15'), Fran (48'), Fali Carmona (81'), y al entrenador Nene (50'). Y a los visitantes Juli (55'), Luisito (60') y Lolo (81').

Goles: 1–0 Diego (19'); 1–1 Polo (50'); 1–2 Polo (77'), 2–2 Rafita (87' p.).

Incidencias: Partido correspondiente a la decimotercera jornada de liga del grupo 3 de Primera Andaluza. Unos 150 espectadores en las gradas del estadio El Duende de Málaga.

Categoría: Sénior.

Entrenador: José Román Pirt.

Competición: Jornada 12/30. Liga Primera Andaluza, grupo 3.

Fecha: Domingo 14 de diciembre de 2014. 19:00 horas.

Estadio: El Duende de Málaga.

ALBERTO GALLEGO

El coro infantil parroquial y el coro Alegría del Llano participan en un concurso de Canal Sur

"Navidad, Navidad en Canal Sur", ¿quien no ha escuchado este villancico navideño? El coro infantil parroquial y el coro romero Alegría del Llano han decidido grabar sus propias versiones de esta famosa letra a través de dos vídeos, en el que cada uno de los coros felicita la Navidad a su manera. Así, participarán en el concurso de villancicos de Canal Sur y los mejores vídeos del concurso serán emitidos a partir del día 20 diciembre en la cadena pública andaluza de televisión.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

El coro infantil parroquial alberga ya una trayectoria importante en Porcuna, yendo año tras año a más. El grupo está formado por niños y niñas de todas las edades dirigidos por la directora Leonor del Pino. A parte de cantar en misa también cantan villancicos cada Navidad. Por ello, este año se propusieron el reto de grabar un vídeo felicitando las fiestas navideñas a todas las personas, de ahí la idea de participar en el concurso de Canal Sur y conseguir que sus voces infantiles lleguen a toda Andalucía.

El vídeo del coro infantil parroquial está grabado en algunos de los monumentos más importantes de la localidad, como la Torre de Boabdil, la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción o el Ayuntamiento. En él, todos los niños enseñan a los andaluces lo que es su pueblo a través de la diversión y la alegría que les produce cantar por Navidad. El vídeo está grabado y editado por José Miguel Toribio.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Por otro lado está el Coro Alegría del Llano, grupo que nunca olvidará el año 2014 por varias cosas. En primer lugar este ha sido el año de su vigésimo aniversario, una efeméride que no podía pasar de cualquier manera y por lo tanto decidieron grabar su segundo trabajo discográfico, 'Siempre cantando por ti'. Un disco que está grabado con el trabajo, el esfuerzo y el sacrificio de todos los integrantes de este coro y reconocido por toda la sociedad porcunense. Es por ello que quieren ponerle el broche a este año con la grabación de la versión del famoso villancico, a través de un vídeo que expresa lo que es este coro, una gran familia.

El coro Alegría del LLano quiere felicitar la Navidad a todos los andaluces representando lo que es, una familia en la que van naciendo niños. Así como un día hace veinte años ellos empezaron esta andadura en el coro, desean que sus niños, sean la base y el futuro del mismo, manteniendo siempre presente el único ser de este coro, cantarle a la Virgen de Alharilla. Por ello, se verán a los niños tanto jugando, como alrededor de la Patrona de Porcuna, para terminar en una fiesta en la que todo el coro celebra esta unión deseándole a todo el mundo que pase una feliz navidad. La dirección del coro corre a cargo de María de los Ángeles Moreno, y la grabación y edición del vídeo ha sido también obra de José MIguel Toribio.

De esta manera el municipio estará bien representado en este concurso, y así toda Andalucía disfrutará de sus monumentos más emblemáticos y de la Patrona de la localidad, la Virgen de Alharilla. Dos representaciones que harán que los sones de estos dos coros suenen por todos los rincones de esta comunidad autónoma.

FRANCISCO M. GARRIDO ROJAS / REDACCIÓN